25 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras el caso Malaya, el municipio sigue ignorando la nulidad de un millar de adjudicaciones ilegales concedidas por el exdueño del Atlético de Madrid

Marbella vuelve a la era de Gil y Gil: Edificios sin licencia y multa a la alcaldesa 'Tití' Muñoz por ello

Marbella.
Marbella.
Cientos de edificios en Marbella siguen en pie aunque su licencia de obra fuera anulada hace quince años. A pesar de carecer de andamiaje administrativo, los edificios se mantienen ya que ni el Ayuntamiento, gobernado ahora por Ángeles Muñoz, no quiere asumir el coste de enviar la piqueta o, al menos, plantear una alternativa que cumpla con la legalidad. Ahora, la Fiscalía ha abierto una investigación e impone una multa de 1000 euros a la actual alcaldesa del PP.

En Marbella, son más de mil los edificios que se encuentran sin licencia, ya que esta fue anulada hace quince años, durante la Operación Malaya. Ahora, el municipio sigue ignorando la nulidad de un millar de licencias concedidas durante el mandato de Gil y Gil, lo que ha provocado que la Fiscalía abra una investigación e imponga una multa a la alcaldesa, Ángeles Muñoz, más conocida como ‘Tití’ Muñoz –involucrada también en líos con el narcotráfico–.

Nueva_Andalucia_Marbella_48782277361_cropped_1Marbella.

Unas edificación ilegales que solo serían la punta del iceberg del problema, y es que a pesar de ser más de un millar las licencias anuladas, son muy pocas las comunidades de propietarios, afectados de manera directa, los que piden a los tribunales que se haga cumplir la Ley y sus sentencias. 

Edificios sin licencia

Desde grandes complejos hoteleros, chalés, edificios de viviendas o gasolineras. Estos son los edificios, que a día de hoy, siguen sin licencia. A todo ello, se le suma las numerosas irregularidades que se llevaron a cabo estos años: exceso de edificabilidad, construcción en zonas destinadas a uso público, autorización en zonas no urbanizables. Todo ello deriva en que la solución para cada uno sea diferente, aunque con un matiz común: todas las edificaciones fueron construidas durante el 'esplendoroso' mandato de Jesús Gil y Gil, que aprovechó que la Ley no era un requisito imprescindible para realizar dichas obras.

Ahora, quince años más tarde, después de haber pasado por diferentes gobiernos, y sin ninguno hacer nada- PP de 2007 a 2015 y de 2017 a 2023, y del PSOE de 2015 a 2017- y se haya ido “heredando” el problema candidatura a candidatura, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha puesto manos en el asunto, dictando en algunos casos sentencia y dando la orden de demolición.

Alcaldesa ‘Titi’Muñoz multada e investigada

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ya multó a la alcaldesa Titi Muñoz, con 1.000 euros,  tras negarse a demoler una vivienda ubicada en la zona de equipamiento comunitario en la urbanización Artola. Desde 2020, el Tribunal Superior de Justicia llevaba requiriendo a Ángeles Muñoz la demolición de un inmueble de la época de Gil y Gil.

tit_munoz

Ángeles 'Tití' Muñoz, alcaldesa de Marbella.

La Fiscalía del Tribunal Supremo investiga a Ángeles Muñoz por su resistencia a cumplir una sentencia, dictada en 2009, que obliga a su ayuntamiento a restablecer la legalidad urbanística demoliendo uno de los múltiples edificios ilegales levantados en la época de Jesús Gil.

Una investigación abierta después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que emitió una orden de demolición en 2020, impusiera una multa de 1.000 euros a Muñoz y remitiera el asunto a la Fiscalía Provincial de Málaga.  Tras estudiar la documentación, la Fiscalía malagueña derivó la investigación a la Fiscalía del Tribunal Supremo, ya que Ángeles Muñoz es senadora y, por tanto, aforada.

Al igual que la alcaldesa “Tití” Muñoz, son muchos los casos con situaciones similares: edificios que por sentencia firme han declarado nula las licencias y que no proceden a demoler los inmuebles. Los afectados por la ilegalidad, piden a los tribunales que ordenen al ayuntamiento que se demuelan los edificios. Según el ayuntamiento, ahora mismo habría alrededor de 600 viviendas bajo la amenaza de demolición.

Demandantes del “urbanismo gilista”

Dentro de las edificaciones que tienen la licencia total o parcialmente nula, se encuentran algunos de los demandantes del urbanismo de Gil, como Belmonsa.  Se trata nada menos que de una edificación de 12 plantas construido durante la época de Gil, de manera ilegal en suelo de viario público y de zona verde, delante de un domicilio particular. Una tramitación de licencia irregular que acabó con la condena a prisión Julián Muñoz y Juan Antonio Roca, entre otros, como autores de un delito de tráfico de influencias.

Pero no es el único caso. Sin ir más lejos, está La Gaviota, un chalé de Antonio Banderas que compró a la locutora Encarna Sánchez, del cual, una parte del terreno del chalé se encontraba sobre suelo destinado al asentamiento de plan urbanístico.

Unas sentencias que deberían cumplirse tal y como establece la ley, pero que según plantea el consistorio, podrían ocasionar una fuerte "crisis social". 

246 millones de euros

Durante los quince años, desde que se produjera la anulación de dichas sentencias, los diferentes gobiernos que han pasado por el ayuntamiento de Marbella, han ido retrasando los procedimientos mediante recursos y escritos procesales. Un hecho que podría haberse llevado a cabo debido al excesivo número de edificaciones ilegales, donde el ayuntamiento no tendría capacidad económica para poder legalizar y poner solución a estas sentencias. Según informaba elDiario.es un informe de noviembre de 2021, los costes de demoler e indemnizar en ocho procedimientos ya iniciados ante el TSJA superaban los 246 millones de euros. Un proceso que concluye como "inasumible", y a que duplicaría la deuda ya existente, de 271 millones de euros.  En este momento, Marbella licita a contratación para los litigios en el orden contencioso, y la mejor oferta es de 275.000 euros por dos años.

Unas edificaciones consideradas como "toleradas" ya que hasta ahora, ninguna administración publica ni particulares, han pedido la nulidad de la licencia que tenga efectos. 

COMPARTIR: