08 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hijo del infante don Carlos, primo y fiel amigo de don Juan Carlos durante años, mantiene muy buena relación tanto con Felipe VI como con el exmonarca

El intermediario entre la Zarzuela y el Emérito: Pedro de Borbón y dos Sicilias, duque de Calabria

El Cierre Digital en Felipe VI, Pedro de Borbón dos Sicilias y Juan Carlos I.
Felipe VI, Pedro de Borbón dos Sicilias y Juan Carlos I.
El emérito ha pasado cinco días en España. Regatas, un partido de balonmano y una comida en la Zarzuela han sido su agenda estos días. La visita de Juan Carlos I a Zarzuela parecía poco probable debido a las tiranteces existentes con su hijo, que podrían haberse moderado por la intervención del duque de Calabria, Pedro de Borbón y dos Sicilias. El hijo del infante don Carlos, primo y fiel amigo de don Juan Carlos, mantiene muy buena relación tanto con el exmonarca como con Felipe VI.

La breve visita del emérito a España ha llegado a su fin. Durante cinco días, Juan Carlos I volvió a ser tendencia debido a su agenda —personal pero tremendamente mediática— en el país que abandonó hace dos años debido a los escándalos judiciales que le acechaban. Alojamiento en casa de su amigo Pedro Campos, regatas en Sanxenxo y un partido de balonmano en Pontevedra para ver jugar a su nieto, Pablo Urdangarin, han sido parte de su agenda del fin de semana.

Sin embargo, el punto álgido y más esperado llegaba el lunes, con la visita del emérito a Zarzuela. Una que se inició a las diez de la mañana, con Juan Carlos llegando en un coche al palacio. Saludó a la prensa y se dejó ver en el lado del copiloto del vehículo, pero el resto de lo que sucedió en la reunión familiar se quedó en Zarzuela.

El único testimonio de lo sucedido tras once horas de estancia del emérito junto a su familia, fue un comunicado que lanzó la Casa Real tras el encuentro. En él se explicaba que al exmonarca le dio tiempo a tener una conversación con Felipe VI “sobre cuestiones familiares, así como sobre distintos acontecimientos y sus consecuencias en la sociedad española”.

Además, el emérito almorzó junto al rey Felipe VI y la reina Letizia; la infanta Sofía; la reina Sofía, que pese a tener Covid se mantuvo en la sala con las medidas preventivas necesarias; la infanta Elena y sus hijos; y la infanta Margarita, hermana del emérito, y su marido Carlos Zurita. Las grandes bajas fueron las de la princesa Leonor, que se encuentra estudiando en un internado de Gales, y la infanta Cristina.

La velada parecía imposible dadas las tiranteces que parecían existir entre el emérito y el rey. Por este motivo hay que resaltar la importancia de una figura que ha podido ser enlace entre padre e hijo: el duque de Calabria. Pedro de Borbón y dos Sicilias mantiene una buena relación con Felipe VI, con quien además comparte edad, pero también con el emérito, ya que estuvo con él durante el partido de balonmano que presenció en Pontevedra. Su padre, don Carlos de Borbón, fue un fiel amigo de Juan Carlos I.

Los Borbón y los Borbón Dos Sicilias, generaciones de confianza

La buena relación existente entre Juan Carlos I y Felipe VI con Pedro de Borbón y dos Sicilias existe desde antes del nacimiento de actual duque de Calabria, ya que el padre de este, el infante don Carlos, fue uno de los grandes apoyos del emérito.

Juan Carlos I y Pedro de Borbón y dos Sicilias.

Primo de Juan Carlos I, don Carlos se educó junto al exmonarca en Las Jarillas, el internado adaptado por Franco para que el monarca pudiese formarse. La amistad entre ambos fue tal que el emérito llegó a otorgarle en el año 1994 el título vitalicio de Infante de España, que murió con el aristócrata en el año 2015.

El infante don Carlos se casó con Ana de Orleans, con la que tuvo cinco hijos: Cristina, María, Inés, Victoria y Pedro. Este último, el único varón, fue quien heredó el título de duque de Calabria. Nacido en el año 1968 en Madrid —en este año también nació Felipe VI—, se licenció en ingeniería de montes y, más tarde, centralizó su carrera profesional en la caza.

Ana de Orleans y el infante don Carlos de Borbón dos Sicilias.

Entre sus negocios, se encuentra la explotación de la finca La Toledana, propiedad de la familia, y la administración de las empresas Agrocinegética Borbón S.L. y Perdicampo S.L. Estos son solo algunos de los doce cargos que posee en empresas.

Pedro de Borbón y dos Sicilias y su disputa familiar

Al ser el único varón y heredero de todas las propiedades que ostentaba el infante, don Carlos siempre quiso para su hijo un matrimonio con una princesa. Sin embargo, Pedro acabó enamorándose de Sofía Landaluce que, pese a pertenecer a una buena familia, no formaba parte de la realeza.

Debido a esta circunstancia, Pedro se vio envuelto en una disputa familiar. Su padre no aprobaba su noviazgo con Landaluce, así que ambos se resguardaron en la finca La Toledana, en la que ambos se habían conocido debido a que el padre de Sofía, Manuel Landaluce, se encargaba de explotar algunas de sus propiedades.

Fue en este refugio donde en el año 1993 tuvieron a su primer hijo, Jaime. Por entonces, Pedro tenía 24 años, Sofía 19 y no habían contraído matrimonio. Según confirman algunos medios, fue este vástago el que permitió que la relación de sus padres siguiera su curso, ya que, finalmente, don Carlos aceptó la relación de su hijo con Landaluce. Se acabaron casando en el año 2001, tras nueve años de relación.

Pedro de Borbón dos Sicilias y Sofía Landaluce.

Después de su boda, comenzó la segunda etapa de su vida, en la que se dedicaron a ampliar su familia con otros seis hijos: Juan (2003), Pablo (2004), Pedro (2007), Sofía (2008), Blanca (2011) y María (2015). Todos ellos residen en una casa palacio en Ciudad Real.

La buena relación con Felipe y Letizia

La relación entre ambas familias, como se ha expresado anteriormente, se remonta a los años de juventud de Juan Carlos I y la estrecha amistad que entabló con su primo mientras estudiaba. Sin embargo, esta cercanía no se quedó entre ellos, sino que se extendió a sus hijos.

El infante don Carlos estuvo en la ceremonia de abdicación del emérito así como en la de proclamación de Felipe VI y, a su muerte, el actual rey hizo que se le enterrase en el panteón de los Infantes del Monasterio de El Escorial.

El Rey Felipe VI saludando a Pedro de Borbón y dos Sicilias.

Felipe VI, además, estuvo presente en la boda de Pedro de Borbón dos Sicilias con Sofía Landaluce y fue padrino de la última hija del matrimonio, María. La hermana de Pedro, Cristina, también es muy próxima al matrimonio real, así como a la infanta Cristina.

Esta relación también es un signo del posicionamiento de la familia real con respecto a la disputa que existe entre la rama Dos Sicilias por la herencia del trono de las Dos Sicilias —ya desaparecido­— que lleva activa en la familia desde el año 1960 y que actualmente enfrenta al duque de Castro con el de Calabria.

COMPARTIR: