25 de febrero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este partido autonómico ha perdido el poder en el Archipiélago después de más de dos décadas de gobierno ininterrumpido

Crisis en Coalición Canaria: La formación de Fernando Clavijo afronta su nueva vida en la oposición

Fernando Clavijo, en contra del nuevo Gobierno de Canarias. /CC
Fernando Clavijo, en contra del nuevo Gobierno de Canarias. /CC
El año 2019 llegó con una situación de crisis para el partido de Coalición Canaria. Tras más de 27 años en el poder, la que fue la unión de distintos grupos políticos ha visto como el PSOE y Unidas Podemos acaparaban su territorio. Hoy se postulan desde la oposición con un Fernando Clavijo que se ha convertido en secretario general del partido y aboga por un nacionalismo canario que defiende en "todos los ámbitos".

Han pasado 27 años desde que se gestó la unión de distintos grupos en un único partido heteróclito. Fue en 1993 cuando los conservadores de Agrupación Tinerfeña Indepediente (ATI) se afiliaban con los centristas de Centro Democrático y Social, que derivaron en Centro Canario Independiente antes de formar la nueva candidatura. Junto con varios militantes del Partido Comunista de España, varios insularistas e incluso un grupo nacionalista, acabaron dando a luz a Coalición Canaria.

Contra todo pronóstico, dada la heterogeneidad de sus miembros, la coalición fue un éxito. En poco tiempo se convirtieron en los más votados de las elecciones, año sí y año también. El poder, de hecho, les acompañaría durante casi tres décadas a pesar de las dificultades a las que han tenido que hacer frente.

No obstante, 2019 llegó con la mayor crisis a la que se ha enfrentado el grupo autonómico. Tras tantos años de gobierno ininterrumpido, el  PSOE (Partido Socialista Obrero Español) con el apoyo de otros frentes de Nueva Canarias y Unidas Podemos, crearon el tripartito que desbancaría a Coalición Canaria.

Hoy se enfrentan a la coalición de PSOE y Unidas Podemos. El partido de escisión progresista, Nueva Canarias (CS) también se inclina hacia Sánchez tras ser elogiado su diputado Pedro Quevedo y las negociaciones entre ambos grupos durante la aprobación de los presupuestos estatales para 2021. Un proceso en el que Coalición Canaria apuntó hacia otros caminos, tachando de “criminales” los presupuestos para Canarias.

Clavijo y Oramas, en la oposición

Arrastrando ya varios casos de presunta corrupción está Fernando Clavijo, expresidente de Canarias, senador desde principios de año y secretario general de Coalición Canaria desde el pasado mes de noviembre. Clavijo ha sido uno de los nombres más sonados dentro del panorama político canario y hoy se aferra al voto autonómico para reforzar su posición en el Congreso. Tras perder terreno frente al PSOE, el insular busca defender el nacionalismo canario “en todos los ámbitos”.

Su nueva posición como Secretario General no es casualidad. El senador tiene ahora la oportunidad de ejercer como principal fuerza opositora canaria frente al Estado y así lo ha demostrado tras rechazar los Presupuestos. En su lucha cuenta con el respaldo de Ana Oramas, portavoz y diputada de Coalición Canaria.

Pero para Coalición Canaria el archipiélago se ha fragmentado políticamente. La polémica ya empapó a una Oramas que fue sancionada con 1.000 euros tras ir en contra del mismo e incluso fraccionarlo desde dentro. Hoy, manteniendo su puesto en el grupo nacionalista, arremete contra el Gobierno socialista y defiende a Canarias como unidad.

Coalición Canaria.

La posible refundación del partido autonómico de coalición quedó en nada y son los mismos nombres los que lideran sus filas. Coalición Canaria parece querer reformular sus pasos, pero no ha decidido quiénes pueden ser sus acompañantes. Por el momento, Ángel Víctor Torres ostenta el título de la presidencia en Canarias y el Cabildo de Tenerife es ahora socialista.

Las islas se enfrentan además a una crisis migratoria que ha azotado sus costas durante los últimos meses y ha colapsado, por ejemplo, el Muelle de Arguineguín, en Gran Canaria. A su vez, el turismo no está pasando por su mejor momento dada la crisis sanitaria, y la popular marca Plátano de Canarias se tambalea en un mercado que no ha aceptado sus ayudas ultraperiféricas.

Medidas desesperadas

La crisis en Coalición Canaria (CC) se hizo evidente cuando, tras décadas, el partido perdió el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. La presión política provocó que, a los pocos meses, decidieran sacar adelante una moción de censura que contó con el apoyo del PP (Partido Popular) y la exconcejala de Ciudadanos, Evelyn Alonso; una pieza clave para el éxito de la moción.

Patricia Hernández, quien perdió el puesto de alcaldesa con el PSOE, no tembló a la hora de declarar acerca de José Manuel Bermúdez, actual alcalde de la capital tinerfeña por Coalición Canaria. Aseguró que Bermúdez, con varias controversias a sus espaldas, tomó una acción “poco honrosa” tras ser apoyado por Alonso. De hecho, la exconcejala fue expulsada de Ciudadanos tras ser considerada “tránsfuga” e ir en contra de su partido.

Ese giro en los acontecimientos permitió al partido de coalición poner a Bermúdez de nuevo al frente del Ayuntamiento con catorce votos a favor frente a trece en contra, recuperando así parte del poder que habían perdido. Aseguró entonces que la moción fue tan “lógica como necesaria” para acabar con un gobierno basado en “improvisaciones y ocurrencias”. 

COMPARTIR: