05 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fuentes allegadas a la familia denuncian "descoordinación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Castilla-La Mancha y las de Madrid"

Caso menores Carabanchel: "No hay dato fehaciente de que Ángel esté vivo o muerto"

El Cierre Digital en Ángel, el menor de 11 años que desapareció el pasado 10 de diciembre.
Ángel, el menor de 11 años que desapareció el pasado 10 de diciembre. / Fotografía facilitada por la familia.
Continúa la búsqueda de Ángel, de 11 de años, tras el hallazgo de su primo Fernando, de 17. Los dos menores, vecinos de Carabanchel, desaparecieron el pasado 10 de diciembre y aún no se tiene noticia del pequeño aunque fue visto por última vez en Toledo. La búsqueda en el vertedero de la ciudad donde apareció su primo ha comenzado con el rastreo de perros. “No se sabe lo que puede durar la búsqueda”, comenta a elcierredigital.com Juan José Cortés, padre de la pequeña Mariluz.

El pasado 10 de diciembre comenzó la búsqueda de los menores desaparecidos en Carabanchel, Ángel (de 11 años) y Fernando (de 17). Después de encontrar el cuerpo de este último el pasado 21 de diciembre, la búsqueda se centra ahora en el menor. Juan José Cortés, padre de la pequeña Mariluz y activista gitano, se queja, en una conversación con elcierredigital.com, de los rumores que circulan. “Los rumores son rumores, no hay ningún dato fehaciente de que el pequeño esté vivo o muerto, se puede dar cualquier hipótesis, la única que tiene datos fiables es la policía, no se pueden hacer conjeturas o hipótesis que no estén basadas en datos fiables”.

Tras el hallazgo del mayor de los primos, el Juzgado de Instrucción número 3 de Toledo derivó el traslado de la basura de varios municipios a otros lugares y paralizó la actividad del Ecoparque de Toledo.

Tras recibir la autorización para el rastreo de Ángel, la búsqueda en el vertedero de Toledo ha comenzado este martes a las 8:00. Debido a la emisión de gases de los residuos, se ha necesitado un equipo especial para el rastreo que, además, se realizará con perros especializados. En el vertedero “están las máquinas y la policía, y están intentando hacer un rastreo con perros por la zona”, cuenta a elcierredigital.com el fundador de la Plataforma Nacional por los Derechos Gitanos y cabo primero de la policía judicial de la Guardia Civil, Antonio Martín.

Una llamada que podría ser reveladora

El pasado 21 de diciembre llegaban las peores noticias sobre el caso de la desaparición de los primos Ángel –de 11 años– y Fernando –de 17 años–. Este último, el mayor de ellos, aparecía descuartizado en un vertedero de la provincia de Toledo tras comenzar su búsqueda el 10 de diciembre, cuando se les perdió la pista a ambos en Carabanchel, Madrid.

A pesar de que los investigadores no descartan que Ángel haya corrido la misma suerte que su primo, su familia mantiene la esperanza de que pueda ser hallado con vida tras recibir un testimonio revelador. Según asegura ante elcierredigital.com el fundador de la Plataforma Nacional por los Derechos Gitanos y cabo primero de la policía judicial de la Guardia Civil, Antonio Martín, "las familias de los menores se han personado este viernes en la comisaría de Villa de Vallecas tras recibir la llamada de una mujer que ha relatado con pelos y señales cómo fue asesinado Fernando y que asegura saber el paradero de Ángel, que podría estar vivo".

El menor desaparecido Ángel. / Fotografía facilitada por la familia del menor.

Toda la comunidad gitana se ha volcado desde los inicios en la búsqueda de los dos menores, y ahora se centra en encontrar con vida al pequeño Ángel y conocer las causas de la muerte de Fernando. A pesar de que los investigadores no descartan ninguna hipótesis, los allegados de Ángel mantienen las esperanzas de que el chico pueda ser encontrado con vida.

Denuncian "descontrol en la investigación"

Este miércoles, elcierredigital.com conversaba en una llamada telefónica con Sinaí Giménez, presidente de la asociación Sociedad Gitana Española y uno de los apoyos más sólidos de la familia. Giménez denunciaba que “hubo una descoordinación total entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Castilla-La Mancha y las de Madrid". Aseguraba que "el día 15 apareció el menor de 17 años junto a su primo de 11 años en Toledo y la Policía Nacional de Madrid, que estaba llevando el caso, no confirmó nada hasta el día 21 sobre que el menor avistado en Toledo se trataba de Fernando”.

ecoparque

El vertedero en Toledo donde fue encontrado el cuerpo sin vida de Fernando.

“Ha habido un descontrol grandísimo y gravísimo, asimismo apreciamos que no están actuando igual que actuaron en otros casos de gran relevancia social, ya que no se están utilizando todos los medios de los que disponen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para los casos de las desapariciones y situaciones similares. También observamos que, a diferencia de cómo se ha hecho en otros casos como el de Diana Quer, el Estado está actuando con mucha menos contundencia", afirma el presidente de la asociación Sociedad Gitana Española.

Sinaí Giménez indica que “el joven de 17 años no ha aparecido en el vertedero porque sí". Asegura que "de alguna manera los dos juntos salen de Madrid, de ahí van a Toledo y allí aparece el mayor de los dos en un vertedero. Los dos fueron vistos bajando de un autobús en Toledo, ya que hay fotos y vídeos de ambos en la estación. Lo que no cuadra es que aparezca uno en un vertedero y del otro no se sepa nada. No tiene sentido que los agentes de Toledo, que tienen conocimiento de las personas desaparecidas, no se pusieran en contacto de manera inmediata con quien está llevando la investigación en Madrid. Además, cómo es posible que, tras confirmar que ese niño era Fernando, se siguiera echando basura en la zona donde se encontró al desaparecido”.

Antonio Martín y los padres de los dos menores.

El caso de Fernando y Ángel


El pasado 10 de diciembre Fernando y Ángel, de 17 y 11 años respectivamente, desaparecieron. Su último rastro se situó cerca de la Glorieta de Marqués de Vadillo, en la capital.

Fernando y Ángel salieron de sus domicilios en el barrio de Carabanchel el pasado 10 de diciembre a comprar unos bocadillos y se les perdió el rastro. Nada más desaparecer los dos menores, sus familiares interpusieron una denuncia en la comisaría de Villa de Vallecas. Son los agentes de este grupo de policía judicial los que analizaron las cámaras de los comercios próximos a la calle General Ricardos, donde se les perdió la pista. También se investigó si tenían problemas con otros jóvenes, amigos o familiares. 

No se descartó ninguna hipótesis. “No descartamos que fueran retenidos a la fuerza, o que fueran acogidos o escondidos por cualquiera que les prestara ayuda, no descartamos ninguna de esas hipótesis”, indica Cortés. 

Toda la comunidad gitana se ha volcado con el caso de Fernando y Ángel: “Estamos ayudando a la familia en todo lo que podemos, la organización de todo lo que se está haciendo está a cargo del portavoz Antonio Fernández y de Juan José Cortés, que somos los que estamos al frente de todo el operativo de concentraciones y manifestaciones, de búsqueda y rastreo de alguna pista, de ayuda a la familia y también de los medios de comunicación”, relató a nuestro periódico Juan José.

COMPARTIR: