24 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL SINDICATO ACAIP INSISTE EN FORMAR A LOS FUNCIONARIOS DE INSTITUCIONES PENITENCIARIAS PARA CONTROLAR A LOS DETENIDOS POR TERRORISMO ISLÁMICO

Las claves del yihadismo en las prisiones españolas: "Salen de ellas aún más radicalizados"

El Cierre Digital en / El yihadismo en las prisiones españolas.
/ El yihadismo en las prisiones españolas.
El 1 de febrero el sindicato ACAIP ha presentado un informe sobre yihadismo penitenciario en el año 2023 elaborado por su centro de estudios. Según el informe, los tentáculos del yihadismo se extienden a todos los ámbitos de la sociedad. Muestra de ello es que los individuos que ingresan en prisión preventiva por delitos relacionados con el yihadismo salen más radicalizados. Desde el sindicato sostienen que "se aborda el fenómeno sin saber el tamaño de sus contornos".

El pasado 2023 fue el año que más detenciones por delitos de terrorismo yihadista se realizaron desde los atentados del 11M. La cifra alcanzó los 78 arrestos (realizados en 36 operaciones), superando en 31 la cifra más alta registrada hasta ese momento. Por otra parte, de entre los arrestados cuatro eran menores, algo inédito en este tipo de delito. 

De los 74 detenidos que eran mayores de edad 14 ciudadanos pakistaníes fueron expulsados del territorio nacional. Del resto, 37 ingresaron en prisión, de los cuales tres eran reincidentes, y los otros 23 quedaron en libertad. Sin embargo, el riesgo de radicalización podría ser más preocupante en prisión que en el exterior. Es relevante destacar que en la mitad de los atentados ocurridos desde 2008 participaron terroristas radicalizados durante su estancia en prisión. 

El estudio realizado por ACAIP y la fundación Athenea


Esta circunstancia preocupa a los funcionarios de las prisiones españolas, que tratan de conocer el problema para poder atajarlo. Este jueves 1 de febrero la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP), sindicato mayoritario en prisiones, ha realizado la presentación del informe sobre yihadismo penitenciario en el año 2023, elaborado por su centro de estudios junto con la fundación Athenea.

El acto, al que ha podido asistir elcierredigital.com, ha contado con el presidente de este sindicato, José Ramón López; el director del centro de estudios de ACAIP, Salvador Berdún; el participante en la Radicalisation Awareness Network (RAN), Francisco Macero; y el portavoz del sindicato Joaquín Leyva

Durante la presentación los expertos han coincidido en la opinión de que el yihadismo “es uno de los graves peligros que existen en el ámbito penitenciario, que podría generar una situación preocupante”. Desde ACAIP consideran que, respecto a esta problemática, “se aborda el fenómeno sin saber el tamaño de sus contornos”.

Agente de la unidad Antiterrorista de la Policía Nacional.

Agente de la unidad Antiterrorista de la Policía Nacional.

Los datos obtenidos de fuentes abiertas por los investigadores de este estudio han permitido conocer la nacionalidad de 18 de los 37 individuos que ingresaron en prisión. De estos 18 individuos, el 42 por ciento eran marroquíes, el 28,5 por ciento eran españoles y el 9,5 por ciento eran brasileños. Los ecuatorianos, dominicanos, argelinos y búlgaros representan respectivamente un 4,7 por ciento del total. Es de destacar también que cinco de las personas enviadas a prisión eran mujeres.

En cuanto a las modalidades delictivas de los 37 individuos que ingresaron en prisión preventiva por yihadismo, el 83.3% lo fue por conductas relativas al adoctrinamiento yihadista, un 38.8% por actividades relativas al enaltecimiento del terrorismo, un 19.4% ingresó por estar inmerso en un proceso de autoadoctrinamiento o autorradicalización y un 11,1% de los nuevos ingresos estaba implicado en actividades de financiación. Es de destacar que, de las mujeres encarceladas en este periodo, dos de ellas lo fueron por desplazarse a un territorio controlado por organización terrorista, lo que representa el 5.5% del total de los individuos.

Yassine Kanjaa, autor de los hechos, y el machete que utilizó para el ataque.

Yassine Kanjaa, autor del ataque yihadista en Algeciras.

En esta presentación se ha insistido en la necesidad de una formación en términos de yihadismo para que los funcionarios puedan tratar de evitar la radicalización. ACAIP es el único sindicato de prisiones que ha realizado programas relacionados con esta problemática, formando básicamente a un total de 250 funcionarios.

Los programas existen pero no se llevan a cabo. Tampoco hay interés en que los trabajadores de prisiones se formen en este ámbito. Existe un programa que se llama Help al que no se le da visibilidad pese a que es un curso gratuito. La administración penitenciaria debería ser la que diga que eso existe por el bien de sus funcionarios”, reclaman los expertos. 

El sindicato defiende esta formación específica para el personal penitenciario porque “nuestro trabajo es la observación y si alguien nos guía, a lo mejor podemos observar y cortar el proceso de radicalización. La formación es fundamental, cuanta más gente mire lo mismo, más apreciaciones hay y más fácil será llegar a una conclusión". Y solicitan a la cadena de mando compromiso para afrontar este problema, "porque quizá no es clave hoy pero puede explotar mañana. Se deben preocupar de elaborar programas serios, completos e interesados en atajar el problema”. 

Los yihadistas en prisión


También se ha hablado en el acto de la realidad que viven los internos por yihadismo y el perfil de los mismos. Los expertos subrayan que la percepción que tienen ellos mismos es fundamental: “los yihadistas llegan al centro de aislamiento y se les hace sentir ‘la oveja negra’, algo que motiva su radicalización”. 

ACAIP afirma que “localizar a los yihadistas en prisión es muy difícil porque ellos buscan pasar desapercibidos. Tampoco están relacionados con el trato violento hacia un funcionario o hacia el sistema. Los 37 individuos que hay son internos que no suelen dar problemas y se adaptan muy bien a la vida en prisión. Muestran un comportamiento muy similar, que se basa en adaptarse a las normas de la prisión”.

/ Soufian El Hannach Aattar

El yihadista Soufian El Hannach Aattar.

También se ha observado que los individuos que entran en prisión por yihadismo son “muy heterogéneos entre ellos” y “no suelen estar vinculados a una estructura”. Y coinciden en pensar que estos presos "entran radicalizados en cierta manera y salen de prisión más radicalizados". Según sus datos, la estancia media en prisión de este tipo de presos no llega a cinco años”.

En cuanto a las medidas que se pueden tomar para acabar con este problema, creen que “se está enfocando el yihadismo desde una perspectiva técnica y la realidad es que no se puede definir a un radical”, observa ACAIP. Y considera que "habría que hacer perfiles y tratar a estos internos como a los demás. Hay que observar cada caso y valorar. Hacer un trabajo de estudio individualizado, que no deja de ser la ley general de instituciones penitenciarias. No hay que olvidar que los captadores buscan radicalizar a personas influenciables que van a salir pronto de prisión y que son vulnerables por su situación sociocultural”.

COMPARTIR: