01 de junio de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El abogado de César Román, Javier Notivoli, señala que su cliente es “total y absolutamente inocente”

Las sospechas que apuntan al Rey del Cachopo como el posible asesino de Heidi Paz y su verdadera relación con ella

La postura actual de César Román complica la resolución del caso que investiga el Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional y que a día de hoy sigue con muchos puntos sin esclarecer e importantes contradicciones

El Rey del Cachopo, tal y como lo bautizó El Cierre Digital cuando desveló en primicia este caso a principios de octubre,  ha pasado su primera noche en el centro penitenciario de Zuera (Zaragoza), después de no haber podido prestar declaración en el Juzgado de Guardia por constar un auto donde se ordena la búsqueda y detención de esta persona y la inmediata puesta a disposición del Juzgado número 32 de Madrid

Horas antes, su mediático abogado, Javier Notivoli, que fue defensor de Santiago Mainar el asesino del crimen de Fago, había señalado que su cliente "conoce los hechos que se le imputan, un delito de asesinato, y me asegura que es total y absolutamente inocente de los cargos que se le imputan".

Aunque el caso sigue bajo secreto de sumario, la investigación que desarrolla el Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional de Madrid aún no tiene ninguna evidencia clara que confirme sin dudas que es el asesino de su última pareja, la hondureña Heidi Paz.  Sin embargo, la investigación policial indica cree que él es el asesino, pero todavía habrá que despejar una serie de dudas que se intentarán resolver en breve.

Sus problemáticas relaciones de pareja

La vida sentimental de César Román Viruete ha sido algo más que problemática. El Rey del Cachopo conoció en abril a Heidi Paz, camarera de su último restaurante en el barrio madrileño de Malasaña. Fue un flechazo. César Román rompió un compromiso matrimonial (con fecha cerrada de boda para el 18 de mayo) con la que era entonces su compañera, Sara, con la que vivía en Cubas de la Sagra (Toledo).

El Rey del Cachopo cuando anunció su boda con Sara semanas antes de abandonarla por Heidi (Facebook)

Esta ha sido una de las tónicas en la turbulenta vida de César, las rupturas, casi siempre traumáticas. Un punto avivado en los últimos días con Nati, su pareja antes de Sara, con la que tiene una hija y la persona con la que también abrió su primer restaurante, A Cañada, en el barrio de Lavapiés. Con Nati existe una orden de alejamiento como se ha destacado también en estos días. Su ruptura no fue buena como tampoco fue con Sara. César en los últimos meses no dejaba de afirmar que se sentía agobiado por ambas, nunca por Heidi con la que compartía desventuras hasta su desaparición.

César Román también tiene un hijo de una relación anterior del que no tiene apenas contacto. “Es muy pasional”, afirma su círculo íntimo, “y esto puede haberle perdido”. Desesperado y sin dinero, pudo haber acabado con la vida de Heidi, aunque nadie de los que le conoce ve motivación para ello, no les cuadra a sus más cercanos que como en otras ocasiones creen que “hubiera huido sin mas”. Tampoco les consta las amenazas a Heidi que su familia asegura que había realizado.

¿Pudo acabar con la vida de Heidi sin ayuda?

Pero la gran duda está en como pudo matar él solo a Heidi y descuartizarla. Su complexión mucho más pequeña que la de su pareja no solo complica el propio asesinato, sino todo lo acontecido posteriormente, tanto descuartizarla como su posterior traslado.

Conocer cómo se trasladó el torso de Heidi a la nave de Usera es uno de los puntos claves de la investigación (El Cierre Digital)

César Román no tiene ni siquiera carné de conducir. Parece difícil que haya cogido un taxi para llevar el torso hasta Usera u otro medio de transporte público desde el lugar desconocido en el que habría descuartizado al cuerpo. Al menos sin ayuda.

¿Por qué se deshizo del torso en uno de sus locales?

Si quieres deshacerte de un cuerpo, borrar todas las huellas, incluso los implantes que Heidi tenía (un punto que si denota un claro conocimiento de la asesinada), parece chocante que lo hagas en un local que es de tu propiedad.

Para eliminar los huesos la temperatura a la que tenía que haberse sometido los restos tenía que haber sido mucho mayor, imposible conseguirlo echando gasolina y prendiéndole fuego. Con la sosa y el fuego, aunque hubiera conseguido imposibilitar los análisis de ADN de los restos (algo que no consiguió) nunca habría ocultado que eran unos restos de mujer y relacionado con la desaparición de Heidi. ¿Por qué llevar el torso a Usera? ¿Qué hizo con el resto del cuerpo?

Si no quería haber dejado ninguna sospecha lo lógico es que nunca hubiera dejado los restos en un lugar que le comprometía de forma directa.

Giovanni, algo más que su chófer

Aunque se haya intentado afirmar que “Giovanni” (Juan es su verdadero nombre) era solo una persona de seguridad que ocasionalmente hacía de chófer y que ayudaba a César Román recogiendo a su hija los fines de semana que convivía con ella (El Rey del Cachopo no podía por la orden de alejamiento) su relación era mucho más cercana.

Su abogado incluso ha salido en televisión afirmándolo. Pero Giovanni, de 100 kilos y 2 metros de altura, con el que supuestamente compartía un pasado ultraderechista, según todas las personas que han trabajado con César Román era su escolta, su chófer, no solo ocasional, y especialmente su hombre de confianza.

Además, tal y como nos señalan a El Cierre Digital, siempre tuvo gran interés, incluso mucho antes de saltar la noticia de la desaparición de César Román, de informar a todas sus personas cercanas como socios y colaboradores que tuvo contacto con él hasta el día 13 al mediodía, el mismo momento en que apareció el torso de Heidi.

Sin conocer aún donde se cometió el asesinato, ni el lugar donde se han deshecho las extremidades y la cabeza de Heidi, ni siquiera las motivaciones que llevarían a la cruel muerte de Heidi quedan muchos puntos por esclarecer. Este lunes previsiblemente César Román será trasladado a Madrid donde el Juzgado número 32 continuará los interrogatorios para intentar avanzar en una investigación que se antoja complicada.

COMPARTIR: