23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El extraficante gallego ofrece en su web desde zapatillas a camisetas bajo la marca de "LANÉCORA" en referencia a la famosa operación de narcotráfico

Laureano Oubiña se lanza a hacer la competencia a Amancio Ortega: Vende su propia marca de ropa

Laureano Oubiña en 2018.
Laureano Oubiña en 2018. / El Cierre DIgital
Laureano Oubiña a los 75 años sigue reinventándose desde la polémica publicación de sus memorias 'Toda la verdad'. Ahora el pontevedrés, que pasó 33 años en prisión condenado por el tráfico de hachís y tabaco, ha lanzado una línea de ropa bajo la marca denomina LANÉCORA en clara referencia a la famosa operación contra el narcotráfico que a principios de los años 90 convirtió a Baltasar Garzón en el juez más famoso de España. A través de su web, Oubiña vende camisetas, zapatillas o sudaderas.

Laureano Oubiña es uno de los nombres más controvertidos de la crónica de sucesos en nuestro país. Con sólo citarlo se invocan una serie de etiquetas que, a veces, no son tan reales como el acerbo popular imagina. El propio Oubiña, nacido en Cambados (Pontevedra) hace 75 años, se define así mismo como un "extraficante arrepentido" aunque nunca ha tolerado que le impongan el prefijo de narco. En su propia web asegura que fue contrabandista "de tabaco, gasoil, café y ex-traficante de hachís". Siempre ha negado que hiciera lo mismo con la "fariña" (cocaína). 

Lo cierto es que el pontevedrés pasó 33 años en prisión. Desde que saliera de ella ha reconducido su vida, entre otras cosas, publicando un libro de memorias Toda la verdad que, en ocasiones, le ha llevado a sufrir censura en su propia tierra, Galicia. En el libro narra su experiencia en el microcosmos del contrabando en el noroeste de España y su relación con la Justicia y con los partidos políticos. 

Nadie le puede negar a Oubiña su capacidad de emprendimiento. Desde la web en la que vende su libro autobiográfico hace lo propio con su línea de ropa bajo el nombre de marca LANÉCORA en lo que muchos interpretan como un guiño a la famosa Operación contra el narcotráfico cuya instrucción catapultó a la fama al juez Baltasar Garzón y que se saldó con más ruido mediático que efectividad en cuanto a condenas. Evidentemente, el logo de dicha marca es un dibujo del susodicho crustáceo decápodo. 

Una de las camisetas de LANËCORA: 

Camisetas, cazadoras, chaquetas, calzado, gorras o polos son los tipos de productos que se pueden adquirir por precios que se mueven entre los 10 euros (camisetas) y los  60 euros. Especialmente llamativas son las camisetas en las que se pueden leer frases como "antes muerto que chivato", "Nunca hai dúas sen tres" (Nunca hay dos sin tres), "O que tal teño que facer para non ter que voltar ao mar" (Lo que tengo que hacer para no tener que volver a la mar), "Vivan los caballos, también de mar" o "Transportes Oubiña"

Éste es sólo uno de sus negocios de venta pues en su web también se puede adquirir vino bajo la etiqueta Rumbo Cero. Por otro lado, también se ha lanzado al mundo de la producción musical, en concreto, del rap, al que el gallego es muy aficionado. Su rapero favorito es conocido como El Puto Coke. Una vez más, Nécora es el nombre elegido para titular la canción de este artista también gallego como Oubiña. En su caso de Vigo. 

El cantante y Laureano se pusieron en contacto a través del canal de YouTube de Oubiña Desmontando Fariña, en el que desarmaba el relato de la serie de Atresmedia basada en el libro Fariña del periodista Nacho Carretero. Una producción que el propio Laureno llevó a los tribunales por las, según Oubiña, inexactitudes sobre su biografía que contenía la serie.

Las confesiones de Oubiña

En 2019 Laureano repasó parte de esa vida en una larga entrevista para Elcierredigital.com. Así recordaba su largo paso por la prisión: "Me he perdido todo, desde bodas, bautizos, comuniones, nacimientos, muertes... Mi primer ingreso fue en el año 1981, con 35 años. Me vino todo seguido y no vale la pena ni un solo minuto de cárcel. La cárcel no la cambio por nada, es lo peor....de verdad que no, si tuviera que volver a lo mismo tengo claro que no merece la pena pasar ni un minuto de cárcel por recibir todo lo que obtienes a cambio".

Reflexionaba también en esa conversación sobre si se consideraba o no un contrabandista arrepentido. "El arrepentimiento no vale de nada, ¿de qué vale? En 72 años que tengo...¿pasar 33 años de cárcel realmente vale la pena? Decir que uno se arrepiente no vale de nada, otra cosa es si me preguntas si volvería a hacer todo lo que hice, ahí ya te digo que nada, nada, aunque supiera que no me van a pillar.... no repetiría", aseguraba.

Durante la entrevista hablaba claro sobre su relación con los partidos políticos: "Durante la Transición financié a la UCD de Adolfo Suárez, les di 36 millones de pesetas que me devolvieron una a una, incluso quisieron pagarme intereses, que rechacé. Yo me considero de centro y creo que nunca tendremos un presidente como Suárez. Luego financié a la AP de Fraga en Galicia, con 13 millones de pesetas, hasta 1982 o así. Estos nunca me devolvieron nada. Ni las gracias. Como traficante nunca di dinero a nadie, eh, que conste. No olvidaré nunca que después de la Operación Nécora, Fraga fue con las cámaras frente a mi casa a mover el dedo señalando y diciendo que no querían narcos en Galicia y que había que meterlos en la cárcel de por vida, justo en la puerta del mismo restaurante donde habíamos comido juntos una semana antes. Los políticos, ya sabes cómo son".

No podía faltar en la entrevista su particular juicio por el exmagistrado Baltasar Garzón que tanto marcó parte de su devenir. “Es un 'comebalde, una persona que come gratis. Ese nunca ha sido un juez. Quien sí es un juez es Luciano Varela Pérez, que llevó parte de la Nécora y el no vio el mínimo resquicio para detenerme, aunque nos tenía enfilados a los contrabandistas. Ese sí era un juez. Si hubiese tenido que meter en la cárcel a su madre, la hubiera metido. Si hubiera visto el mínimo resquicio nos jode a todos. Yo quiero jueces así, no estrellas de la televisión. Mi experiencia con Garzón siempre ha sido nefasta", aseguraba. 

Una opinión diametralmente distinta a la que mantenía sobre el controvertido narcotraficante Sito Miñanco. "Era amigo hace 40 años y lo sigue siendo. Yo no sé lo que hizo, ni me interesa, porque no soy policía ni juez. Sorpresas me llevé mil. Mucha gente se arrimó por interés y cuando vieron que no había nada se fueron. Hoy también tengo otros amigos, ahora que no tengo nada y son amigos. En mi cabeza me queda mucho recuerdo aún", mantenía Oubiña. 

COMPARTIR: