05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

María Carlini Salazar, mujer del artista, denuncia la pasividad del Ayuntamiento de Los Barrios (Cádiz) ante su situación

Habla la viuda de Diego Martínez, fallecido por ELA: “Ojalá otras familias reciban más ayuda”

El Cierre Digital en Diego Martínez.
Diego Martínez. / Artista fallecido por ELA.
Diego Martínez 'Mestizo', artista de Algeciras, falleció el pasado 30 de agosto por esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Casi dos meses después, su viuda, María Carlini Salazar, ha acudido al ayuntamiento de Los Barrios (Cádiz) para hablar con el alcalde sobre la situación de desamparo que vivió su familia. “Fui sabiendo que no iba a servir de nada” afirma, esperando que su testimonio valga para que “no le pase a otra familia” lo que les ocurrió a ellos y que puedan tener “más recursos".

El artista de Algeciras Diego Martínez ‘Mestizo’ falleció el pasado 30 de agosto a causa de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que sufría. Durante años, el cantante luchó contra la enfermedad y contra la falta de ayudas por parte de las instituciones andaluzas, que no llegaron. Casi dos meses después de su muerte, su viuda, María Carlini Salazar, ha tenido una reunión con el alcalde de Los Barrios (Cádiz), Miguel Fermín Alconchel, para expresarle la situación vivida y que ya explicó a elcierredigital.com en septiembre.

“Fui sabiendo que no iba a servir de nada. Simplemente quería decírselo a la cara. Que yo lo viera y que él, por lo menos, escuchara”, confiesa María Carlini en una conversación con elcierredigital.com.

A pesar de todo, la viuda de Diego acudió con la esperanza de que, al hablar de su situación, “pudieran apoyar a los enfermos de ELA de Los Barrios”, a los que afirma no conocer, pero que desea que su situación y la de sus hijos “sirva para algo”. Añadía, además: “A mí marido ya no le vale para nada. Que no le pase a otra familia lo que nos pasó a nosotros y que puedan tener ellos acceso a más recursos que nosotros, es lo único que le he pedido al alcalde”.

La situación vivida por la familia de Diego Martínez

Según expresa María Carlini a elcierredigital.com, en la reunión se trató la situación que vivió la familia desde el año 2019, cuando a Diego Martínez se le diagnosticó ELA y pidieron la ayuda de dependencia. Una que tardaron dos años en concederles. Aproximadamente la mitad del tiempo que le dieron de esperanza de vida a Martínez. “Diego, te vas a morir dentro de tres o cinco años”, comenta la viuda que fue el veredicto de los facultativos.

La ayuda finalmente les fue concedida en noviembre de 2021, después de dos años. “En noviembre se la dieron y en noviembre se la quitaron. O sea, que él estuvo dos semanas como mucho con la ayuda de dependencia”, explica la viuda. Esta consistía en el envío de una asistenta para bañar y mover a Diego que, por aquel entonces, tenía la enfermedad en estado avanzado, con pérdida de movilidad “primero en las piernas y después en las manos. Su deterioro era abismal”, explica María Carlini, que afirma que, a esas alturas, Diego también “hablaba un poco peor”.

Diego Martínez.

Aunque afirma que las instituciones “sabían” que su estado no hacía más que empeorar, esta ayuda de dependencia le fue retirada por, presuntamente, insinuaciones al personal que acudía a su hogar.

La ayuda que le fue retirada a la familia de Diego Martínez

“Nos mandaron una carta, pero las cosas no fueron de esa manera. Dijeron que mi marido se insinuó y que no quería a una persona gorda y que esto no iba a ser un pase de modelos. La verdad es que mi casa es muy pequeña. Para poder bañar a Diego teníamos que montarlo en una silla para meterlo en el baño, y una persona un poco más rellenita no cabía. Nos mandaron a una muchacha rellenita, y la chica no podía bañar a Diego en el baño”, relataba María Carlini en una conversación con elcierredigital.com.

La viuda continuaba explicando que lo que pedían era “una persona que pudiera entrar en el cuarto de baño a hacer su trabajo”, pero la petición provocó que la ayuda les fuera retirada y Diego “comenzó a quejarse ante las organizaciones públicas”.

Como consecuencia, María Carlini explicaba que el informe de la retirada de dicha ayuda “tardó cuatro o cinco meses en llegar”. Este informe, enviado por los Servicios Sociales del Ayuntamiento, según afirma, fue enviado al alcalde, que, en la reciente conversación que ha mantenido con la viuda, ha afirmado “no haber visto”.

Para Salazar, el apoyo del alcalde del municipio en el que la familia reside era una parte fundamental. Por ello, le ha expresado que debería “ser imparcial a la hora de ayudar a las personas”, consciente de que no se tenía en alta estima ni a ella ni a su marido. Según comenta la viuda, el alcalde confesó “que Diego era una persona difícil”.

“Diego era una persona difícil, estamos de acuerdo. Pero era una persona que sabía que se estaba muriendo. Con toda la presión económica, con toda la presión de los niños. Con toda la presión que añadían los Servicios Sociales. Diego era una persona enferma. Y tenía derecho a enfadarse, a decir groserías. Tenía derecho a muchas cosas. A estar enfadado con el mundo tenía derecho. Porque si le quitamos ese derecho, ¿qué le queda?”, añade María Carlini.

Servicios Sociales y la “opresión” a la familia

Diego Martínez y María Carlini Salazar llevaban casados 17 años y tuvieron dos hijos que, según afirmaba la viuda, “lo han pasado muy mal”. Su hija “habló con la orientadora del colegio y le dijo que no podía más con la situación de la enfermedad. Llegó a medicarse para poder dormir por las noches”, explicaba María Carlini. Sin embargo, la viuda afirma que teniendo conocimiento de cómo era la situación, Servicios Sociales en lugar de ayudarles les “hicieron más daño”.

Toñi Moreno y Diego Martínez.

“Servicios Sociales del ayuntamiento me llamó para coaccionarme. Me dijeron que tenía que tomar una decisión. O estaba con Diego o estaba con mis hijos. En lugar de ayudarnos con un psicólogo para tratar a la familia, me dieron a elegir. Me dijeron que denunciara a Diego, pero yo dije que no iba a hacer pasar a Diego por eso”, comentaba la viuda.

Para María Carlini, Servicios Sociales en vez de “ayudar a esos niños psicológicamente, lo que hicieron fue oprimir más” a su familia. Debido a esto, pusieron una “denuncia hacia el equipo de psicólogos del Ayuntamiento de Los Barrios, que fue el motivo de la coacción” que recibió. Sin embargo, según continúa explicando, el juzgado les dijo que “la denuncia se había perdido, que iban a buscarla. Pero ha pasado mucho tiempo de eso y no sé si sigue extraviada o la han guardado”.

María Carlini afirma que, tras exponer todos estos puntos al alcalde, este se ha ofrecido a "intentar poner ayuda psicológica” a sus hijos. “No es tarde, pero el daño ya está hecho. Se podía haber hecho mejor. Más que nada para los niños. Me han ofrecido que van a reunirse con el trabajador social y que van a ver cómo pueden ayudar a los niños sin mandarlos al equipo de psicólogos que hay allí en Servicios Sociales. Pero la verdad es que yo me lo estoy pensando. Porque no sé de qué manera ellos van a proceder ahora mismo y, después de lo que ha pasado, no hay la misma confianza”, añade.

En una semana, María Carlini recibirá una respuesta sobre si esa ayuda posterior a la muerte de Diego Martínez le será concedida. Mientras tanto, solo espera que nadie viva lo que ellos han pasado.

COMPARTIR: