22 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL CRIMINÓLOGO VICENTE PLANAS SEÑALA QUE LOS COMPORTAMIENTOS DE SU MARIDO, DETENIDO EL 4 DE MAYO, "PODRÍAN SIGNIFICAR QUE OCULTA ALGO"

Desaparición de Ana María Knezevich: "Todo apunta a que el móvil es el económico"

El Cierre Digital en / Cartel de SOSDesaparecidos con la fotografía de Ana María.
/ Cartel de SOSDesaparecidos con la fotografía de Ana María.
Tras la desaparición de Ana María Knezevich en Madrid el pasado 2 de febrero, su marido, David Knezevich, fue detenido el 4 de mayo en el aeropuerto internacional de Miami acusado del presunto secuestro de su todavía mujer. Ahora, se han conocido los hechos que probarían la vinculación de David con la desaparición de Ana María. El criminólogo Vicente Planas señala que "en caso de ser cierta esta vinculación, sería un suceso movido por la sed de venganza ante las desavenencias del divorcio".

En los últimos días la desaparición de Ana María Knezevich —ocurrida el pasado 2 de febrero en Madrid— ha sufrido un giro de guion. La falta de información sobre lo ocurrido inquietaba a los investigadores. Sin embargo, ahora se han descubierto importantes pruebas que podrían demostrar la presunta vinculación del marido de Ana María, con el que se encontraba en pleno proceso de divorcio, en la desaparición. 

Ante lo descubierto, el pasado sábado 4 de mayo David Knezevich fue detenido en el aeropuerto internacional de Miami acusado del presunto secuestro de su todavía mujer, Ana María Knezevich. Es relevante recordar que Knezevich no había aceptado la oferta del FBI de someterse al polígrafo. Además, en los inicios de la investigación decidió contratar un abogado criminalista en Estados Unidos.

En una conversación con elcierredigital.com el criminólogo Vicente Planas indica que “todas las características de la desaparición apuntaban a que alguien próximo estuvo involucrado en la desaparición. Los dos extraños mensajes que se enviaron desde el móvil de Ana María Knezevich muestran una manipulación, un intento de modificar la escena del crimen. Esta conciencia forense indica una premeditación. Hay que destacar que la puerta de la casa de Ana María no fue forzada y eso da a entender que la persona que entró en su casa era de la confianza de la desaparecida”. 

Ana María Knezevich.

“A esto hay que sumarle la falta de empatía de David Knezevich al conocer la desaparición de su todavía mujer, ya que no se puso en contacto con los familiares de ella ni se preocupó al respecto. Además, vendió parte de las posesiones de ambos mientras su mujer estaba desaparecida. Cabe añadir que tampoco quiso colaborar con el FBI negándose a hacer el test del polígrafo. Estos comportamientos parecen apuntar a que oculta algo”, añade Vicente Planas.

“Todas las acciones del marido son evasivas y eso muestra que algo sabe. No hay duda de que el móvil es económico. Esto muestra la ambición del marido por tener el mayor dinero posible y una sed de venganza. Pese a su conciencia forense desconocía que las primeras personas en ser investigadas en estos casos son el círculo más cercano”, concluye Vicente Planas.

Hechos ocurridos en el edificio de Ana María Knezevich


Ahora ha trascendido una declaración jurada de uno de los investigadores a la que ha tenido acceso elcierredigital.com y que ha sido realizada con el propósito de establecer una causa probable en apoyo de una denuncia penal y la orden de arresto que acusa a David Knezevich de secuestro. En ella se señala que David Knezevich no quería dividir los bienes conyugales en partes iguales con su mujer. “Ana María temía a David y creía que éste vigilaba su paradero a sus espaldas”, indica la declaración.

También se recoge que en la noche del 2 de febrero la cámara de vigilancia del edificio captó a un hombre con casco entrando en el edificio, que fue grabado usando una lata de pintura para inutilizar las cámaras del edificio. Sin embargo, la lente no quedó completamente oscurecida. En la declaración se recalca que “el hombre tiene características físicas que se asemejan a las de Knezevich. Una hora después de pintar las cámaras el hombre es captado saliendo del ascensor con lo que parece ser una maleta”. 

Cámaras de seguridad del edificio donde residía Ana María.

Los investigadores fueron capaces de identificar la marca de la lata de pintura y localizar una tienda donde se compró esa marca concreta el 2 de febrero. Las imágenes de vigilancia de la tienda mostraban a una persona que parecía ser Knezevich comprando la pintura en aerosol junto con dos rollos de cinta adhesiva alrededor del 2 de febrero de 2024.

Un dato relevante es que cuando las autoridades entraron en casa de Ana María Knezevich descubrieron que faltaba el teléfono móvil, el ordenador portátil y sus respectivos cargadores. 

David Knezevich el alquiler de un coche en Serbia


Una revisión de los registros de Aduanas y Protección de Fronteras reveló que Knezevich salió de Serbia en vehículo alrededor del 30 de enero y regresó en vehículo a Belgrado, Serbia, alrededor del 5 de febrero. Según Google Maps, en coche se tarda aproximadamente 26 horas en viajar de Belgrado a Madrid, ciudades que distan 2.592 kilómetros por carretera. Se descubrió que David Knezevich alquiló un Peugeot 308 en Serbia desde aproximadamente el 29 de enero de 2024 hasta aproximadamente el 15 de marzo de 2024.

El propietario de la agencia de coches informó a las fuerzas del orden de que, cuando Knezevich devolvió el vehículo, la agencia de alquiler descubrió que los cristales habían sido tintados, los marcos de la matrícula habían cambiado y se habían retirado dos pegatinas del vehículo. El vehículo había recorrido aproximadamente 7.677 kilómetros mientras estuvo alquilado por Knezevich.

Ana María Knezevich.

Paralelamente, la investigación reveló que en torno a los días de la desaparición una persona presentó una denuncia por el robo de las dos matrículas de su vehículo en España. Las autoridades españolas realizaron una búsqueda de la matrícula robada y descubrieron que estuvo presente en la calle Francisco Silvela, calle donde se encontraba el apartamento de Ana María Knezevich.

La placa robada también pasó por dos cabinas de peaje durante la noche del 2 de febrero al 3 de febrero de 2024. El vídeo de las cabinas de peaje reveló que las placas estaban sujetas a un Peugeot 308 con cristales tintados, que es el tipo de vehículo que Knezevich alquiló en Serbia. Debido al tintado, el conductor no es visible. Uno de los peajes se encuentra en Ajalvir, a las afueras de Madrid.

Las declaraciones de varios 'testigos'


Una mujer colombiana que conoció a Knezevich por una app de citas informó a la policía de que un día después de la desaparición de Ana María, David Knezevich se puso en contacto con ella a través de WhatsApp y le pidió ayuda para traducir un mensaje al “colombiano perfecto” con la excusa de que era para un amigo de Serbia que estaba escribiendo un guion sobre un personaje colombiano.

Poco después de aquello la mujer colombiana vio en un periódico una noticia sobre lo ocurrido con Ana María y se sorprendió al leer que el mensaje que supuestamente Ana había mandado coincidía con la redacción exacta del texto que ella y Knezevich habían elaborado el 3 de febrero de 2024.

Mensajes enviados desde el teléfono de Ana María.

Los investigadores también descubrieron que alrededor del 4 de marzo una mujer que se hizo pasar por Ana María llamó a una compañía de seguros para cancelar tres pólizas que tenía para su negocio y el de Knezevich. Las pólizas de seguro se referían a vehículos. Durante la llamada se oían niños de fondo hablando con la persona que llamaba, sin embargo, Ana María no tenía hijos. También se descubrió que el número utilizado para la llamada era propiedad de la empresa de David Knezevich y este figura como contacto para el número de teléfono.

Por último, una empleada de David Knezevich informó a la policía de que este la había ordenado hacerse pasar por Ana María con el fin de abrir una cuenta bancaria. Para ello, le facilitó el número de la seguridad social de la desaparecida diciéndole que lo utilizara como prueba de que era Ana María. Cuando la empleada le dijo a David que no se sentía cómoda haciéndose pasar por una persona desaparecida, este señaló que era necesario para pagar a los empleados.

COMPARTIR: