09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La mujer ha sido detenida y solo trece personas han sido interceptadas por ahora, cinco de ellas volvieron al vuelo

Un falso aviso de parto provoca que 28 inmigrantes intenten entrar de manera ilegal por el aeropuerto del Prat

Avión aterrizando en el aeropuerto de El Prat, Barcelona.
Avión aterrizando en el aeropuerto de El Prat, Barcelona.
Los hechos ocurrían alrededor de las 4.30 horas del 7 de diciembre en el aeropuerto del Prat en Barcelona. El piloto del avión decidió hacer un aterrizaje de emergencia tras el aviso de una pasajera de que había roto aguas. El avión había despejado desde Casablanca y se dirigía a Estambul. Los policías y servicios médicos se desplazaron hasta el lugar de los hechos y constataron que la mujer no se encontraba embarazada.

Un avión ha aterrizado de emergencia esta madrugada en el aeropuerto del Prat en Barcelona, ya que una mujer embarazada afirmó haber roto aguas. En ese momento, un total de 28 personas saltaron a la pista y dos patrullas de la Guardia Civil consiguieron interceptar a 14 de ellas. El resto de los inmigrantes siguen en búsqueda.

La mujer fue trasladada al hospital y al comprobar que no estaba de parto ha sido detenida. Sucedió a las 4.30 de la madrugada cuando el piloto decidió aterrizar tras la alerta de la mujer. El avión volaba desde Casablanca en dirección a Estambul y el descenso se realizó en Barcelona.

Dos patrullas de la Guardia Civil y los servicios médicos se trasladaron hasta el lugar para atender a la mujer embarazada, mientras tanto, un grupo de personas saltó y salió huyendo por la pista de aterrizaje. De las 14 personas que fueron interceptadas, cinco fueron devueltas al avión. Después de la detención de la mujer, se ha iniciado el proceso de inadmisión de retorno para las ocho personas restantes.

La llegada de inmigrantes en situación irregular a la Península continúa siendo una realidad. El pasado 30 de noviembre llegaban al archipiélago canario tres subsaharianos, de entre 23 y 27 años, en la pala de un timón del petrolero Alithini II. La imagen era demoledora ya que pasaron los 11 días que dura la travesía desde Lagos, capital de Nigeria, expuestos a ser arrastrados por una fuerte corriente de agua. Al llegar a suelo español, pidieron asilo y fueron ingresados en el Hospital Universitario Doctor Negrín de la capital grancanaria con signos de deshidratación. 

Por otra parte, recientemente un equipo de Salvamento Marítimo rescató a 45 inmigrantes magrebíes en una patera en la costa de Motril, Granada. La embarcación fue avistada por Salvamento Marítimo y posteriormente se dio aviso a la embarcación de salvamento.

A pesar de estos sucesos, el pasado mes de octubre el Ministerio del Interior publicó unos datos que reflejaban que la llegada de inmigrantes en situación irregular había descendido un 41,5% con respecto al año 2021.

Canarias, principal lugar de llegada

En las playas de Canarias la llegada de cayucos y pateras es una imagen habitual. El año en el que el mundo estaba paralizado por la pandemia, fueron más de 23.000 refugiados los que llegaron al archipiélago canario en busca de asilo. Un 41% llegaban a Gran Canaria, un 17% a Tenerife y un 21% a Fuerteventura. Los principales lugares de origen de los inmigrantes era Senegal, Gambia y Mauritania. La crisis migratoria no cesaba.

Embarcación donde viajan inmigrantes.

La realidad de este tipo de migración también ha sido recogido en un documento para la licitación de material de salvamento marítimo por la Dirección General de Seguridad y Emergencias perteneciente a la Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, cuyo titular es el socialista Julio Pérez. En este documento se hacía referencia a "la situación internacional que estamos viviendo y sus repercusiones en el continente africano" afirmándose que "existe información de que puedan aumentar los flujos migratorios hacia nuestros territorios, producto de las presiones por la guerra y la hambruna".

Esta ha sido la argumentación de la  Consejería de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, para aprobar de manera urgente la contratación del "suministro de 1.900 dispositivos salvavidas de ayuda a la flotación para inmigrantes que llegan en patera a Canarias", con un presupuesto total de 494.000 euros.

Mafias de la inmigración

En las embarcaciones que llegan hasta las costas españolas viajan hombres, mujeres y niños. Las organizaciones criminales que aprovechan la vulnerabilidad de estos migrantes son propietarias de embarcaciones y les cobran hasta 3.000 euros por subirse a la lancha. En algunas ocasiones, captan a adolescentes para que conduzcan la embarcación, en otras, no hay nadie que se haga cargo.

Miembros de mafias.

Pero además de refugiados, los pases marítimos son la excusa perfecta para la llegada de mafias transfronterizas. El pasado verano se incrementó el desembarco de organizaciones criminales que aprovecharon el buen estado de las aguas para llegar a España.

Estas mafias suelen llegar a los municipios de Tarifa, Algeciras o Gibraltar, y en ocasiones lo hacen en motos de agua. Las autoridades marítimas a veces son incapaces de abordar a los miembros de las mafias por alta velocidad que alcanzan los vehículos. Muchos de ellos aprovechan para introducir droga.

COMPARTIR: