15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según el abogado Alberto García Cebrián, para muchas parejas "el estío se convierte en el detonante para iniciar los trámites de la separación"

Divorcios postvacacionales: El verano de 2023 puede ser el hit de las rupturas matrimoniales

El Cierre Digital en Imagen de una pareja en la playa.
Imagen de una pareja en la playa.
Tras el final de las vacaciones de verano, muchos matrimonios deciden poner fin a su matrimonio. El período estival se ha convertido en el detonante para el inicio de un proceso de divorcio debido a discrepancias o tensiones acumuladas. Tal y como explica el abogado Alberto García Cebrián a elcierredigital.com "los divorcios en septiembre son los más previsibles en el foro interno de los cónyuges, pues más de la mitad al ir de vacaciones ya consideran probable que sea el último verano juntos".

Más de la mitad de los matrimonios que se divorcian después de verano han compartido las vacaciones juntos, pero ya tenían claro al comienzo de las vacaciones que era cuestión de tiempo que llegara la ruptura. De hecho, en estos casos compartir las vacaciones suele ser el detonante del divorcio, pues ya comienzan el periodo vacacional a sabiendas de que el deterioro de la relación sentimental era patente y estaba latente. Incluso en la mayoría de los casos en vacaciones compartidas precedentes ya habían estado a punto de tomar la decisión de divorciarse.

A lo largo del año los matrimonios que tienen una incipiente necesidad de divorciarte van sobrellevando sus diferencias al mantener más controlado el nivel de tensión y confrontación debido a que no se pasa tanto tiempo juntos y son menos visibles las desavenencias.

Los divorcios del mes de septiembre son los más previsibles en el foro interno de los cónyuges, pues más de la mitad al ir de vacaciones ya consideran probable que sea el último verano juntos y al cabo de los veranos acaba llegando ese último verano juntos que se decide en septiembre.

Mientras que los divorcios que se deciden a lo largo del año son más naturales o inesperados, más de la mitad de los divorcios postvacaciones se derivan de que la tensión brota al compartir más tiempo juntos. Esto muestra y evidencia las carencias de los cónyuges al borde de la ruptura de dejar de compartir un proyecto sentimental común.

A lo largo del año los cónyuges tienden a estar cansados de las tareas del día a día, trabajos, obligaciones.. etc. El año se tiende a hacer largo con la expectativa de que llegue el verano para descansar y disfrutar, pero cuando llega el verano a muchas familias se les vuelve a hacer largo y están anhelando que finalicen y volver a la rutina del día a día. Esa es la dinámica de malestar que suele acabar en un divorcio postvacacional.

La clave es que muchas parejas y matrimonios se van de vacaciones con la mochila de los problemas acumulados y no resueltos y se produce un efecto de frustración en el que se siente que no es el verano que se deseaba a lo largo del año y que lejos de descansar, disfrutar y estar a gusto, se acaba en una situación de desgaste emocional fruto de pasar tiempo juntos en una relación deteriorada.¿Qué elementos específicos van a concurrir este 2023 para el número de divorcios postvacacionales?.

Reducción del número de divorcios en la primera parte de 2023

La primera parte de 2023 destaca por la reducción del número de divorcios. Según el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial, en el primer trimestre de 2023 el número de demandas de disoluciones matrimoniales, nulidades, separaciones y divorcios, en total 22.647, disminuyó un 10,3 % respecto al del mismo trimestre de 2022.

No es que haya menos familias que quieren divorciarse, sino que simplemente la necesidad de divorciarse no se ha materializado tanto como en otros comienzos de año y ello acumula familias que mantienen crisis matrimoniales y familiares sin gestionar. 

Además, las tres huelgas que se han sucedido en los Juzgados este 2023 tampoco ha ayudado a facilitar la resolución de procesos judiciales. La huelga de LAJ y jueces y fiscales ha finalizado, pero cumple un mes la huelga de funcionarios de justicia.

Reducción de un 30 % de las familias que necesitan divorciarse, dan el paso

En 2023, además, aproximadamente el 30% de los matrimonios que han tomado la firme decisión de divorciarse no están materializando su divorcio por no poder afrontar los gastos que supone hacer vidas por separado y se ven obligados a seguir viviendo juntos. En esta situación social, aumenta el número de familias que se divorciaría, si pudiera de manera viable.

Te vas a divorciar tras este verano? | Zen sección | EL MUNDO

Imagen de una pareja frente al mar.

La mala situación económica también favorece el hecho de una mayor presión  a las familias que a duras penas pueden llegar a final de mes juntas. Por otra parte, cada año se sucede un aumento cíclico de divorcios después de cada verano, es decir,  después de las vacaciones de verano, en el mes de septiembre aumentan el número de peticiones de divorcio después de compartir un verano juntos y llegar a la conclusión de que no se quiere continuar con su matrimonio.

Crecientes expectativas de unas vacaciones idealizadas

El desarrollo de las redes sociales está provocando que cada vez sea más normal desear unas vacaciones idílicas. En las redes se tiende a mostrar lo bueno y hace que a la sombra de nuestras propias publicaciones y en comparación con las de los demás, en muchos casos también idealizadas, se tienda a sentir un vació o carencia. 

Por tanto, ¿qué puede ocurrir en este contexto social en España después de verano de 2023?. Todo apunta a que será después de verano cuando muchos matrimonios no aguanten la convivencia y mantenimiento de la pareja y ello haga que lleguen al límite y se precipiten en una proporción mayor a la habitual.

Consejos para evitar el divorcio postvacacional en septiembre

Son muchas las parejas y matrimonios que se mantienen juntos a lo largo del año pues con la rutina y la monotonía mantienen cierta estabilidad, pero que con las vacaciones de verano llegan al límite de tomar la decisión de divorciarse. Entre otros motivos.

Por un lado, pasar más tiempo juntos, dándose cuenta de que no quieren mantener la relación sentimental. Las limitaciones de tiempo de vacaciones y dinero que pueden ser un foco de discordias: Elegir el lugar de vacaciones, tener que priorizar las decisiones de gasto económico estival, planes familiares, compromisos… etc.

En las vacaciones, tiempo juntos de ocio y descanso que, al no ser de calidad por tener una relación deteriorada, acaba precipitando malestar. Compartir tiempo de calidad compatible con espacio individual de los cónyuges, cuidando, respetando y tratando bien a nuestra pareja. No incluir en nuestra maleta los problemas ni reproches, especialmente los más antiguos y enconados que son los más destructivos. Fomentar la comunicación asertiva, ser generosos pues son las vacaciones de todos y no sólo las nuestras.

COMPARTIR: