22 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pasado 31 de diciembre su marido acabó presuntamente con su vida, aunque en ningún momento ha admitido el crimen

Se confirma que un pulmón encontrado en la costa de Lanzarote pertenece a la joven asesinada Romina Celeste Núñez

omina Celeste Núñez.
omina Celeste Núñez.
Tras cotejar el ADN de Romina Celeste Núñez con el de su madre Miriam, quien llegó la pasada semana a Lanzarote procedente de su país, Paraguay, se ha podido comprobar que el pulmón hallado en una playa del litoral este de la isla pertenece a ella. Su presunto asesino es su marido, Raúl Díaz, de 44 años, que está actualmente en la prisión de Lanzarote por los delitos de maltrato habitual y homicidio o asesinato, que se determinará a lo largo de la instrucción.

El laboratorio de genética forense ha confirmado al Juzgado de Instrucción Nº 1 de Arrecife (Lanzarote), con competencias en Violencia sobre la Mujer, que el ADN hallado en el trozo de pulmón encontrado en la costa este de la isla de Lanzarote es de Romina Celeste Núñez, la joven paraguaya presuntamente asesinada por su pareja sentimental el pasado día de Nochevieja.

Así informaron al Elcierredigital.com fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC). El Laboratorio de Genética Forense ha podido confirmar esta hipótesis, tras cotejar el ADN de Romina con el de su madre, quien llegó la pasada semana a la isla procedente de su país, Paraguay.

Romina junto a su presunto asesino Raúl Díez. 

El Juzgado levantó a principios de este mes de febrero la orden de secreto de sumario que,pesaba sobre la investigación. Tras la desaparición de Romina Núñez, la joven paraguaya de 28 años, los investigadores detuvieron al marido de Romina, el ingeniero Raúl Díaz, de 44 años, que está actualmente en prisión preventiva por la presunta comisión de los delitos de maltrato habitual y homicidio o asesinato.

A día de hoy, según obra en la investigación, el acusado "en ningún momento ha confesado el crimen", alegando que cuando llegó a su casa se encontró a su esposa muerta en el baño y que, "asustado, quemó sus restos mortales y después los hizo desaparecer en distintos puntos de la costa" de la isla.

Fue un ciudadano quien encontró durante el pasado mes de enero un fragmento orgánico en una playa del litoral este de Lanzarote, que posteriormente depositó en un contenedor cercano de residuos sólidos, informando del hallazgo a la Guardia Civil el 15 de enero, tras la difusión de la desaparición de Romina.

Esto motivó que los agentes encargados de la investigación iniciaran gestiones oportunas para la localización y comprobación de la información, pudiendo intervenir un contenedor que fue trasladado al Puesto Principal de Costa Teguise, donde registraron "minuciosamente cada bolsa o restos depositados en el mismo, encontrando una bolsa con los restos orgánicos en cuestión", según informó en su día la Guardia Civil en un comunicado.

Así, los investigadores remitieron la bolsa con los restos orgánicos al forense de los Juzgados de Arrecife con el fin de que se acreditase su naturaleza humana o animal. Ahora, los forense han confirmado, tras cotejarlo con el ADN de su madre, que se trata del cadáver de Romina Celeste, con un margen de error infinitesimal. 

Cartel anunciador de la colecta a beneficio de la madre de Romina Celeste. 

La madre de Romina Núñez, Mirian, llegó a España hace unos días procedente de Paraguya gracias a las colectas que sus compatriotas en España han hecho en determinados salones parroquiales, como el de San Enrique y Santa Micaela situadas cerca del Estadio Santiago Bernabeú en Madrid. 

COMPARTIR: