15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ESTE MADRILEÑO DE 40 AÑOS SE FUE A TRABAJAR A VALLADOLID EN MAYO CUANDO SALIÓ DE SU CENTRO DE REHABILITACIÓN Y DESDE JUNIO SU MADRE NO SABE NADA DE ÉL

Alerta desaparición Miguel Ángel Calleja en Valladolid: "Estaba contento porque tenía trabajo antes de perderse"

El Cierre Digital en / Miguel Ángel Calleja González.
/ Miguel Ángel Calleja González.
El pasado 6 de junio de 2023 la madre de Miguel Ángel Calleja González tuvo noticias de su hijo por última vez. Este hombre de 40 años salió de un centro de rehabilitación en mayo de 2023 para irse a trabajar a Valladolid. El último día que su madre supo algo de él, estuvo enseñándole lo que se había comprado con su primer sueldo y desde entonces Toñi no ha vuelto a tener noticias de su hijo. La madre del desaparecido señala, "no entiendo nada, es cuando mejor le iban las cosas".

Miguel Ángel Calleja González desapareció el 6 de junio de 2023 en Valladolid, aunque siempre ha residido en el barrio madrileño de Puente de Vallecas junto a su madre. La denuncia por desaparición la puso su madre en la comisaría de la Policía Nacional de Entrevías en Madrid a finales de octubre de 2023. Miguel Ángel, de 40 años, estuvo más de un año en un centro de la asociación Betel ubicado en Carabanchel. Se trata de un centro de rehabilitación gratuito que se dedica a ayudar a las personas con adicción a las drogas. 

En una desgarradora conversación con elcierredigital.com, su madre, Toñi, señala que “en mayo de 2023 mi hijo se fue de este centro de rehabilitación porque le salió un trabajo en Valladolid, donde empezó a vivir solo. En un principio estaba todo bien, ya que mi hijo me llamaba muy contento porque sentía que estaba aprovechando la vida. Durante ese mes hablamos mucho y el día 6 de junio me llamó muy ilusionado porque había cobrado su primer sueldo. A las 12.00 horas de la mañana de ese mismo día me enseñó lo que se había comprado y me dijo que luego me llamaba que tenía que entrar a trabajar”.

"Me siento destrozada y desamparada, no se qué hacer"


“Desde aquella conversación no he vuelto a saber nada de él y no entiendo nada porque ni su expareja ni sus amigos saben nada de él desde ese día. Desde esa última conversación su teléfono no está operativo y cuando llamo me sale que está apagado. Lo que más me sorprende es que en el momento en que desapareció es cuando mejor estaba todo, por eso mismo no entiendo nada. Que yo sepa, en Valladolid no tenía amigos, ya que se fue a la aventura y solo llevaba un mes viviendo allí. Se arriesgó y parecía que le empezaban a salir las cosas como se merecía. Tampoco tenía problemas con nadie o, al menos, no me lo ha contado nunca”, añade la madre del desaparecido.

No era la primera vez que Miguel Ángel desaparece. Según afirma su madre, la vida de Miguel Ángel ha sido “un poco nómada, ya que él ha estado mucho tiempo de aquí para allá. Lo que pasa es que jamás ha estado tanto tiempo sin decirme nada. Lo máximo que hemos estado sin saber de él ha sido un mes y medio, pero al final acabó contactando conmigo y se metía en sus redes sociales, cosa que hace casi ocho meses que no hace”.

Miguel Ángel Calleja González.

“Desde que puse la denuncia, la Policía Nacional no me ha dicho nada, no debe ser tan difícil localizar a una persona. Es sorprendente que pese a que esté la alerta activada, en la Policía Nacional no se haya encontrado nadie con mi hijo en estos ocho meses”, explica la madre del desaparecido. 

Me siento destrozada y desamparada, no sé qué hacer para saber dónde puede estar Miguel Ángel. Cuando veo a alguien durmiendo en la calle me acerco por si es mi hijo. No quiero pensar qué es lo que le pudo pasar porque no se me viene nada bueno a la mente. Desgraciadamente, la mejor noticia que me podrían dar es que mi hijo está detenido, porque mi cabeza me juega muy malas pasadas”, concluye Toñi. 

El hombre desaparecido en Valladolid.

Miguel Ángel Calleja González mide 1,70 metros, pesa 59 kilogramos y es de complexión delgada. En el momento de la desaparición llevaba el pelo corto y de color castaño, y tiene  los ojos negros. En el brazo tiene un tatuaje donde puede leerse Jhony.

SOS Desaparecidos activó la alerta de desaparición y han puesto dos teléfonos a disposición de cualquier persona que pudiera contar con información relevante. Se trata de los números 649 952 957 o 617 126 909. También puede contactarse a través del correo electrónico info@sosdesaparecidos.es. 

COMPARTIR: