05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los cadáveres de las tres jóvenes aparecieron después, en enero de 1993, en el paraje de La Romana donde habían sido violadas, torturadas y asesinadas

Se cumplen 30 años de la desaparición de las niñas de Alcàsser, un episodio de la crónica negra española sin resolver

El Cierre Digital en Niñas de Alcàsser.
Niñas de Alcàsser.
Se cumple el 30º aniversario de la desaparición de las niñas de Alcàsser. El suceso es uno de los crímenes de la crónica negra española que a día de hoy continúa generando dudas. Las jóvenes Toñi, Miriam y Desireé desparecieron sin dejar rastro hasta el 27 de enero de 1993, cuando aparecieron sus cadáveres en el paraje de La Romana. Uno de sus asesinos, Antonio Anglés es uno de los hombres más buscados por la Interpol, ya que no se tiene conocimiento de su localización.

El 13 de noviembre de 1992, un suceso sacudiría el municipio valenciano de Alcèsser. La frenética añada en la que la celebración de los Juegos Olímpicos y la Expo de Sevilla situaron a España en el mapa del éxito se vería empañada por un complejo crimen que a día de hoy esconde muchos enigmas. Miriam, Toñi y Desirée tenían 14 y 15 años cuando desaparecieron un viernes 13 de noviembre de 1992. Las tres adolescentes hacían autostop para dirigirse a la discoteca Coolor de Picassent, a escasos kilómetros de sus casas. El método para viajar era muy habitual en la zona en aquellos años. 

Fue precisamente este crimen el que concienció a la sociedad de lo peligroso de esta práctica. La última vez que las tres menores fueron vistas con vida, estaban subiendo a un Opel Corsa blanco que las conduciría a la muerte.A día de hoy, la localidad de Alcasser se ha convertido en un lugar de interés para muchos curiosos quienes se desplazan hasta allí para recorrer los lugares donde Miguel Ricart y Antonio Anglés secuestraron, torturaron, violaron y mataron a las tres niñas

Un capítulo de la historia negra española

La plataforma Netflix estrenó en 2019, un documental sobre el triple crimen de Alcàsser. El suceso conmocionó a todo el país en 1993 y en el aniversario de la desaparición, vuelve a ser una fuente de noticias más de un cuarto de siglo después. La serie realmente no ha aportó nada nuevo al caso que marcó la crónica de sucesos y que supuso toda una conmoción nacional.

Caso Alcàsser: el crimen que marcó a todo un país | A Fondo – Faro de Vigo

Las niñas de Alcàsser.

Realmente, fue un repaso a los luctuosos acontecimientos que tuvieron lugar entre el 13 de noviembre de 1992 cuando desaparecen Toñi, Desireé y Miriam, hasta que se encuentran sus cuerpos el 27 de enero en el paraje de La Romana cerca de Picassent, una localidad próxima a Alcàsser. También está en la serie el inevitable recuerdo de la teoría de la conspiración auspiciada por Juan Ignacio Blanco y Fernando García, padre de Miriam y el repaso por el polémico juicio que se saldó con la condena a Miguel Ricart

El paradero de Ángles, un misterio sin resolver

El paradero de uno de los asesinos de las niñas, Antonio Anglés es un misterio sin resolver.Casi tres décadas después de los asesinatos, el caso podía haber estado más cerca de resolverse.Según relataron, en el año 2006 unos pescadores hallaron en esas aguas los restos de un hombre no identificado.

Sin embargo, a pesar de que desde el descubrimiento han trascurrido quince años, no fue hasta el año pasado cuando los investigadores del país pidieron ayuda para su identificación tras haber realizado una reconstrucción digital del cráneo, cuyo parecido con Anglés, para las autoridades españolas, parecía evidente.  

Cuándo Antonio Anglés fue Jason Bourne, la fuga que omite 'El caso  Alcàsser' | GQ España

Antonio Anglés.

Por ello, la policía irlandesa trabajó en la extracción del ADN de los dientes, un proceso que se dilató por la complejidad del proceso.Aunque, este no es el primer hallazgo de restos óseos que despierta las alarmas de los investigadores. En mayo, los análisis descartaron que dos piernas encontradas en la costa de Irlanda pertenecieran al fugitivo. Según datos del país, en la misma zona han aparecido, entre los años 1971 y 2002, hasta doce cadáveres que aún no han sido identificados

El nuevo análisis coincidió en el tiempo con la campaña divulgativa que preparaba el Grupo de Localización de Fugitivos de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado Central de la Policía Nacional para reactivar la búsqueda del presunto autor material del triple crimen. El rastro de Antonio Anglés se perdió en 1993 en la bahía de Dublín, cuando viajaba como polizón en un barco.

A Ángles quien se encuentra en paradero desconocido, se  le atribuyen los delitos de rapto, violación, asesinato, inhumación de cadáver y tenencia ilícita de armas. Una de las teorías que se ha manejado es que el criminal huyó en aguas irlandesas y evadió el cordón policial en el puerto de Dublín. Esta afirmación desmontó una de las principales hipótesis de la investigación que sostiene que el fugitivo murió ahogado

 

COMPARTIR: