23 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Keith Jesperson confesó haber matado a una mujer en 1994 llamada ‘Susan’, nombre que la hija del cantante usó durante su estancia en Estados Unidos

Novedades desaparición Ylenia Carrisi: Descartan a una mujer asesinada tras creer que era la hija de Al Bano

El Cierre Digital en Suzanne Kjellenberg, la
Suzanne Kjellenberg, la "víctima número 8" del 'asesino de la cara feliz' e Ylenia Carrisi, desaparecida en 1994.
Suzanne Kjellenberg es la “víctima número 8” del ‘asesino de la cara feliz’, Keith Jesperson. Asesinada en 1994, ha sido casi 30 años después cuando se ha podido conocer su identidad. En 2015, las investigaciones del forense Paul Moody apuntaron a que la “víctima número 8” podría ser la desaparecida en 1994 Ylenia Carrisi, hija de Al Bano y Romina Power. La joven, de 24 años por aquel entonces, se hacía llamar Susan durante su estancia en EE.UU., país donde se la vio por última vez.

Keith Jesperson, un camionero al que denominan el ‘asesino de la cara feliz’ —ya que “firmaba” sus muertes con una cara feliz— llegó a convertirse en todo un asesino en serie. Aunque admitió haber matado a más de 160 personas, se le atribuyen ocho asesinatos de mujeres, por los que fue condenado a tres cadenas perpetuas. De estas ocho víctimas, algunas de ellas han sido identificadas ahora, casi 30 años después de cometer sus crímenes, que se ubican entre 1990 y 1995.

Una de estas víctimas, cuyo nombre se ha conocido ahora, es Suzanne Kjellenberg, la “víctima número 8” del 'asesino de la cara feliz' y última sin identificar. El misterio de su identidad, ahora resuelto, ha estado en el tintero de muchos forenses desde que fue hallado su cadáver en el año 1994. Y es que el propio Keith Jesperson llegó a identificar a esta víctima como Ylenia Carrisi, la hija desaparecida de Albano y Romina Power.

La identificación del cadáver da respuestas a la familia de la mujer de 34 años a la que mató. No se puede decir lo mismo de Ylenia Carrisi, cuya desaparición todavía plantea muchas incógnitas y pocas respuestas.

El ‘asesino de la cara feliz’ e Ylenia Carrisi

La relación entre la víctima número ocho del ‘asesino de la cara feliz’ e Ylenia Carrisi se remonta al año 2015. Fue entonces cuando un funcionario norteamericano, Paul Moody, que estaba a punto de jubilarse, decidió buscar respuestas. Moody era forense en Florida y había pasado los últimos años de su vida identificando a las víctimas de Keith Hunter Jesperson. El año anterior, meses antes de dejar su puesto de trabajo, escribió a Jesperson a la cárcel, donde cumple varias cadenas perpetuas por sus múltiples crímenes.

Ylenia con sus padres Romina y Al Bano.

El forense necesitaba identificar a la "víctima número 8", una de las pocas a las que no había podido dar nombre. Y Jesperson, que apenas había colaborado hasta entonces con la policía, accedió a verlo. Le explicó que la había matado en 1994, en la cabina del camión que él conducía, que la había recogido en Tampa porque la joven, que tenía entonces unos 24 años, quería ir a Las Vegas. Y que se llamaba Susan.

Jesperson le dio un retrato robot. Más tarde el ‘asesino de la cara feliz’ identificó la fotografía de una joven: "Era ella", dijo. En realidad, el camionero estaba viendo la imagen de Ylenia Carrisi, la hija mayor de los cantantes Al Bano y Romina Power, desaparecida en enero de 1994, a los 24 años, dada por muerta oficialmente 20 años después, en el año 2014, por las autoridades italianas. Según se dijo por entonces, durante su estancia en Estados Unidos Ylenia se hacía llamar Susan.

La maquinaria se puso en marcha y se iniciaron las primeras pruebas con los restos de Susan, cuyo cadáver fue encontrado en un bosque de Tampa en 1996, meses después de la detención de Jesperson. Nuevamente todo quedó en nada. Aunque el ADN no coincidía con el de Ylenia, no se resolvió el enigma de la identidad de la víctima hasta este mismo año, cuando ‘Susan’ ha sido finalmente identificada como Suzanne Kjellenberg.

La teoría de Al Bano sobre Ylenia: estaría muerta

Aunque desde el año de su desaparición han sido diversas las ocasiones en las que se ha ubicado a Ylenia, presuntamente viva, en diferentes partes del mundo, su padre, Al Bano, no cree que esto sea así, frente a la firme convicción de su madre, Romina Power, de que su hija sigue con vida.

Retrato robot de la "víctima número 8", que se llegó a confundir con Ylenia Carrisi.

El cantante italiano daba recientemente una entrevista al diario Corriere Della Sera, justo antes de su 80 cumpleaños en mayo de este año. En la entrevista relataba sus últimos días con Ylenia, que acompañó a sus progenitores a Moscú y Estados Unidos, donde rodaron el documental ‘América perdida’. Fue allí, concretamente en Nueva Orleans, donde Ylenia conoció a Alexander Masakela, un hombre que tenía 54 años y que aparece en la investigación de su desaparición como persona de la que, al parecer, Romina estaba enamorada.

Tras su primera visita a Nueva Orleans, Ylenia se marchó a Belice para escribir un libro, pero acabó volviendo a la ciudad norteamericana donde se perdió su pista.

Según Al Bano, que afirma haber reconstruido “su última noche hora por hora”, Ylenia se tiró voluntariamente en el río Missisippi, como afirmó el guardián del Acuario Municipal de Nueva Orleans, quien podría haber sido la última persona que la vio con vida.

“Conocí a Masakela, quien también había estado en prisión, pero negó cualquier culpabilidad. Interrogué a la última persona que la vio, el guardián del puerto. Estaba sentada junto al río, él le advirtió que no podía quedarse allí. Pero Ylenia le dijo: ‘Yo pertenezco a las aguas’, y se zambulló en el río… Ella solía decir esa frase de niña antes de lanzarse a nadar. Y el Mississippi no perdona. Romina nunca quiso aceptarlo. Pero así fue”, relataba al diario italiano el cantante.

Aunque lo cierto es que esta versión de los hechos no es nueva. Es la que a lo largo de todos estos años Al Bano ha sostenido en diferentes entrevistas y programas televisivos y cada vez que los rumores apuntaban a que Ylenia estaba viva en los lugares más recónditos. Unas teorías que para Al Bano son pura especulación sobre la muerte de su hija, como confesó al diario ABC.

Las diferentes teorías sobre el paradero de Ylenia Carrisi

A pesar de la firme convicción de su padre, la falta de pruebas sobre la muerte de Ylenia ha provocado que a lo largo de los años hayan surgido diversos rumores sobre mujeres que podrían ser Ylenia. En junio de 2011, el semanario alemán Freizet Reuve aseguró que estaba interna en un convento, aunque la información nunca llegó a confirmarse. Para lo único que sirvió aquel atisbo de esperanza fue para que Romina, firme defensora de las teorías que aseguraban que Ylenia no había muerto, pudiese mantener la fe en recuperarla.

Ylenia en su juventud (izda.) y la supuesta Ylenia madura (derecha).

En octubre de 2019 el asunto volvía de nuevo a los medios tras la publicación de una fotografía de una mujer en la ciudad de Venecia. El hombre que tomó la instantánea aseguraba que se trataba de la hija de Al Bano y Romina Power. El autor de la foto, Roberto Fiasconaro, aseguraba que Ylenia, desaparecida, habría regresado a Italia en el año 2000 y que estuvo a punto de ser descubierta por un diario alemán.

La mujer retratada en Venecia recordaba mucho físicamente a la primogénita de Al Bano pero con los lógicos cambios del paso del tiempo. Según el relato de Fiasconaro, éste se habría acercado a ella para preguntarle en inglés si era Ylenia Carrisi y ella habría respondido instintivamente que sí. Sin embargo, luego lo habría negado y sus amigos y un niño que estaba con ella se habrían interpuesto para llevársela.

La última teoría fue la de un supuesto expediente secreto en el que se afirmaba haber hallado viva a Ylenia en el sótano de un edificio de Nueva Orleans en mal estado, viviendo con unos vagabundos y víctima de drogas.

COMPARTIR: