20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cantante colombiano asesinado mantenía una relación extramatrimonial con María Angélica Navarro, novia de un traficante del cártel de la Costa

Triángulo amoroso entre narcos: Pablo Escobar "vengó" la muerte del cantante Rafael Orozco

Rafael Orozco fue asesinado en 1992.
Rafael Orozco fue asesinado en 1992.
El asesinato del cantante colombiano Rafael Orozco conmocionó al país y desató infinidad de teorías macabra. La más plausible es que fuera consecuencia de un ajuste de cuentas por su relación con María Angélica Navarro, que en aquel momento era la novia de José Reinaldo Fiallo, integrante del Cártel de la Costa Atlántica. Estos narcotraficantes perderían la vida posteriormente y, en este sentido, no son pocas las voces que apuntan a que Pablo Escobar pudo ordenar sus muertes como venganza.

El amor es un sentimiento muy poderoso. Sin embargo, en ocasiones su intensidad desmedida puede derivar en trágicas consecuencias. Esta realidad queda perfectamente reflejada en el final de la vida del cantante colombiano Rafael Orozco Maestre. Su fama en Colombia llegó a ser tal, que en sus mejores días se le conocía como “El ídolo”. Y es que junto a Israel Romero formó el archiconocido y adorado “Binomio de Oro”, un grupo musical que hizo de la música vallenata su santo y seña.

El final de la vida de Rafael Orozco llegaría cuando todavía le quedaban muchos temas por interpretar. El 11 de junio de 1992 sería asesinado en la terraza de su casa en Barranquilla. Tenía 38 años. En un primer momento, las investigaciones sucesivas al siniestro no aclararon completamente los hechos. Sin embargo, ya entonces trascendió a la opinión pública que el crimen había sido un ajuste de cuentas por un triángulo amoroso, versión que corroboraron las autoridades judiciales de Barranquilla en 1998.

¿El motivo? Una presunta relación sentimental extramatrimonial que Orozco estaría manteniendo con María Angélica Navarro Ogliastri – exmujer del que fuera senador colombiano, Armando Benedetti– quien, a su vez, tendría en aquel momento un affaire amoroso con José Reinaldo Fiallo Jácome, alias “Nano”, integrante del cártel de la Costa Atlántica, que operaba fundamentalmente en el Caribe. El asesinato fue ejecutado por el escolta de Fiallo, conocido en el mundillo del crimen como “Tato”.

Muchas voces relacionan a Escobar con la venganza por la muerte de Orozco.

Orozco era una de las personalidades más queridas en Colombia. Su personalidad atraía todos los focos y durante años, recogió un premio tras otro. Sin embargo, en ciertas ocasiones su nombre se vio vinculado al mundo del narcotráfico y, en este sentido, seducir a la “novia” de “Nano” resultó ser un error fatal que acabaría costándole la vida. Su muerte generó una ola de indignación en un país que, en aquellos años, era sinónimo de Pablo Escobar.

Al patrón del cártel de Medellín no le hizo ninguna gracia el asesinato de “El ídolo”, cuyo talento artístico respetaba profundamente. De hecho, muchas voces apuntan a que habría sido precisamente Escobar el responsable de la muerte de “Nano” y “Tato” mientras estos comían en un restaurante de Medellín meses después del asesinato de Orozco. Esta presunta venganza, no obstante, no ha sido confirmada hasta la fecha.

Otras teorías sobre el asesinato

Es vox populi que la muerte de uno de los hombres del cártel de la Costa Atlántica que asesinaron a Orozco fue perpetrada por los seguidores de “el patrón”. No obstante, existen otras teorías sobre la implicación de Escobar en los hechos y no todas tienen que ver con el cantante. Algunas simplemente consideran las muertes una consecuencia de las fricciones entre el cártel de Medellín y el de la Costa Atlántica.

En cualquier caso, en 1993, el periódico Semana publicó una información basada en el testimonio de un informante del asunto. Esta fuente descartó el despecho amoroso de “Nano” por la relación de su pareja sentimental con Orozco como la razón de su muerte.

Según su testimonio, el cantante estaba muy implicado con las actividades del cártel de la Costa Atlántica, organización para la que habría transportado presuntamente dinero oculto en su colección de acordeones durante cuatro años, hecho que, por otro lado, jamás ha sido probado. Sea como fuere, siguiendo con esta versión de los hechos, Orozco habría pedido una mayor tajada del negocio a los líderes de este cártel y, posteriormente, perdió en uno de sus viajes varios de sus instrumentos y, con ellos, el dinero que contenían. Al no poder recuperarlo, el cártel de la Costa Atlántica fue implacable y habría ordenado acabar con su vida. Queda ver si el tiempo resuelve el misterio y finalmente se descubre qué versión se corresponde con la realidad. 

COMPARTIR: