23 de septiembre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su abogado, Fernando Osuna, afirma que “hay negociaciones muy avanzadas para llegar a un acuerdo con un bufete de Florida”

Javier Santos intentará presentar la demanda de paternidad contra Julio Iglesias en Estados Unidos

Julio Iglesias.
Julio Iglesias.
Javier Santos continúa su lucha por ser reconocido como hijo biológico de Julio Iglesias en Estados Unidos. Su abogado, Fernando Osuna, afirma que “hay negociaciones muy avanzadas para llegar a un acuerdo con un bufete de Florida” y que la intención es “presentar la misma demanda adaptándola al sistema judicial y normativo de los Estados Unidos”. A pesar de la existencia de una prueba de ADN que certifica que es su hijo, la justicia española desestimó las demandas por haber “cosa juzgada”.

La lucha de Javier Santos por conseguir ser reconocido como hijo biológico del cantante Julio Iglesias continúa. Después de haberlo intentado en los diferentes tribunales españoles y haber acudido al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo, ahora lo intentará en Estados Unidos. Así lo se lo ha confirmado su abogado, Fernando Osuna —del Bufete Osuna Abogados— a elcierredigital.com.

“Hay negociaciones muy avanzadas para llegar a un acuerdo entre el bufete español de Osuna Abogados y un bufete de abogados que está en Florida. Se trata de presentar allí la misma demanda adaptándola al sistema judicial y normativo de los Estados Unidos”, explica en una conversación con este diario.

Para Osuna, hay muchas pruebas que acreditan que Javier Santos es hijo biológico de Julio Iglesias, entre ellas —y la que consideran principal— es una prueba de ADN entre Javier Santos y Julio José Iglesias Preysler “que dio un 99%” de coincidencia. Además, resalta el “gran parecido físico” que hay entre padre e hijo; la certeza de que “la madre de Javier, María Edite, pasó una semana con el cantante nueve meses antes del nacimiento de su hijo” y el hecho de que “se descartó que el marido de Maria Edite fuera el padre biológico de Javier”.

Fernando Osuna y Javier Santos.

El abogado confía en que el sistema estadounidense utilice todas estas pruebas para conseguir que Javier Santos sea reconocido como hijo del cantante. “El sistema judicial norteamericano tendrá sus variantes, peor también defiende que cuando hay una persona que no es reconocida por su padre tiene derecho a reclamar la paternidad. Como en España y muchos países del mundo occidental”.

Un juicio que nunca acaba

Lo cierto es que Javier Santos no es el único que ha intentado ser reconocido como hijo de Julio Iglesias. El primer procedimiento al respecto se inició en el año 1991 a raíz de una demanda interpuesta por la madre de Javier Santos. Fue tramitado por el Juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia, que declaró entonces la paternidad del cantante, pero la Sección Octava de la Audiencia de Valencia revocó esa decisión en una sentencia de apelación que fue confirmada después por el Tribunal Supremo y respecto de la que el Tribunal Constitucional inadmitió en 2003 un recurso de amparo.

El segundo procedimiento se inició por una demanda idéntica a la anterior interpuesta por Javier Santos en 2004, ante el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Marbella y que fue desestimada en un auto. La desestimación fue ratificada en apelación por la Audiencia Provincial de Málaga.

Según explica Osuna, las demandas de Javier Santos tuvieron “resultado negativo porque los tribunales españoles dijeron que había cosa juzgada porque ya se debatió hace 30 años en España y que no se podía reabrir, a pesar de que el juez de Valencia dijo que sí que era hijo de Julio Iglesias. Pero Julio Iglesias recurrió y la Audiencia Provincial de Valencia insistió en que no se podía reabrir. El Tribunal Supremo mantuvo lo mismo, el Tribunal Constitucional lo mismo y ahora está en la ONU siguiendo los trámites de la acción judicial que se presentó en España a partir del año 2017”.

Para el abogado, presentar la demanda de filiación en Estados Unidos puede suponer una diferencia con la justicia española, porque afirma que “parece que las sentencias españolas no surten efecto en Estados Unidos y, si es así, no habría cosa juzgada”, por lo que Javier Santos podría tener una nueva oportunidad.

COMPARTIR: