03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

“Hay que pensar como sustitutivo en otros aceites que hay en España, como el de oliva, el de colza o el de maíz”, menciona el director de Anierac

Consecuencias de la guerra en Ucrania: Mercadona y Consum empiezan a racionar la venta del aceite de girasol

/ Escasez de aceite de girasol en los estantes de un supermercado.
Cadenas de distribución como Mercadona y Consum han comenzado a racionar la venta de aceite de girasol ante el intenso almacenamiento de estos productos que algunos consumidores hacen por miedo al desabastecimiento, todo como consecuencia de la guerra entre Ucrania y Rusia. Algunos supermercados españoles han tomado la decisión de restringir la adquisición de aceite de girasol ante la demanda anómala de este tipo de grasa vegetal procedente de Ucrania.

Mercadona, Makro y Consum son algunas de las cadenas distribuidoras que ya han comenzado a limitar la venta de aceite de girasol y semillas como consecuencia de la gran demanda de este tipo de productos. Demanda que se sustenta en el miedo que algunos consumidores tienen a un posible desabastecimiento o a una subida de precios a causa de la guerra entre Ucrania y Rusia.

Según un comunicado de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), difundido a última hora de la tarde del viernes, algunos supermercados españoles han tomado la decisión de restringir la adquisición de aceite de girasol por una demanda anómala de este tipo de grasa vegetal procedente de Ucrania.

La medida que ha tomado la cadena valenciana Mercadona para frenar el exceso de pedidos de aceite de girasol consiste en que sus clientes solo podrán hacerse con un máximo de cinco litros por persona al día, ya sea en varias botellas o en una sola garrafa. Consum, por su parte, hará lo propio a partir de este sábado, con el límite de una botella por consumidor, al igual que Makro, según informa el diario El País.

Medidas tomadas para limitar la compra de aceite de girasol en supermercados de España.

Asimismo, Eroski es otro de los supermercados que se ha sumado a estas medidas. Según recoge el periódico El Economista, la cadena solo permitirá adquirir cinco botellas por cliente cada día en sus establecimientos. También Ahorramás apoya la medida y solo permite comprar dos botellas de un litro o una garrafa de cinco litros por persona.

Aumento de precios debido a la guerra

El conflicto de Ucrania y Rusia amenaza con disparar los precios de las materias primas; desde las más básicas, como el trigo o el propio aceite de girasol, a otras más sofisticadas, como el paladio, clave para un sector ya en dificultades como es la industria automovilística.

Tras el declive más pronunciado acaecido en la producción de todas las antiguas repúblicas soviéticas —un 45% menos entre 1991 y 1998—, Ucrania es el "granero de Europa" porque el 56% de su territorio es tierra de cultivo de buena calidad.

Solo en trigo, Ucrania y Rusia representan el 14% de la producción mundial, ocupando el primer y el quinto lugar respectivamente, y casi el 30% de las exportaciones, señalan en la Universidad de Illinois.

Ahora, la situación ha causado una mayor volatilidad en estas materias primas, y los futuros del trigo con entrega en mayo, que se negocian en Chicago, están en máximos de 14 años por temor a un posible desabastecimiento.

El experto en inversiones de Mirabaud Equity Research, John Plassard explicaba que si la cosecha se ve obstaculizada en Ucrania o si se bloquean las exportaciones a los importadores —entre ellos China, que depende de su maíz—, les resultará difícil reemplazar los suministros.

Alternativas nacionales

Según ha anunciado este lunes el director general de la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac), Primitivo Fernándezhay que pensar en otros aceites que hay en España como sustitutivos, tales como el de oliva, de colza o de maíz. "Hay un abanico de aceites vegetales comestibles amplio. En Europa (el mercado) está más abierto, y bajo 'aceite de semillas' no se habla sólo de girasol, por lo que quizá, haya que pensar en otros aceites que antes no teníamos en cuenta".

Asimismo, ha recordado que se puede fomentar el cultivo en España del girasol y de otras oleaginosas para minimizar esta dependencia del exterior. "Eso habrá que incentivarlo. Hay superficies en Europa que están limitadas (para barbecho y cultivos ecológicos) y que habría que movilizar de inmediato para que los agricultores tengan esas superficies de cultivo", ha señalado.

Insuficiencia del cereal para alimentar al ganado

Otro de los sectores que se han visto afectados tras la guerra es la ganadería. El secretario general de Asaja en Granada, Manuel del Pino, ha dado a conocer a través de un comunicado que, más allá del terrible acontecimiento y la crisis humanitaria que está generando el conflicto, se puede producir una grave situación en lo relativo al ganado. Tras el impacto en las cotizaciones de las materias primas destinadas a la alimentación animal por la paralización de sus ventas ante la invasión de Ucrania, la Comisión Europea estudia ya la posibilidad de intervenir los mercados agrarios y reforzar la soberanía alimentaria.

Vacas comiendo cereal. 

Los ganaderos son los principales afectados por esta circunstancia sobrevenida que puede conducir al desabastecimiento de los mercados y a un encarecimiento de los piensos superior al existente. Esto se sumaría a los efectos de la sequía que afecta a los pastos, los bajos precios de venta en origen y los altos costes energéticos que ya lastran la rentabilidad de sus explotaciones.

Según Asaja, España es uno de los países más damnificados ya que Ucrania es precisamente su segundo proveedor de maíz, con un 22% del total de importaciones españolas.También proceden de este país el 17% del trigo, el 31% de las tortas de aceites vegetales y el 15,4% de leguminosas en grano.

COMPARTIR: