29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

TRAS CUATRO AÑOS DE INSISTENCIA EN LA PROPUESTA POR PARTE DE VOX, EL PARTIDO POPULAR ACCEDE SIGUIENDO LA MEDIDA YA IMPLANTADA EN EXTREMADURA

La caza se 'infiltra' en los colegios andaluces: De estudios cinegéticos a tiro con escopetas

El “Proyecto Huellas” ofrecido por la Junta de Andalucía y creado por la Federación Andaluza de Caza (FAC) propone acercar la naturaleza a los alumnos que cursan primaria, como tema de proyecto educativo para este curso 2022/2023. Ya son más de noventa los colegios andaluces que han accedido a dicho proyecto.

La caza llega a los colegios andaluces, así queda patente en el nuevo Plan Andaluz de la Caza, un documento que señala los puntos claves de esta actividad en la comunidad y propone las medidas para su protección y fomento. Para cumplir con estos objetivos, se propuso incluir la caza dentro de la formación de los niños de Andalucía mediante su integración “en los libros de texto de las ciencias sociales y naturales”, como señalaba el plan. La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible abogaba por impulsar en los colegios “la visibilización de la actividad cinegética sostenible en la asignatura de conocimiento del medio y libros de texto, con una aproximación positiva”. 

El proyecto pretende enseñar los valores de la caza durante las clases y que los niños puedan acercarse a “los valores y beneficios” de esta actividad a través de la realización de “actividades extraescolares”. Como reza el documento: “Si no hay caza, no solo perdemos naturaleza, sino que se produce un empobrecimiento de nuestro medio natural y disminuye la diversidad” y señala también la implicación de los más jóvenes para mantener esta actividad en Andalucía.

La caza se encuentra en retroceso, de las 300.000 licencias que había en la comunidad en 2004, se ha pasado a 225.000 en 2019. Un descenso notable que también deja ver la edad de quienes se dedican a esta actividad. Los cazadores andaluces están cada vez más envejecidos, según un análisis hecho por la Junta. Más del 50 por ciento, tienen más de 50 años, siendo la edad media de los cazadores andaluces de 52 años, diez más que la media de hace una década: “Cada vez se incorporan menos jóvenes a la caza”, alega el plan. 

Esta iniciativa ha sufrido muchas críticas por parte de la oposición en el Gobierno andaluz, pero los partidos más conservadores defienden que “la caza es una de las actividades más respetuosas con el medio natural” y “uno de los pilares de la conservación”. También defienden el profundo arraigo y su existencia como producto “de la evolución de las actividades más antiguas del hombre”, además de “esencial para nuestra cultura”. El Plan destaca que la actividad tiene un componente económico, por generar empleo directo e indirecto, así como deportivo y social. 

De niños a jóvenes y mujeres 

El plan también quiere acercar la caza a jóvenes y mujeres. Para ello, se proponen “jornadas de caza dedicadas, zonas expresas en cada coto e incluso la utilización de terreno público donde se pueda fomentar la iniciación a la caza”. Agricultura también se plantea crear el “Día del joven cazador” y un “premio a la caza ética y sostenible”. 

Los defensores del plan aseguran que la prensa altera la percepción de sociedad sobre esta actividad, porque se publican “malas noticias, solo cuando ocurren eventos extraños, noticiables, negativos y no deseados ni intencionados”. Solo hay “unos pocos” cazadores que “no cumplen las reglas y estos malos cazadores ensucian la imagen pública injusta que se hace de la caza, es como si se juzgaran a todos los aficionados del fútbol por lo que hacen “los ultras”, argumentan. 

El proyecto 

Como explica la FAC, el proyecto tiene como fin “que los escolares conozcan y sientan la vida natural, los espacios rurales y las vivencias de quienes siguen en contacto con esa realidad, acercándolos al patrimonio natural de Andalucía y, especialmente, al de sus provincias y comarcas en concreto”. 

Con el “Proyecto Huellas”, los docentes de la Escuela de Caza de la FAC facilitarán contenidos y recursos que permitirán a los colegios adscritos poner en marcha las actividades dirigidas a fomentar el conocimiento de la naturaleza, su conservación y protección a través de la sostenibilidad. Las clases se impartirán en horario lectivo y en las materias académicas anteriormente mencionadas.

cetreria-fac-caza-colegio

Alumnos en una exhibición de cetrería

Las actividades que se plantean son: rastreo de animales mediante sus huellas, exhibiciones de tiro con arco y cetrería, talleres de tenencia responsable y adiestramiento básico de perros que desarrollan labores auxiliares como caza o pastoreo, la recuperación de la gastronomía perdida, la puesta en valor de la carne de caza como recurso natural sostenible, el análisis de la evolución del entorno natural y urbano del municipio o la iniciación a técnicas de supervivencia en el medio natural. 

Andalucía no es la primera comunidad que cuenta con este plan. Desde 2016 los escolares extremeños pueden usar escopetas de aire comprimido un día al año en Alange y Badajoz. Se ofrece una jornada de tiro dentro del programa “Proades Caza y Naturaleza” que en el mes de mayo concentró a más de 300 estudiantes. Por el momento, Andalucía no plantea que los menores disparen las carabinas. 

COMPARTIR: