27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El español, de 49 años, ha sido juzgado en EEUU ya tres veces por las muertes de Casimir Sucharski, Marie Rogers y Sharon Anderson, ocurridas en 1994

La familia de Pablo Ibar quiere sacarlo de la prisión de Florida: "En el juicio se cometieron irregularidades muy fuertes"

Pablo Ibar.
Pablo Ibar.
La defensa de Pablo Ibar, hombre que lleva 27 años en prisión por por el triple asesinato de Casimir Sucharski, propietario de un club nocturno, y las bailarinas Sharon Anderson y Marie Rogers, ocurrido el 27 de junio de 1994 en Miramar (Florida), ha interpuesto una nueva apelación para sacarle de la cárcel. Según ha podido saber Elcierredigital.com, los argumentos de la nueva apelación son una serie de irregularidades "muy fuertes" en el juicio contra Ibar, que siempre se ha declarado inocente.

Pablo Ibar lleva 27 años en prisión, dieciséis de ellos en el “corredor de la muerte” de la cárcel de Raiford, Florida. En 2016 la Corte Suprema de Florida anuló el juicio, al considerar que hubo una “defensa ineficaz” y que las pruebas eran “débiles y escasas”.

Con esa decisión, Pablo Ibar evitó la pena de muerte y la Fiscalía no logró la condena solicitada por el triple asesinato de Casimir Sucharski, propietario de un club nocturno, y las bailarinas Sharon Anderson y Marie Rogers, ocurrido el 27 de junio de 1994 en Miramar, en el Estado de Florida.

Sin embargo, con las mismas pruebas un jurado popular lo condenó a cadena perpetua.

Andrés Krakenberger, portavoz de la Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo, ha hablado con ElCierreDigital.com, acerca de la nueva apelación que ha interpuesto la defensa de Pablo Ibar. “Los argumentos de la defensa ya han sido presentados y hemos de esperar los contraargumentos de la fiscalía. Tras ello, la defensa tiene hasta Semana Santa más o menos para presentar contrargumentos. Después, el Tribunal decide. Estimamos que la decisión podría llegar por estas fechas el año que viene. La decisión que estamos buscando lógicamente del Tribunal es anular el juicio anterior y ordenar su repetición. Si lo conseguimos sería el cuarto juicio al que acudiría Pablo Ibar desde junio de 1994, cuando fue detenido”.

Los argumentos de la nueva apelación se basan en una serie de irregularidades "muy fuertes" producidas durante el juicio, según ha explicado el portavoz de la Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo. “Muchas de ellas se ven en el documental que se titula ‘El estado contra Pablo Ibar’. Por ponerte un ejemplo, gran parte de la argumentación de la fiscalía gira en torno a un vídeo en el que se ve un rostro que se parece a Pablo. Pues bien, la propia fiscalía admite que ese vídeo ha sido retocado, cosa que era una practica habitual en los años 90, y los tribunales superiores dispusieron que no era admisible. Sin embargo, se llegó a un acuerdo entre la fiscalía, la defensa y el juez para que la fiscalía pudiera mostrarlo con el fin de establecer los hechos que se estaban juzgando, pero con la condición de que justo antes de que saliera ese rostro la fiscalía tenía que parar el vídeo y no enseñarlo. Pues a la fiscalía se le olvidó parar el vídeo, lo que llevó a la protesta de la defensa al no haberse respetado el acuerdo. Increíblemente, el juez, en lugar de declarar el juicio nulo, miró al techo como si la cosa no fuese con él. Eso por poner un ejemplo, hay muchísimos más donde las decisiones del juez no eran imparciales” ha añadido.

Imágenes captadas por las cámaras de seguridad del edificio y la imagen de Pablo Ibar.

Krakenberger ha contado que 27 años después, la esperanza de sacar a Pablo de prisión continúa. “Sin duda tenemos esperanza, si no la tuviéramos directamente no hubiésemos apelado. Dicho esto, tenemos esperanza, pero no sabemos que va a decidir el tribunal”.

Asimismo, ha denunciado el comportamiento de la justicia. ”El objetivo es sacar a Pablo de prisión, una persona condenada a cadena perpetua que en el año 2016 el Tribunal Supremo de Florida anuló la condena a muerte y el juicio en el que fue declarado culpable en el año 2000 al entender que las pruebas por las que había sido condenado a muerte eran escasas y débiles. Y esas mismas pruebas escasas y débiles han hecho que ahora esté condenado a cadena perpetua, algo muy complicado de entender y que también es parte de nuestra argumentación es esta apelación”.

“En el caso de que esta apelación salga mal podemos apelar al Tribunal Supremo de Florida, en el caso de que eso saliera mal, apelaríamos a la jurisdicción Federal y si eso tampoco funcionara, iríamos al Tribunal Supremo de Florida, pero ya estamos hablando de cosas que ni contemplamos”, concluye el portavoz de la Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo.

COMPARTIR: