20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Policía estudia la posible vinculación de este hecho con el asesinato de la mujer cuyo torso apareció calcinado en agosto en el barrio de Usera

Desaparece el conocido empresario de restauración de Madrid César Román Viruete, el “rey del cachopo”

El hostelero, conocido actualmente por regentar cinco sidrerías en Madrid donde el plato estrella es el cachopo, este conocido producto asturiano, tuvo el último contacto con su familia el pasado 30 de julio, aunque personas cercanas a su circulo afirman que las ultimas conversaciones coinciden en el tiempo con la aparición del torso quemado en una nave que él tenía alquilada

El polémico hostelero vasco, aunque afincado en Madrid, César Román Viruete, dueño de la cadena de sidrerías A Cañada Delic, llevaba desaparecido desde el 30 de julio, fecha en la que se produjo el último contacto con su familia. La desaparición es un misterio con muchas incógnitas pero con un nexo que preocupa a su entorno: la aparición de un torso quemado dentro de una maleta en una nave del barrio madrileño de Usera que, como ya informó El Cierre Digital, tenía alquilada y en la que quería construir “El palacio del Cachopo”.

El pasado 13 de agosto se encontraron los restos del torso semicalcinado de una mujer en una nave industrial de Usera. El olor a quemado sorprendió a los vecinos de los edificios cercanos que llamaron inmediatamente a los bomberos, los cuales tardaron apenas unos minutos en extinguir las llamas porque se trataba de un incendio de pequeñas dimensiones. Cuando llegaron los efectivos de la Policía Nacional se dieron cuenta de que no había sido un fuego accidental, sino que habían tratado de hacer desaparecer restos humanos dentro de una maleta, en concreto el torso de una mujer junto a un gran charco de sangre.

No se descarta ninguna hipótesis

La difícil investigación de unos restos humanos sin extremidades ni cabeza en la que poder usar una huella dactilar o radiografía dental está llevando a que la Policía se centre en otras pruebas, como porqué se intentó deshacer del cuerpo dentro de un local cerrado. Esta es la primera pista que tiene una posible vinculación con César Román Viruete, ya que el local estaba alquilado por él.   

La otra es la coincidencia entre fechas. Cesar Román, dejo de contactar con su familia el pasado 30 de julio, en concreto con su hija de su último matrimonio, su gran debilidad, pero fuentes cercanas nos señalan que habría seguido contactando con algunos de sus socios en los primeros días de agosto y que el teléfono habría estado operativo hasta el día en el que apareció calcinado el torso de la mujer en Usera.

Una trayectoria controvertida

Actualmente están abiertas todas las posibilidades sobre el motivo de desaparición de Cesar Román. En los últimos meses fue cerrando sus locales A Cañada Delic, como el que abrió en la calle Caunedo (cerca de Arturo Soria y la calle Alcalá), o el mas emblemático, de Alonso de Barco, en embajadores.

Esta práctica ya la había repetido en otras empresas que regentó en el pasado, y es que César Román ha ido acumulando decenas de demandas de impago de salarios y especialmente de deudas con la Seguridad Social.

En los últimos años su trayectoria parecía que había encauzado su trayectoria empresarial, pero algunos datos nos llevan a pensar en lo contrario. Si buena parte de su éxito se basó en haber sido galardonado con un premio al mejor cachopo de España, pocos meses después incluso se puso en duda la veracidad del mismo con un documental con más de 50.000 visitas en YouTube. Además, las críticas negativas a su restaurante y la calidad del servicio se multiplicaban.

Román había empezado a trasladar sus activos, que algunos valoran en 1,5 millones de euros a nuevas empresas. Actualmente administraba cuatro: Kitcken Norcantabrica SL (desde julio de 2014), A Cañada Embajadores SL (desde enero de 2016) y las que más recientemente cogió las riendas como Inverdelic SL (desde enero de 2018) y Delice Experience SL (abril de 2018).

La investigación avanza y ya sea por huida voluntaria o forzosa, relacionada con problemas económicos, deudas o incluso otros negocios ilícitos, todas las hipótesis están abiertas.

COMPARTIR: