22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El hallazgo ha sido anunciado por Europa Oil, que tiene una concesión en esta área, y supondría la perforación de un pozo más que se une a otros dos

Marruecos encuentra petróleo equivalente a mil millones en aguas cercanas a Canarias

Prospección de hidrocarburos.
Prospección de hidrocarburos.
La empresa británica Europa Oil ha encontrado en la zona del Inezgane, concedida por Marruecos, petróleo equivalente a más de mil millones de barriles que podrían ser extraídos de forma segura. La perforación de este pozo se uniría a otras dos anunciadas recientemente por el país árabe en la costa de Tarfaya frente a Lanzarote y Fuerteventura. Esta medida llega tras el apoyo de España a Marruecos en la cuestión del Sáhara Occidental.

Europa Oil, empresa británica, ha anunciado la existencia de un yacimiento de petróleo a menos de 200 kilómetros de la isla de La Graciosa que contendría petróleo equivalente a más de mil millones de barriles. El hallazgo, pese a encontrarse cerca de aguas canarias, pertenece a Marruecos, que otorgó un área de más de 11.000 kilómetros (desde la costa de Agadir) a la compañía, denominada ‘Inezgane offshore’.

Los británicos han confirmado que la extracción de hidrocarburos de esta zona es segura y que favorecería la reducción del precio actual del barril de petróleo, que supera los 100 dólares debido a la guerra de Rusia en Ucrania. Sin embargo, la prensa de Marruecos considera que hay que tener “precaución con este tipo de anuncios con motivaciones tan variables como nebulosas”.

Esta nueva prospección se une a dos anunciadas recientemente que llevará a cabo Marruecos a través de las empresas ENI y Qatar Petroleum. Esta noticia llega unos días después del acuerdo entre España y el país árabe tras el viaje del presidente Pedro Sánchez para visitar al Rey de Marruecos Mohamed VI el pasado 7 de abril.

Dos pozos frente a Lanzarote y Fuerteventura

Recientemente, Marruecos aprobó dos autorizaciones para perforar dos pozos a unos mil metros de profundidad para la búsqueda de petróleo en la costa de Tarfaya, que se encuentra frente a Lanzarote y Fuerteventura. Esta medida fue fuertemente criticada por el líder de Coalición Canaria, Fernando Clavijo, que animó a las instituciones, agentes sociales y económicos y a la sociedad en general a formar un “frente canario” que proteja a las islas de los intereses del país árabe.

El diputado canario reivindicó ante el Comité Ejecutivo Nacional que las prospecciones de Marruecos “no indican el inicio de una negociación entre ambos países, tal y como ha vendido el presidente Pedro Sánchez, sino un acuerdo ya cerrado”, además de afirmar que “ni Sánchez ni Torres van a mover un dedo ante la reactivación de las prospecciones”.

Pedro Sánchez y Mohamed VI en 2018.

Estas perforaciones en aguas cercanas a las costas canarias podrían tener consecuencias de gran magnitud a nivel medioambiental, por lo que el partido nacionalista canario se ha mostrado en contra y ha pedido explicaciones al presidente de las islas —Ángel Víctor Torres, del PSOE— sobre si “Canarias estaba al tanto y ha participado de estas negociaciones entre España y el Reino de Marruecos”. Este afirmó que las aguas en las que actuarán pertenecen al país árabe.

Las prospecciones de Repsol de los 2000, el antecedente

La búsqueda de petróleo en aguas canarias no es algo nuevo. Ya en el año 2000, Repsol solicitó al Gobierno permiso para buscar hidrocarburos en la zona marítima de las islas. Aunque el Gobierno se lo concedió un año más tarde, los ecologistas, diferentes asociaciones de las islas e incluso el gobierno regional se opusieron en diversas ocasiones debido al peligro que suponía medioambientalmente, así como para la costa y para el sector turístico.

Repsol luchó durante quince años en los tribunales y, finalmente, recibieron la autorización para ejecutar tres sondeos exploratorios en busca de hidrocarburos en las aguas entre Canarias y Marruecos.

Sin embargo, los sondeos no fueron tan bien como esperaban. Repsol creía que había una probabilidad de éxito de entre un 15 y un 20% de extraer estos materiales, pero después de siete semanas de exploración, pararon las prospecciones debido a que, aunque encontraron metano y hexano, no hallaron “el volumen ni la cantidad suficientes para valorar una posible extracción”, por lo que no era “comercialmente viable”, según explicó la vicepresidenta del Gobierno por aquel entonces, Soraya Sáenz de Santamaría.

Los ecologistas celebraron la paralización de las prospecciones, que habrían afectado a una zona en la que habitan cetáceos y tortugas, según confirmó la Comisión Europea. Aun así, estas aguas y la posibilidad de encontrar hidrocarburos siguieron en el punto de mira de Marruecos, que ha aprovechado la oportunidad siete años después.

Ecologistas en contra de las prospecciones.

España, a favor de Marruecos

El pasado marzo, España tomó una decisión con respecto al conflicto del Sáhara Occidental al posicionarse a favor de Marruecos. El país africano proponía dotar de autonomía al Sáhara, un plan que el gobierno de Pedro Sánchez calificó como “la base más seria, realista y creíble para la resolución del contencioso”. La otra alternativa, la del Frente Polisario, consistía en un referéndum de autodeterminación, que también era la opción preferida por la ONU. La Asamblea General de las Naciones Unidas así lo pidió en la Resolución 3437 de 1979.

España, que hasta entonces había mantenido una posición neutra, se posicionó al lado del bando marroquí, lo que podría acabar con algunos de los conflictos que ambos países mantenían abiertos como la emigración ilegal. Según confesó Aldo Olcese, experto en el mundo árabe, a elcierredigital.com, este acercamiento sería beneficioso a “medio y largo plazo”.

Otra de las disputas entre ambos países tenía que ver con la delimitación de su zona marítima. En el año 2020, el Parlamento de Marruecos aprobó dos leyes para delimitar las aguas de explotación exclusiva del país. Entre ellas se encontraban las del Sáhara Occidental, lo que podría causar conflictos con las aguas canarias.

Esta medida tomada por el gobierno marroquí pretendía reivindicar su soberanía sobre este terreno. Sin embargo, también puso sobre la mesa su intención de obtener un territorio que España y Marruecos ya se habían disputado con anterioridad: el monte Tropic. Este volcán, ubicado a poco más de 400 kilómetros de Canarias, está cubierto de telurio y cobalto, metales útiles para la fabricación de placas solares o baterías de coches eléctricos.

El territorio fue demandado por España ante las Naciones Unidas en 2014, hecho que propició que Marruecos tomase la misma decisión posteriormente. A día de hoy, no tiene dueño.

COMPARTIR: