29 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La antena que registró la última geolocalización del teléfono del padre de las niñas de Tenerife se encuentra en un edificio en el centro de La Laguna

La jueza se inhibe mientras mantiene la orden de búsqueda internacional de Tomás Gimeno al no haber indicios de su paradero

El Cierre Digital en Foto montaje de Gimeno.
Foto montaje de Gimeno.
ElCierreDigital.com, a través de Peritos Tecnológicos Forenses con experiencia judicial, ha averiguado dónde se encuentra la antena que señala la última conexión telefónica de Tomás Gimeno la noche de su desaparición, el pasado 27 de abril. Según el auto del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Güímar, esta geolocalización del padre de Anna y Olivia, se produjo a las 02:28 de aquella madrugada en la Plaza del Adelantado, en La Laguna.

Elcierredigital.com ha avanzado la reconstrucción de las últimas comunicaciones de Tomás Gimeno a través del geoposicionamiento de su teléfono móvil  durante la noche del 27 de abril, justo antes de su desaparición. Según el auto de la juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Güímar, la última conexión desde el dispositivo de Gimeno se produjo a las 02:28 de aquella madrugada en la Plaza del Adelantado, en La Laguna.

Estos datos, arrojan la hipótesis de que el padre de Anna y Olivia podría haber sido geolocalizado aquella noche en La Laguna, al menos, el dispositivo de Gimeno se conectó con el repetidor del centro urbano de este municipio. Según estos datos, la última conexión se produciría, supuestamente, en tierra firme, no en el mar o a bordo de su embarcación aunque la juez en el auto, deja abiertas todas las posibilidades.

El mandato judicial ordena que "el padre de las pequeñas no se sustraiga de la justicia por presunto homicidio agravado hacia sus hijas" y por un delito de violencia de género contra su expareja y madre de las menores, Beatriz Zimmerman.

A través de Peritos Tecnológicos Forenses en activo con experiencia judicial y en función de la información que revela el auto del Juzgado de Güímar,  elcierredigital.com ha averiguado dónde se encuentra la antena que señala la última conexión telefónica de Tomás Gimeno.

Según la jueza, "la última comunicación con los repetidores fue a las 02:28 horas, con el situado en la Plaza del Adelantado de La Laguna" por lo que estos peritos consultados estiman que "la única antena situada en esta plaza municipal, que se ajusta a esa información se podría localizar en un edificio situado en el perímetro del ayuntamiento, que forma parte del Plan Especial de Protección del Casco Histórico de La Laguna".

La antena situada en la Plaza del Adelantado. 

La triangulación del geoposicionamiento del dispositivo de Gimeno, a su vez, necesita de otras antenas, otros repetidores que aparecen recogidos en el auto judicial, señalan estos mismos peritos.

Por otra parte, estos expertos tecnológicos forenses, también apuntan a la presencia de otras antenas, las más cercanas a la Plaza del Adelantado, que se encuentran en la pista militar San Roque, frente al área de los juzgados en La Laguna, que podría tener varias células para poder realizar las triangulaciones, desde las que se pudo conectar el dispositivo de Tomás Gimeno aquella noche.

Otro de los repetidores en la zona de La Laguna. 

Además, el auto indica que "a partir de las 02:00 horas, los repetidores con los que se conectó (Gimeno), se ubican en la zona de la autopista TF-2, y zona metropolitana de La Laguna", por lo que, señalan expertos en telecomunicaciones consultados, que "la trayectoria descrita por este geoposicionamiento  podrían ubicar estas comunicaciones en el área de estas antenas laguneras".

Habría que destacar igualmente que desde la salida de Tomás, a las 00:27 del Puerto La Marina con su embarcación, la conexión con el repetidor en el área metropolitana de Añaza a las 00:41 hasta la Plaza del Adelantado por la autopista por TF-2, hay 11,5 kilómetros, que se pueden transitar con un vehículo en quince minutos desde Añaza, hasta el centro de la plaza lagunera.

Análisis forense 

Los Peritos Tecnológicos Forenses, consultados por este medio, indican que "es fundamental averiguar dónde está el teléfono, para garantizar la cadena de custodia y enviarlo al laboratorio correspondiente. Es esencial cuidar que no se manipulen los dispositivos móviles, controlar que nadie instale nada en el teléfono".

"Solamente, para preservar la privacidad de las comunicaciones sin vulnerar la normativa, se puede solicitar a través de un mandato judicial la clonación de una tarjeta de un dispositivo móvil, el registro de las llamadas, y el listado de mensajes. Se pide por orden judicial a la teleoperadora la información requerida para acceder a las comunicaciones", explican los peritos.

En el caso de Tomás Gimeno, aclaran, que "cabe la posibilidad adicional de que se haya solicitado el geoposicionamiento de su teléfono móvil, las llamadas que realizó la noche de su desaparición, pues un dispositivo se triangula, localiza la antena exacta desde donde se comunicó, así como las antenas más próximas desde donde pudo comunicarse con su padre, su ex pareja, Beatriz, y algunos de sus amigos".

En otro aspecto, el dispositivo proporciona la información de la tarjeta SIM, de la que se puede hacer un clonado, pero "no significa que el teléfono tenga que estar vinculado a esa persona concreta, por tanto, este es uno de los detalles que se averiguan en un laboratorio", explican.

"Otro dato a tener en cuenta son las telecomunicaciones del barco que tenía Tomás Gimeno, si tenía activado el GPS, pero en realidad, no hace falta tener el teléfono físico para investigar, porque la operadora tiene todos los datos desde donde se hizo el posicionamiento por triangulación,  incluso las llamadas pueden salir por otras antenas que confirman la posición de la comunicaciones realizadas por el teléfono", aclaran, "para lo que necesitan hacer un análisis forense, trabajo del que se encarga la unidad de delitos telemáticos de la Guardia Civil, para evacuar el informe, consultar los datos aportados por la operadora de la lista de llamadas, y la infraestructura de comunicación más próxima perteneciente a las infraestructuras oficiales".

La Secretaria de Estado de Telecomunicaciones, controla las instalaciones oficiales y la regulación de las infraestructuras, indican los expertos.  

Geoposicionamiento marítimo 

 El buque Ángeles Alvariño, realiza la búsqueda del cuerpo de la pequeña Anna, y de su padre, Tomás Gimeno, según el geoposicionamiento del dispositivo móvil, recogido en el auto judicial se conectó con varios repetidores la noche de la desaparición.  

Según estos peritos forenses, "el auto de la jueza mantiene la búsqueda de los cuerpos en el mar, bajo la posibilidad, igualmente, de que el teléfono móvil de Gimeno hubiera conectado con los repetidores de la zona metropolitana Añaza-Barranco-Grande, autopista TF-2, y la misma Plaza del Adelantado, desde su propia embarcación, tras salir aquella noche a las 00.27 horas del Puerto La Marina", subrayan.

"Depende de la orografía terrestre tan complicada que tiene Tenerife, como de las profundidades marinas tan altas en las que se produce el rastreo por el buque oceanográfico, así como de las conexiones desde el mar con los repetidores en tierra, determinar como se triangulan las comunicaciones, realmente como se geoposicionó este teléfono de Gimeno", manifiestan.

"En principio, con la trayectoria marítima de Gimeno aquella madrugada, no tendría que haber dificultad para conectar con los citados repetidores, ya que es una zona costera despejada, pero también hay que tener en cuenta las zonas de sombra, o que no tienen cobertura, por lo que este dispositivo podría haber alcanzado diferentes antenas desde el mar. Incluso, otros expertos estiman que el teléfono de Tomás se conectó con el repetidor de La Laguna a través de los repetidores de la TF-2, ruta que usaría el buque oceanográfico para el rastreo de los cuerpos, siguiendo los datos del auto judicial", dicen en este medio los forenses.

Todas las teoría siguen abiertas 

Por el momento, y hasta que no se produzca el hallazgo de los cuerpos, todas las hipótesis siguen abiertas, incluso la posibilidad de que Tomás estuviera con vida. La búsqueda de los cuerpos de Anna y su padre sigue en el mar sin dar frutos y en las próximas horas finalizará la labor del buque Ángeles Alvariño si no hay nuevos hallazgos.

Las labores de búsqueda se centran en encontrar el cinturón de buceo con el que se habría lastrado el padre de las pequeñas desaparecidas en Tenerife al tirarse al mar, si eso fue lo que ocurrió. 

Javier Durán, criminólogo e investigador forense, indica que, “analizando los últimos movimientos de Tomás Gimeno, como la actividad en su cuenta bancaria, o el hecho de que dejara a su perro en casa de sus padres o su vehículo perfectamente resguardado, y teniendo en cuenta su perfil psicológico, su actitud no encajaría con la de alguien que está pensando en quitarse la vida”. El criminólogo y forense se pregunta, “si sobre las 21.36 horas zarpa, y se supone que en ese primer viaje se deshace de los cuerpos de sus hijas, ¿por qué regresa a puerto para comprar un cargador y tabaco? ¿Por qué no quitarse la vida cuando arroja a sus hijas al mar?” Y añade, "desde una perspectiva psicológica y criminológica, si una persona se quiere suicidar después de haber asesinado a sus hijas, y tal y como dice la jueza en el Auto, para causar el mayor dolor a su expareja, lo habitual es que quiera que su cuerpo aparezca, por el hecho de hacer cargar con la culpa de su muerte a la persona a la que pretende herir. Este tipo de casos, algunos expertos lo catalogarían como suicidio ampliado, en lugar de violencia vicaria.”

“Además, queda la incógnita de lo que ocurre realmente a las 02:28, cuando se pierde su señal. Puede ser que el propio Gimeno se lastre al mar, o que simplemente tire su teléfono. De hecho, aunque sí lo valora en el caso de Anna, la jueza en ningún momento establece en el Auto que Tomás Gimeno haya corrido la misma suerte que la pequeña Olivia, y además acuerda una orden de búsqueda internacional para su detención por la presunta comisión de dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género”.

“En el Auto, en el que aparecen publicados los repetidores que captan la señal del teléfono móvil de Tomás Gimeno, se indica que, por ejemplo, a las 00:41 este se conecta con una BTTC de la zona metropolitana de Azaña y Barranco Grande. Más tarde, en torno a las dos de la madrugada, lo hace en la zona metropolitana de La Laguna y, concretamente a las 02:28 horas, en un repetidor situado en la Plaza del Adelantado, una ubicación que se encuentra muy en el centro de la isla. Por ello, lo lógico sería, partiendo de una línea recta desde el mar hacia tierra, que la señal hubiera sido captada antes por alguna de las antenas situadas más cerca de la costa, como las que se encuentran en Santa Cruz de Tenerife que, por ser la capital, cuenta con una gran cantidad de receptores” señala.

Antenas de telefonía próximas a la costa de Tenerife. Fuente: Ministerio de Asuntos Económicos.

Tal y como explica Durán, “si bien es cierto que en zonas abiertas o rurales los repetidores pueden alargar hasta 24 kilómetros su radio de acción o cobertura, ya que al haber menos teléfonos conectados consumen menos potencia, en zonas altamente pobladas con una mayor densidad de dispositivos móviles, como puede ser Madrid o Santa Cruz de Tenerife, el radio suele abarcar menos distancia, del orden de los dos o tres kilómetros. Por ello, antes de conectarse al repetidor situado en La Laguna, el teléfono de Gimeno se habría conectado a alguna de las antenas que le ofrecieran mayor potencia y, en este caso, sería alguna de las situadas en Santa Cruz de Tenerife. Además, existen otros repetidores a medio camino entre la capital y la Plaza del Adelantado”. 

“Por todo ello, personalmente opino, con toda la prudencia, y basándome en los repetidores a los que se conecta y en lo que expone la jueza en el auto, que la posibilidad de que este individuo continúe con vida, y que pueda estar en tierra, no ha sido descartada” concluye. 

En la misma dirección apunta el experto en homicidios y muertes violentas Óscar Tarruella: "desde mi punto de vista no podría descartarse la hipótesis de que Tomás Gimeno se haya fugado, incluso que lo hubiera hecho con la pequeña de las hermanas, Anna. Ya que, mientras no se localicen sus cuerpos, todas las teorías permanecerían abiertas”.

Tarruella explica que el perfil de Gimeno  "se corresponde a un perfil psicópata y, a medida que va pasando el tiempo y conocemos nuevas informaciones, podemos ver como sus rasgos se corresponden cada vez más con lo que se denomina triada oscura".

La triada oscura lo conforman rasgos de la personalidad como el narcisismo, la psicopatía y el maquiavelismo. Un conjunto que deriva en la frialdad emocional y que algunos estudios asocian con bajos niveles en rasgos como la simpatía, la honestidad y la humildad. "Este individuo ha calculado sus actos desde el principio, y podría darse que haya dejado pistas falsas. Aunque en algunos casos, como en la localización del cuerpo de Olivia, finalmente se ha confirmado que los indicios eran certeros, esto no quiere decir que el resto de pistas sean ciertas”.

"Yo creo que hay que continuar haciendo un trabajo importante de investigación. No solo siguiendo las pistas, sino también en lo que respecta a recabar testigos Normalmente, cuando se produce la confirmación de que los hechos se corresponden  a un acto criminal, los testigos tienden a cambiar su testimonio, a recordar nuevos datos". Asimismo, el experto señala que saber si la sangre hallada en la embarcación de Gimeno era venosa o arterial permitiría conocer en qué lugar del cuerpo se produjo la herida y, por lo tanto, determinar su gravedad. "Podría ser una puesta en escena", explica.  

COMPARTIR: