10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El director de elcierredigital participó en el programa de ETB donde Corinna Larsenn afirmó que "hay una campaña franquista de ocho años contra mí"

Estas son las claves de la investigación al Rey Emérito por las comisiones del AVE a La Meca

Juan Carlos I y el Rey Salman de Arabia Saudí.
Juan Carlos I y el Rey Salman de Arabia Saudí.
La suerte parece estar echada, Juan Carlos I, el Rey Emérito será finalmente objeto de investigación por el uso dado al supuesto dinero recibido por el cobro de comisiones por su intermediación en la construcción del AVE a La Meca en Arabia Saudí. Los fiscales del Tribunal Supremo han comenzado a investigar si hay o no delito fiscal y de blanqueo de capitales detrás del uso de esas comisiones y el uso dado al mismo. Mientras que Corinna Larsen sigue en su campaña contra la monarquía española.

La Fiscalía del Tribunal Supremo anunció este lunes que iniciaba diligencias de investigación que afectan directamente a Juan Carlos de Borbón, Rey Emérito de España, dentro de la instrucción judicial por las presuntas comisiones cobradas tras el famoso AVE a la Meca.

Según explica la Fiscalía, fue el pasado 5 de junio cuando la Fiscal General del Estado (FGE), Dolores Delgado, dictó un decreto en el que designa para esta investigación al fiscal de Sala del Tribunal Supremo de la especialidad de delitos económicos, Juan Ignacio Campos, que será auxiliado por otros dos fiscales. Ahora deberá valorar si los hechos que afectan al Rey Emérito son constitutivos de delito o no. Pero siempre cometidos después de junio de 2014, momento en el Rey Juan Carlos I perdió su condición de inviolabilidad debido a su abdicación oficial. 

¿Pero en realidad cuál es el ámbito de investigación de la Fiscalía? Desde este momento se abren varios escenarios posibles. Primero, fueron los fiscales Anticorrupción los que enviaron esa causa al Supremo, porque aunque la figura de don Juan Carlos no es actualmente inviolable, sí está aforado y, por tanto, cualquier cuestión que le afecte debe ser dilucidada ante el Alto Tribunal.

Es necesario aclarar que, en ningún caso, las investigaciones afectan en concreto al presunto delito de prevaricación por el cobro de comisiones, ya que en todo caso sí se hubiera producido lo sería durante su Jefatura del Estado y antes de su abdicación en 2014, cuando su figura era todavía inviolable por la Constitución española.

Por ende, la Fiscalía del Supremo solo debe dilucidar si hay algún delito fiscal y de blanqueo de capitales que investigar. Y luego si los hubiera, ver cómo se habrían producido estos supuestos delitos. Por ejemplo, si el Rey Emérito invirtió ese dinero y cómo. Y en consecuencia si le dio algún tipo de beneficio que nunca declaró. Así como también la procedencia de ese presunto capital recibido, por si fuera de origen ilícito.

Así lo deja claro la nota difundida por la Fiscalía, la investigación se centra en “delimitar o descartar la relevancia penal de los hechos” que ocurren con posterioridad al mes de junio de 2014, momento en el que Juan Carlos I abdicó en su hijo Felipe VI y dejó de estar protegido por la inviolabilidad que el artículo 56.3 de la Constitución española reconoce al jefe del Estado. En ningún caso a Juan Carlos I se le podría atribuir el supuesto cobro de comisiones por su cargo, porque esa investigación se situaría en la etapa en la que don Juan Carlos todavía era el jefe de Estado. Pero sí se podría investigar cómo se ha movido ese dinero desde la abdicación en junio de 2014 y si lo ha declarado al Fisco español.

Esta investigación comenzó en la Audiencia Nacional tras la confesión en Londres en el año 2016 de Corinna Larsen, otrora amiga íntima y personal del Rey Emérito, al excomisario investigado y en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, sobre las presuntas irregularidades que pudieron cometer empresarios españoles, y el propio don Juan Carlos, en la adjudicación del contrato de ampliación de la construcción del AVE a La Meca.

El Rey Juan Carlos.

La Fiscalía del Tribunal Supremo asume así la investigación derivada de las diligencias que abrió en su día Anticorrupción por las presuntas comisiones irregulares cobradas en la construcción del Ave a la Meca, al conocer que una de las personas involucradas en los hechos investigado sería presuntamente el Rey Emérito don Juan Carlos, según declaró Corinna Larsen.

Vuelve Corinna en ETB

Corinna Larsen ha vuelto a pronunciarse sobre las supuestas amenazar que habría recibido por parte de los Servicios Secretos españoles y del que durante años fuera su pareja, el Rey Emérito español. La comisionista alemana se despachó a gusto respondiendo a varias preguntas de la televisión autonómica vasca, ETB, para el reportaje El virus de la Corona emitido en el canal en castellano de la televisión euskalduna dentro del programa 360 grados.

Precisamente, el director de elcierredigital.com, Juan Luis Galiacho, participó en este programa de ETB donde Corinna Larsenn afirmó que "hay una campaña franquista de ocho años contra mí". El reportaje repasaba a lo largo de 53 minutos el posible horizonte judicial de Juan Carlos I después de que el Fiscal Anticorrupción de Suiza, Yves Bertossa, enviara una comisión rogatoria a España en el marco de una investigación por un supuesto blanqueo de capitales.

Fue coincidiendo con las investigaciones iniciadas por la Fiscalía del país helvético, cuando la prensa extranjera comenzó a destapar el que durante años ha sido un rumor muy extendido en todos los círculos de poder del Estado español, la posible fortuna en el extranjero, valorada por algunos en unos 800 millones de euros, del que fuera monarca durante casi cuatro décadas.

Estos problemas, provocaron la ruptura total entre Juan Carlos I y el actual Rey Felipe VI, deseoso de separar su imagen de los escándalos de su padre, y sobre todo después de que el diario británico The Telegraph publicara que el actual monarca aparecía como el segundo beneficiario de la Fundación 'offshore' Lucum, radicada en Panamá, una sociedad que figura como titular de la cuenta bancaria donde se ingresó la supuesta donación de 65 millones de euros del Rey de Arabia Saudí, Abdulllahbin Abdul Aziz Al Sud, a su padre, el Rey Emérito Juan Carlos de Borbón. 

Por su parte Corinna sigue su carrera hacia delante en sus críticas y acusaciones tanto a su exapareja real como como a los servicios de espionaje españoles del CNI. “Ciertas personas dentro de los servicios secretos españoles y de la Casa Real han emprendido una campaña franquista de ocho años contra mí y mis hijos. He recibido amenazadas de muerte, estoy bajo vigilancia constante, estas personas trataron de separarme de mis hijos y destruir mi red de relaciones. Mis casas han sido forzadas, me han enviado mercenarios, me han robado mis documentos personales y se ha emprendido una campaña de desinformación muy extensa en los medios de comunicación para destruir mi reputación. ¿Me siento amenazada? Sí”, ha declarado al canla ETB la comisionista alemana, con residencia actual en Londres.

Juan Carlos I. 

El nombre de Corinna Larsen relacionado con los negocios del Rey Juan Carlos I ya apareció cuando en 2018 se hicieron públicas unas conversaciones a tres entre la entonces la princesa alemana, el excomisario Villarejo y el empresario Juan Vilallonga, expresidente de Telefónica durante la época de José María Aznar del que era gran amigo.

Corinna Larsen aseguró entonces estar convencida de haber sido usaba por el monarca como testaferro. ¿Estaba adelantando acontecimientos la alemana y poniéndose la tirita antes que la herida para preparar su defensa?

Lo cierto es que la que fue pareja durante casi una década de Juan Carlos I está también en el punto de mira de la Justicia suiza ya que el rastro de las supuestas comisiones del Rey por mediar a favor de las empresas españolas para la adjudicación de la construcción del AVE a La Meca llega hasta una cuenta en Fly Bank a nombre de la ‘amiga entrañable’. 

La Fiscalía suiza considera en sus investigaciones que 100 millones de dólares llegaron a una cuenta abierta en Suiza por la Fundación Lucum, radicada en Panamá, procedentes de una aportación del rey saudí Abdul Aziz Al Saud, amigo de Juan Carlos de Borbón, quién sería el único beneficiario verdadero de esa fundación. De ahí pasaron al banco suizo Mirabaud, hasta que en 2012 los responsables pidieron que se retirasen esos fondos por cuestión de imagen e investigación fiscal.

Ese mismo año, meses después de la ruptura "oficial" del Rey Émerito con Corinna Larsen a consecuencia del escándalo de la cacería de Botswana, parte de este dinero, en total 65 millones de dólares, salió con destino hacia una cuenta de la exprincesa alemana. Esta cuenta estaba en otro banco suizo, pero con filial en Bahamas. Aunque el monarca español habría reservado un millón de dólares para otra “antigua amante” residente en Ginebra, la decoradora mallorquina Marta Gayá, según publicó en su día la prensa suiza.

Yves Bertossa. 

Hasta ahora Corinna había señalado al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y a quien fuera su director, el general Félix Sanz Roldán, como autores de las presuntas amenazas recibidas presonlamente en sus residencias de Mónaco y Londres. Amenzas, que segun la comisionista, habrían recibido tanto ella como sus hijos. Ante esta siuación, parece que la supuesta princesa alemana ha decidido extender la sombra de la duda al Rey Emérito español en lo que podría ser una estrategia medidad de defensa.

Por ahora, ya ha  logrado que Juan Carlos I sea finalmente objeto de investigación por el uso dado al supuesto dinero recibido por el cobro de comisiones por su intermediación en la construcción del AVE a La Meca en Arabia Saudí. Los fiscales del Tribunal Supremo ya han comenzado a investigar si hubo o no delito fiscal y de blanqueo de capitales trás del cobro de esas comisiones y el uso que se dió al mismo. Mientras que Corinna Larsen sigue en su campaña contra la monarquía española.  

El abogado de Corinna es un famoso letrado inglés James Lewis, que representa también los intereses de Estados Unidos ante los tribunales del Reino Unido en el proceso de extradición de otro nombre polémico: el de Julian Assange, creador de Wikiliks y perseguido por las autoridades americanas por sus filtraciones a la prensa de documentos secretos. .

COMPARTIR: