29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El único juzgado y condenado por la muerte de Miriam, Desiree y Antonia fue arrestado en Barcelona mientras que Ricardo Anglés sigue sin aparecer

Así viven los responsables del crimen de Alcàsser después de 30 años: Miguel Ricart, detenido ahora por narcotráfico

El Cierre Digital en Miguel Ricart con el aspecto que tenía en 2013.
Miguel Ricart con el aspecto que tenía en 2013.
El pasado martes ha sido detenido en Barcelona Miguel Ricart, el único condenado por los crímenes de las niñas de Alcàssser. Ricart presuntamente esta involucrado en un delito de tráfico de drogas tras encontrarle dentro de un narcopiso con varios gramos de cocaína.

Los agentes de Barcelona y los Mossos d’Esquadra llevaban varias semanas vigilando un narcopiso en el barrio del Raval y, finalmente, el pasado martes entraron con una orden judicial. Dentro del piso encontraron varios gramos de cocaína y de heroína, preparados para la venta, y detuvieron a dos de los tres hombres que se encontraban en el piso. 

Uno de ellos resultó ser Miguel Ricart, de 53 años, el único condenado por la violación y el asesinato de las niñas de Alcàsser, con un aspecto físico muy distinto del que tenía cuando salió de prisión en 2013.

Quién es Miguel Ricart

Miguel Ricart Tárrega es el único enjuiciado y condenado por los crímenes de Alcàsser. El 5 de septiembre de 1997 fue condenado a 170 años de prisión como autor de tres delitos de asesinato y cuatro continuados de violación, en concurso con tres delitos de rapto, así como al pago de las costas y a la multa de cincuenta millones de pesetas a cada uno de los padres y madres de las víctimas y, en el caso de la madre de Desirée Hernández, además, tendría que haber pagado otros cincuenta millones por el fallecimiento de su esposo con posterioridad a los hechos.

El 29 de noviembre de 2013, con 44 años, Ricart salió de la cárcel después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos anulara la doctrina Parot.

6102_ricart_detenido

Miguel Ricart, único juzgado por el crimen.

Hijo de Miguel Ricart y Encarnación Tárrega, tuvo que afrontar la muerte de su madre cuando sólo tenía 6 años. Lo poco que se conoce de su infancia es que estudió en el colegio de niños Huérfanos de San Juan Bautista Junto a su hermana Encarnación, hasta que cumplió 13 años. Fue al finalizar quinto curso de EGB cuando consiguió una beca para estudiar en régimen de internado en la Universidad Laboral de Cheste. Ahí fue donde todo cambió.

Según contaba la revista valenciaculture.com Ricart pasó de ser un estudiante ejemplar a frecuentar malas compañías y con 16 años ya salía por las discotecas de Valencia y comenzó a tener contacto con las drogas y el alcohol.

Con solo 18 años comenzó una vida en común con su novia Loli en Benetússer, provincia de Valencia. Con ella tuvo en 1990 a su única hija, Rosa, pero abandonó el hogar familiar en 1991, seguramente harta de los problemas de toxicomanía de Ricart. 

Antecedentes penales de Miguel Ricart

Ricart, en contra de lo que pudiera pensarse, no tenía antecedentes penales muy graves, apenas el robo de dos coches en 1992. Su relación con Antonio Anglés (autor material de los hechos de la niñas de Alcàsser) comenzó tras conocer a Loli, ya que Antonio Anglés era quien facilitaba las drogas a Ricart y acabaría viviendo con él tras abandonar a su mujer e hija.

Tras salir de la cárcel en 2013 Ricart se dirigió a Madrid, donde fue localizado en una pensión por un equipo de Telemadrid, allí permaneció cuatro días, hasta el 4 de diciembre, que tomó un AVE en dirección a Córdoba. Luego viajó en compañía de un sacerdote hasta Barcelona en autobús. Allí se le perdió la pista en la estación de autobuses Barcelona Norte, hasta ahora. Tras su salida de la cárcel nunca contactó con su hija Rosa, o eso dijo ella.

A Ricart solo le quedan cinco familiares, además de su hija Rosa, su hermana Encarna y tres hijos de ésta, sus sobrinos. Son los únicos allegados que le podrían prestar ayuda. La única que quiere saber algo de él todavía es su hija, que ha manifestado en muchas ocasiones que desearía reunirse con su padre "para escuchar sus explicaciones". 

El caso Alcàsser

El triple crimen de Alcàsser es uno de esos asuntos que vuelven puntualmente a la actualidad de la España más negra. Miriam GarcíaToñi Gómez y Desirée Hernández tenían entre 14 y 15 años cuando fueron secuestradas, violadas y torturadas hasta la muerte. Las jóvenes fueron vistas por última vez el 13 de noviembre de 1992 cuando se dirigían desde Alcàsser, la localidad valenciana donde residían, a la discoteca Coolor, en Picassent.

Hicieron autoestop y, a la salida de su pueblo, una pareja, Francisco Hervás y Mari Luz, las recogió y las dejó en la gasolinera Marí Picassent. Allí, una vecina aseguró haberlas visto subirse a un coche blanco con cuatro personas a bordo. Pero las jóvenes nunca llegaron a la discoteca. Su rastro se desvaneció. 

12786_5602_alcasser_apertura

Las niñas de Alcásser.

Comenzaba entonces una intensa búsqueda que terminó dos meses después, el 27 de enero de 1993, cuando dos apicultores hallaron los cadáveres semienterrados de las jóvenes en un paraje de difícil acceso conocido como La Romana, el mismo en el que, en 2019, una pareja encontraba restos óseos que pertenecían a una de las niñas. 

El asesinato de Toñi, Míriam y Desirée en 1992 pasará a la historia como uno de los crímenes más atroces de la España del siglo XX. Sus dos autores probados, Miguel Ricart y Antonio Anglés, corrieron suertes diferentes. El primero fue detenido y condenado a 170 años de prisión, pero el segundo huyó y continúa en paradero desconocido hasta el momento. Su caso está judicialmente cerrado, pero policialmente no completado. Hasta el momento, existen dos versiones probables extendidas sobre su paradero.

Quién es Antonio Anglés

Anglés es un apellido maldito en España. Antonio es el hombre más buscado del país desde que hace 29 años violara, torturara y matara con saña junto a Miguel Ricart a Toñi, Desireé y Miriam. Sus hermanos han abandonado el apellido paterno y optado por usar el de su madre: Martins. Una forma de intentar pasar desapercibidos a lo largo de un cuarto de siglo en el que las cosas les han ido bien en los negocios y tratando de huir de los medios que tan bien los pagaron en los años 90.

20081_angles-kewh-u501801143403kce-624x385diario_sur

Antonio Anglés

Cuando el 27 de enero de 1993 se descubrieron los cuerpos de Toñi, Miriam y Desireé también se encontró un volante médico a nombre de Enrique Anglés. La policía no tardó en presentarse en el domicilio familiar. Fue en ese momento en el que se produjo la fuga de Antonio y la detención de Miguel Ricart que se presentó en la vivienda con una bolsa de naranjas. Fue detenido junto a Enrique.

Pronto la policía descubrió que Enrique tenía un retraso cognitivo y que no tenía nada que ver con el asunto, aunque en un primer momento aseguró haber matado a las niñas porque había estado con ellas en la discoteca Coloor y éstas se habían negado a tener relaciones con él. Era uno de sus habituales delirios.

El volante médico había sido usado por Antonio Anglés para obtener un medicamento necesario para tratarse una enfermedad venérea. Usar el nombre de su hermano era habitual en Antonio y más estando fugado de prisión como era su caso.

Dónde está Antonio Anglés

El rastro de Antonio Anglés se perdió en 1993 en la bahía de Dublín, cuando viajaba como polizón en un barco. El pasado mes de septiembre, un oficial del 'City of Plymouth' confirmaba que el presunto autor del triple crimen, al que se le atribuyen los delitos de rapto, violación, asesinato, inhumación de cadáver y tenencia ilícita de armas, estuvo a bordo de la embarcación. El oficial aseguró que Anglés huyó en aguas irlandesas y evadió el cordón policial en el puerto de Dublín, desmontado de este modo una de las principales hipótesis de la investigación, que sostiene que el fugitivo murió ahogado. 

Angles-envejecido2

Antonio Anglés con el aspecto actual que tendría en una recreación.

El juzgado de instrucción número 6 de la localidad valenciana de Alzira, que mantiene abierta la investigación del caso, autorizó hace varios meses el uso del perfil de Antonio Anglés en una operación para localizar al fugitivo, dado que, según el escrito remitido al Juzgado, es "una persona de gran interés policial sobre el que, tras diversas gestiones, no ha podido establecerse su localización".

COMPARTIR: