19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Mató a su mujer para luego quemarla en una parrilla, descuartizarla y lanzar sus restos al mar", señala la abogada de la familia Emilia Zaballos

Crimen Romina Celeste: Raúl Díaz se enfrenta a sus últimos días para presentar su escrito de defensa

El Cierre Digital en Romina Celeste y Raúl Díaz, su presunto asesino.
Romina Celeste y Raúl Díaz, su presunto asesino.
El crimen de Romina Celeste, primera víctima de violencia de género iniciado el año 2019, conmocionó a la isla de Lanzarote donde se produjo el brutal asesinato y a toda España. Su marido, Raúl Díaz, está acusado de matar a su mujer para posteriormente quemarla en una parrilla, descuartizarla y lanzar sus restos al mar. Después de dos años en prisión provisional, el acusado se enfrenta a sus últimos días para presentar su escrito de defensa antes de que comience el juicio ante un Jurado Popular.

Romina Celeste fue la primera víctima de violencia de género de 2019. Después de asesinada, la mujer, de origen paraguayo, fue quemada en una barbacoa y descuartizada. El presunto asesino y acusado de estos hechos es su marido, Raúl Díaz Cachón, que lleva en prisión provisional desde el 16 de enero de ese mismo año. Tres años después, Raúl sigue intentado demostrar su inocencia. Ahora el Juzgado de Instrucción nº1 de Arrecife ha dado a la defensa del presunto culpable un plazo de cinco días para presentar el escrito de defensa antes del inicio del juicio oral.

Emilia Zaballos, abogada encargada de la defensa de los familiares de Romina, ha comentado a elcierredigital.com que “el fiscal, la acusación particular y la acusación popular del Instituto Canario” han presentado “los escritos de acusación provisional”, por lo que quedan a la espera de los “argumentos que exponen en el escrito de defensa”.

Según ha podido conocer elcierredigital.com, Raúl Díaz habría pasado ya por varios abogados para elaborar su defensa. La última de las letradas encargadas de ello ha presentado un “informe psicológico en vez de sobre Raúl, sobre Romina”. En dicho informe, se “centraba en buscar la culpabilidad de la víctima” utilizando como argumento principal que consumía droga, a pesar de no conocerla con anterioridad.

Sin embargo, la profesional encargada de dicho informe "ha presentado un escrito pidiendo que se retire su informe porque está lleno de errores, después de la alarma causada ante el Fiscal y las acusaciones particulares. Y ha sido retirado", explica Zaballos a elcierredigital.com. La letrada considera que "es algo sorprendente dentro de la justicia, que un profesional retire su propio informe por no adecuarse a la realidad".

Tras esto, la jueza ha decretado “que no se puede dilatar más el procedimiento, que están todas las pruebas hechas”. No obstante, Zaballos explica a elcierredigital.com la posibilidad de que en el escrito de defensa intenten que “un perito acredite que él está loco, que había consumido droga y estaba fuera de sí”. La letrada, por el contrario, afirma que el asesinato fue “premeditado”.

Raúl Díaz confesó que descuartizó y quemó el cadáver de Romina Celeste

Zaballos, desde la Fundación Zaballos para la Defensa de los Derechos Constitucionales, acusa a Raúl Díaz de “un delito de maltrato habitual, un delito de lesiones en el ámbito de violencia de género, un delito de homicidio, un delito de profanación de cadáver y un delito de simulación de delito”. Así queda reflejado en el escrito de acusación.

Residencial El Palmeral, de Costa Teguise, donde vivía la pareja.

Sin embargo, de todos estos delitos, Díaz solo admite haber perpetrado algunos de ellos. Según explica Zaballos, en su declaración de los hechos confesó “que discutió con ella, se marchó y cuando la encontró estaba muerta. Se asustó y en vez de llamar a la policía y decir que estaba muerta, decidió descuartizarla y quemarla”.

Una situación que, según la acusación, no sería verídica debido a los múltiples testigos de los hechos de los que se le acusan. Entre ellos, los médicos del hospital de Arrecife, al que la víctima habría acudido unos días antes del suceso por presuntos malos tratos, que presenciaron cómo la víctima se marchaba de la sala cuando Raúl Díaz fue a por ella. A pesar de que acudió por un posible caso de violencia de género, en el informe constaba que se marchó por alta voluntaria.

Zaballos expresa a elcierredigital.com que si en ese momento se hubiera iniciado el protocolo de malos tratos “no se habrían desencadenado todas estas situaciones”. Por eso, la letrada afirma que, “como defensora nata contra la violencia de género y de las mujeres que sufren este mal”, tanto ella como el procurador están poniendo todo de su parte para que “situaciones como esta no queden impunes”.

Dudas sobre el final de Romina Celeste

La Fiscalía reconoce que no se sabe qué ocurrió exactamente esa madrugada de Año Nuevo en la casa del matrimonio en Costa Teguise, pero sostiene que Raúl Díaz "dio muerte de manera voluntaria a su esposa" y, después, "quemó y desmembró el cuerpo [...], introdujo en bolsas los restos, las metió en el maletero de un vehículo Critroën que había alquilado a tal efecto y los arrojó al mar".

Romina Celeste.

Pasados ocho días, cuando la familia de su mujer preguntaba insistentemente por ella, el procesado se presentó en el cuartel de la Guardia Civil y denunció su desaparición. Esta última es en la que se basa la acusación de denuncia falsa.

El 13 de enero de 2019, la Guardia Civil lo detuvo tras interceptar una conversación telefónica en la que contaba a un familiar cómo se había deshecho del cadáver de Romina. Precisamente, hasta ese momento había manifestado que no sabía qué le había pasado a su mujer.

Los agentes buscaron durante días su cuerpo por la costa de Lanzarote, sin éxito hasta febrero, cuando se encontró un fragmento de tejido humano, que resultó ser un trozo de pulmón, que vino a coincidir con el ADN de la joven paraguaya.

La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género incluyó el caso de Romina Celeste como primera víctima del año de este tipo de violencia en julio de 2019, más de 6 meses después de su desaparición. La víctima, que tenía dos hijos menores de edad, no había llegado a denunciar previamente por malos tratos a su agresor, al retirar al final la denuncia en comisaría.

Por su parte, Raúl Díaz también tiene dos hijas de un matrimonio anterior, que han sufrido los daños colaterales del presunto crimen cometido por su padre.

COMPARTIR: