25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Al acusado, de 50 años y con numerosos antecedentes penales, se le imputan los delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato

Comienza el juicio contra Bernardo Montoya por el crimen de Laura Luelmo: Quieren prisión permanente revisable

La profesora zamorana Laura Luelmo.
La profesora zamorana Laura Luelmo.
Bernardo Montoya, el único acusado por el crimen de la profesora zamorana de 26 años Laura Luelmo en agosto de 2018, en la localidad onubense de El Campillo, se sienta desde este lunes en el banquillo de la Audiencia Provincial de Huelva. La Fiscalía pide para él 32 años de cárcel y prisión permanente revisable como presunto autor de los delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato, con agravantes de género, en el caso de la agresión sexual, y reincidencia, en el caso de asesinato.

La Audiencia Provincial de Huelva acoge a partir de este lunes el juicio con jurado popular contra Bernardo Montoya, el acusado de agredir sexualmente y asesinar en diciembre de 2018 a la profesora zamorana de 26 años Laura Luelmo, en la localidad de El Campillo, en Huelva. 

Laura Luelmo desaparecía el 12 de diciembre de 2018 de su domicilio, en la localidad onubense de El Campillo, donde se había trasladado hacía poco para cubrir una vacante de profesora en el cercano instituto de Nerva. Cinco días más tarde, el 17 de diciembre, su cuerpo sin vida era hallado tras varias jornadas de rastreo.

La joven de 26 años fue encontrada boca abajo en una zona de jaras altas y pozos mineros, apenas a cinco kilómetros de la vivienda en la que residía, en un paraje conocido como La Mimbrera. El cuerpo presentaba heridas de autodefensa así como un golpe en la cabeza y señales de asfixia en el cuello. 

Bernardo Montoya, acusado por el crimen de Laura Luelmo. 

Dos días más tarde, el 19 de diciembre, los investigadores de la Guardia Civil detenían a Bernardo Montoya, de 50 años de edad y con antecedentes penales por asesinato, como principal sospechoso de la desaparición y asesinato de la profesora Laura Luelmo. Los guardias civiles lo atraparon cuando intentaba huir corriendo campo a través. El detenido tenía una orden de alejamiento de Cortegana, donde residía, y por eso se alojaba desde que salió de prisión en el mes de octubre de 2018 en la casa de su hermano gemelo, Luciano, en El Campillo.

75 minutos de sufrimiento

Según el relato de la Fiscalía, que pide para Bernardo Montoya 32 años de cárcel y prisión permanente revisable, fueron 75 los minutos que Laura Luelmo soportó "padecimientos innecesarios y un sufrimiento más intenso que el necesario para causarle la muerte", desde que el acusado la abordó por sorpresa hasta que llevó su cuerpo sin vida al coche para trasladarlo a un lugar alejado del pueblo y deshacerse de la joven. 

Antecentes penales

Bernardo Montoya confesó tras ser detenido, pero luego se desdijo y acusó a su exnovia Josefina García, que incluso fue llamada a declarar. Bernardo Montoya Navarro estuvo en la cárcel por asesinato. Así consta en los ficheros penitenciarios. Bernardo llegó con su hermano gemelo Luciano y sus padres desde Barcelona a mediados de los años 90 a la localidad onubense de Cortegana, donde había una comunidad gitana de unas 250 personas, como ellos. Fue en 1995 cuando entró a robar en casa de una anciana de este pueblo, de 79 años, pero la mujer sobrevivió y lo denunció. Cuando volvió a su casa tras estar en comisaría, regresó a casa de la anciana y la apuñaló para evitar que declarase, causándole la muerte. 

Desde este lunes, Bernardo Montoya se enfrenta de nuevo a la Justicia, acusado de varios delitos en el atroz crimen de la joven profesora: detención ilegal, agresión sexual y asesinato, con agravantes de género, en el caso de la agresión sexual, y reincidencia, en el caso de asesinato.

COMPARTIR: