25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este cambio legislativo implica que haya que hacer un cursillo si se quiere tener perro y que se prohíban prácticas como el tiro al pichón

Los cazadores se sienten atacados por el Anteproyecto de la 'Ley de Derechos de los Animales' de Pedro Sánchez

El sector cinegético en contra del cambio de la Ley.
El sector cinegético en contra del cambio de la Ley.
El mundo de la caza esta revuelto contra el Anteproyecto de Ley de Derechos de los Animales que pretende aprobar el Gobierno de Pedro Sánchez. Este cambio legislativo implica que haya que hacer cursillos para tener perro y se prohíban prácticas como el Tiro al Pichón.

El Gobierno de Pedro Sánchez sigue adelante con su idea de aprobar la Ley de Derechos de los Animales, una norma que tiene en contra a los cazadores que se verán especialmente afectados. 

El Ejecutivo inició el proceso de audiencia pública el día 31 de marzo y finalizará el próximo 25 de abril. De entrada, ya ha publicado el borrador del Anteproyecto de Ley Orgánica de modificación de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en materia de maltrato animal.

De hecho, días después de una de las manifestaciones más multitudinarias del mundo rural en Madrid en la que cazadores, agricultores, ganaderos y pescadores manifestaron su malestar con las medidas del Gobierno, elcierredigital.com habló con uno de sus organizadores, Felipe Vegue –presidente de la Oficina Nacional de la Caza (ONC) y de ARRECAL (Asociación de Rehalas Regionales Españolas Caza y Libertad), que se quejaba de la mala imagen que se tiene de la caza en la sociedad y que consideraba injusta.

Lo que dice la Ley

En su artículo 33.3. se especifica que "en el caso de que en una misma vivienda o ubicación haya animales de la misma especie y de distintos sexos, al menos todos los miembros de uno de los sexos deben estar esterilizados, salvo en el caso de criadores inscritos en el Registro Nacional de Criadores".

Pedro Sánchez. 

Sobre el maltrato animal, la ley establece que si se acredita que es utilizado como herramienta de control o de maltrato psicológico o indirecto en la familia, bien hacia los hijos menores o hacia la pareja, puede ser considerado por los jueces para la atribución de la custodia de los hijos.

En el caso de que una persona encuentre un animal solo, deberá entregarlo a su dueño o a quien sea responsable de este, salvo si existen evidencias de malos tratos y/o abandono, en cuyo caso se pondrá en conocimiento de las autoridades competentes para que puedan tomar las oportunas medidas de protección. Además, los gastos de cuidado o veterinario que hayan podido ser necesarios podrán reclamarse por la persona que le ha encontrado al dueño el animal.

A los animales sólo les será aplicable el régimen legal de los bienes muebles en la medida en que sea compatible con su protección como bienes dotados de sensibilidad. Los animales de compañía son inembargables, pero existe la posibilidad de embargar las rentas de dichos animales de existir, como en el caso de aquellas mascotas que generan beneficios al participar en anuncios publicitarios, medios audiovisuales, montas o incluso tener participación en redes sociales.

Prohibido el tiro al pichón

En el anteproyecto aparecen como "expresamente prohibidas" la práctica del silvestrismo, "y otras actividades cuando éstas puedan ocasionar sufrimiento o en las que puedan ser objeto de tratamiento indigno, tales como el tiro al pichón, tiro a tubo".

Por otra parte, se establece la necesidad de realizar un curso de formación previo a la adquisición de un perro que acredite a la persona apta. Según declaraciones realizadas por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 20230, su "objetivo es facilitar una correcta tenencia responsable del animal, muchas veces condicionada por la ausencia de conocimientos por parte de la persona propietaria en el manejo, cuidado y tenencia de animales".

Además, se prohíbe expresamente el sacrificio así como "toda muerte inducida en los centros de protección animal, ya sean públicos o privados, clínicas veterinarias y núcleos zoológicos en general por cuestiones económicas, de sobrepoblación". 

COMPARTIR: