18 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Durante la madrugada del 2 de mayo de 2019, la madre de Desireé Leal le suministró un sedante y luego la asfixió con sus propias manos con un cojín

Crimen Muimenta: El TSJ de Galicia revisa condena a Ana Sandamil por el asesinato de su hija

Ana Sandamil durante un juicio.
Ana Sandamil durante un juicio.
El Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) examinará nuevamente el recurso presentado por la defensa de Ana Sandamil, quien fue condenada por el asesinato de su hija Desireé Leal, de 7 años de edad en la localidad gallega de Muimenta. El caso vuelve a ser evaluado después de que el Alto Tribunal ordenara repetir el juicio, manteniendo la sentencia de prisión permanente revisable. La madre de la menor le suministró un sedante y posteriormente la asfixió con sus propias manos.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia llevará a cabo una revisión este lunes 10 de julio del recurso presentado por la defensa de Ana Sandamil, que se opone a la condena de prisión permanente revisable impuesta por la Audiencia Provincial de Lugo por el asesinato de su hija, Desirée Leal, de 7 años, en la localidad gallega de Muimenta el pasado 3 de mayo de 2019.

Esta es la segunda vez que el caso llega al Tribunal Superior de Justicia gallego después de que Sandamil fuera condenada a prisión permanente revisable, según el veredicto del jurado popular del primer juicio, en febrero de 2022. Sin embargo, el Alto Tribunal ordenó repetir el proceso por un error de forma, aunque concluyó con el mismo resultado un año después.

Incapacidad de la madre

La defensa de Sandamil presentó argumentos centrados en la incapacidad de la madre, debido a sus problemas mentales, para comprender la magnitud de sus acciones. Pero durante el segundo juicio, celebrado en abril pasado, el jurado descartó que la mujer sufriera de trastornos mentales y concluyó que había asesinado intencional y premeditadamente a la niña.

Se considera probado que, con el propósito de acabar con la vida de su hija mientras ambas se encontraban en la cama, Sandamil le suministró un sedante y luego la asfixió con sus propias manos. Por otro lado, también se considera que la progenitora pudiera haberse ayudado de algún objeto como un cojín o una almohada. Según reza la sentencia, la víctima no tuvo ninguna oportunidad de reaccionar o defenderse ante el ataque de su madre.

La jueza ocultó hasta el último instante a Ana Sandamil que la acusa de  asesinato

Ana Sandamil.

A pesar de reconocer que la acusada tenía un trastorno de personalidad que afectaba su capacidad para relacionarse y expresarse, el jurado concluyó que dicho trastorno no le impedía comprender plenamente la ilegalidad del acto enjuiciado en el momento de los hechos.

Además, el jurado consideró probado que Sandamil había buscado información en internet sobre métodos para acabar con la vida de su hija y que era consciente de las intenciones del padre de modificar y ampliar legalmente el régimen de visitas para pasar más tiempo juntos.

El padre de la menor, José Manuel Leal, declaró en febrero de 2023 que "nunca" tuvo conocimiento de que su expareja padeciera "cualquier tipo de problema psiquiátrico", aunque recalcó que tras solicitar la custodia percibió un "cambio brusco de actitud" en Ana. 

Cronología del crimen de Desireé Leal

El 2 de mayo de 2019, alrededor de las 20.00 horas, Ana Sandamil y su hija Desirée cenaron en su domicilio en compañía de su abuela, quien posteriormente declaró que no había percibido ninguna actitud extraña durante el encuentro. Dos horas después, tanto la madre como la menor se van a dormir juntas, en la misma cama, como era habitual. 

Durante la madrugada, a una hora indeterminada, la menor es asesinada. A las 07.00 horas del día siguiente, Ana Sandamil se levanta como cada mañana. La luz no está encendida por lo que no puede ver el cuerpo ya sin vida de su hija. Posteriormente, a las 07.50 horas de ese mismo día, Ana procede a levantar a su hija y es en ese momento cuando, según su versión, avisa a la abuela de la niña de que está muerta y es ella quien llama a los servicios de Emergencias.

Entre las 08.10 horas y las 08.30, los equipos sanitarios acuden al domicilio donde se encuentra el cuerpo sin vida de Desirée, así como diversos familiares y autoridades, quienes analizan el escenario del crimen y proceden a cerrar el acceso a la vivienda ya que observan que ha habido indicios de violencia.

Ana, quien al descubrir el cuerpo de la menor ingiere pastillas de trazadona para quitarse la vida, es llevada al Hospital Universitario Luces Augusti (HULA) donde permanece varias semanas ingresada hasta que es trasladada a prisión. 

COMPARTIR: