28 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La primogénita de los reyes de España ha acudido al acto castrense tras haber jurado bandera vestida con el uniforme de gala del Ejército de Tierra

La Princesa Leonor, protagonista absoluta del desfile del Día de la Fiesta Nacional

El Cierre Digital en La Princesa Leonor de Borbón.
La Princesa Leonor de Borbón.
La Princesa Leonor ha vuelto acudir junto a sus padres Don Felipe VI y Doña Letizia al desfile militar con motivo del Día de la Hispanidad. Esta vez lo ha hecho tras haber jurado bandera y vestida con el uniforme de gala del Ejército de Tierra. La primogénita de los monarcas ha sido protagonista de un acto también marcado por los abucheos y gritos al presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez o el look que ha lucido la ministra de Derechos Sociales en funciones Ione Belarra.

Los reyes de España don Felipe VI doña Letizia y su primogénita la princesa Leonor han presidido este jueves en un soleado día de otoño el multitudinario desfile con motivo del día de la Fiesta Nacional. Cientos de madrileños han salido a las calles para disfrutar del gran despliegue de una parada militar donde han participado 142 vehículos terrestres, 86 helicópteros y aviones y 4.177 militares.

Un acto el cual ha estado marcado también por los abucheos y gritos de "que te vote Txapote" hacia el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez así como por la alta presencia de autoridades políticas y la ausencia de la infanta Sofía quien se encuentra estudiando en el UWC Atlantic College de Gales. 

La Princesa Leonor, protagonista del desfile

Este día de la Fiesta Nacional ha sido el desfile de las “primeras veces”. Es la primera vez que la princesa Leonor ha acudido al desfile como militar, situándose a la derecha del rey en la tribuna real, remarcando así su papel institucional. Por vez primera, la heredera al trono se ha dirigido a las autoridades haciendo el saludo militar y la primera que se ha unido a su padre en la ofrenda floral a los militares fallecidos. 

La Princesa Leonor. 

La princesa ha acudido al desfile tras los dos años de ausencia en los que estuvo estudiando Bachillerato Internacional el UWC Atlantic College de Gales. La ausente esta vez ha sido su hermana Sofía, que cursa estudios en el mismo centro y no se ha saltado las clases. La princesa de Asturias ha vestido el uniforme de gala del Ejército de Tierra que es el que le corresponde por estar en el segundo curso de formación en la academia de Zaragoza, además de la boina “grancé”. También ha lucido sobre su corbata el Toisón de Oro, condecoración que le concedió Felipe VI en 2015 cuando la heredera cumplió los diez años de edad. Por su parte, el rey ha acudido vestido de capitán general del Ejército del Aire. El monarca lleva cada año uno de los uniformes de gala de los tres ejércitos (aire, mar y tierra), de los que él es Capitán General.

Pedro Sánchez, abucheado

Poco han servido los esfuerzos de protocolo de Moncloa para evitar los abucheos al actual presidente del Gobierno en funciones. Aunque la llegada de Pedro Sánchez no ha sido anunciada por megafonía y se ha producido por una calle lateral, parte del público ha increpado al socialista con gritos de “Pedro Sánchez, dimisión” y “Puigdemont a prisión”.

También se han oído cánticos de “que te vote Txapote”, terrorista de la banda ETA que mató al concejal del Partido Popular en la localidad de Ermua Miguel Ángel Blanco, actitud reprobada desde la asociación de víctimas del terrorismo. La tribuna de autoridades ha sido situada a unos 150 metros de distancia de donde se ubica el público. El Ministerio de Defensa ha aclarado que el cambio de ubicación del desfile se debe a las obras del paseo de la Castellana, desde la plaza de Cuzco hasta Nuevos Ministerios, con motivo de la construcción del nuevo carril bici. 

De la llegada de los reyes al look de Ione Belarra

Los soberanos han llegado a la plaza de Neptuno arropados por la Escolta Real a las once de la mañana. Tras pasar revista, los monarcas y la princesa Leonor han saludado a las autoridades entre las que se encontraban el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez (que a diferencia del año pasado consiguió llegar tres minutos antes que los reyes), la ministra de Defensa Margarita Robles, la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso, el alcalde de la ciudad José Luis Martínez Almeida y el jefe de Estado Mayor de la Defensa, Teodoro Estebán López

Acto seguido ha tenido lugar uno de los momentos más tensos del desfile, el salto en paracaídas portando la bandera de España a cargo de los miembros de la Patrulla Acrobática del Ejército del Aire (PAPEA). Por primera vez en la historia de nuestro país, este salto lo ha hecho una mujer, la cabo María del Carmen Gómez Hurtado. La cabo, de 38 años, fue la primera clasificada entre 56 hombres y mujeres en el campeonato internacional de paracaidismo celebrado este verano en San Javier (Murcia). Tras el salto, tres guardias reales (que representaban a los tres ejércitos), un guardia civil y, por primera vez, un policía nacional, han trasladado la insignia nacional a su lugar de honor, donde ha sido izada mientras sonaba el himno nacional. 

Concluido la ofrenda floral homenaje a los que dieron su vida por nuestro país, la Patrulla Águila ha sobrevolado el cielo dibujando la bandera y se ha producido una descarga de fusil con la que se ha comenzado el desfile terrestre y aéreo. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Ione Belarra (@ionebelarra)

Tras el desfile, los pitidos y abucheos contra Sánchez se han vuelto a escuchar. Este semana, Isabel Rodríguez declaró en el Consejo de Ministros que "Cada vez que en este país no gobierna el Partido Popular la Fiesta Nacional deja de ser la fiesta de todos para ser la fiesta del insulto", mientras que Margarita Robles quitó importancia diciendo que era algo que “sucedía siempre”. Entre los invitados, ha destacado la vestimenta de la ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos Ione Belarra, quien ha lucido un pañuelo bordado por mujeres palestinas de la ciudad de Hebrón en solidaridad con el pueblo palestino, tal y como han declarado fuentes de su partido. 

Recepción real

Tras el desfile militar, el Palacio Real de Madrid ha acogido la tradicional recepción del doce de octubre, un acto solemne e institucional que reúne a más de dos mil invitados. Los reyes han estado acompañados en el salón del Trono por la princesa de Asturias, quien no se ha despojado del uniforme militar como sí ha hecho su padre y además, ha recibido la sorpresa por parte de tres compañeros de la Academia militar de Zaragoza. Un detalle que, según ha podido saber elcierredigital.com, ha sido obra de sus padres para que no se sintiese sola. 

Además de las amistades de la heredera al trono, entre estos dos mil invitados figuran representantes de los poderes del estado, del gobierno de la nación, Congreso de los Diputados, Senado, Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial, Tribunal Supremo, Consejo de Estado, Tribunal de Cuentas, Fiscalía General del Estado y Defensor del Pueblo, así como otros rostros procedentes de diferentes esferas sociales y de la vida pública. Entre los momentos más emotivos de la recepción ha sido el momento en el que Felipe VI ha dado el pésame a la embajadora de Israel en España por el atentado de la organización terrorista de Hamas.

 Por otra parte, y de manera espontánea, los reyes han roto su formación habitual y se han adelantado unos metros para saludar al jurista Miguel Herrero y Rodríguez de Miñon, único “padre” vivo de la firma de la Constitución española. El jurista caminaba con paso lento y ha pedido perdón a los monarcas con un gesto, a lo que el rey ha levantado su mano diciéndole que no se preocupe y ha aprovechado la ocasión para presentarle en profundidad a su hija Leonor. Una vez finalizados los saludos protocolarios del besamanos, todos los allí presentes han pasado al área del Comedor de Gala y los Salones de Gasparini y Carlos III.   

COMPARTIR: