02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Juan Carlos I tiene residencia fiscal en Abu Dabi, como informó El Cierre Digital, y no podría pasar más de 183 días en España

La 'guardia de corps' que arropará al Emérito en estos días en Sanxenxo: De Pedro Campos a la infanta Elena

El Cierre Digital en Pedro Campos, Carlos Espinosa de los Monteros, Marcial Gómez Sequeira, la infanta Elena y el rey emérito, Juan Carlos I.
Pedro Campos, Carlos Espinosa de los Monteros, Marcial Gómez Sequeira, la infanta Elena y el rey emérito, Juan Carlos I.
Juan Carlos I tendría previsto volver a España este 19 de mayo, según ha conocido elcierredigital.com a través de fuentes cercanas. Tras la conversación con su hijo, Felipe VI, el emérito adelantó su viaje para acudir al IV Circuito de la Copa España de Vela en Sanxenxo. En la localidad ya le estarían esperando algunos de sus fieles amigos como Pedro Campos, Josep Cusí, Marcial Gómez Sequeira y Carlos Espinosa de los Monteros. La infanta Elena tendría prevista su llegada para el viernes.

El 19 de mayo de 2022 es la fecha clave para que el emérito vuelva a pisar España —concretamente, la ciudad de Vigo, en la que probablemente aterrice—, según confirman fuentes cercanas. Después de mantener una conversación con su hijo, Felipe VI, Juan Carlos se mostró “muy cabreado” y “empeñado ya en volver”, por lo que adelantó un viaje que, según informó elcierredigital.com, podría haberse dado tras el cierre de su causa en Reino Unido.

El motivo de su visita es acudir al IV Circuito de la Copa España de Vela en Sanxenxo (Pontevedra), aunque todavía no se sabe si decidirá subirse a uno de los barcos o solo observar a los participantes. Esta decisión se podría tomar en función de las condiciones meteorológicas y la propia voluntad del rey el sábado.

En el caso de que finalmente decidiera montarse a bordo del Bribón, su barco, se baraja la hipótesis de que lo hiciera junto a Pedro Campos y la infanta Elena, que acudirá, presuntamente, el viernes a la localidad gallega. Aunque la embarcación del emérito disponía de seis plazas inicialmente, su número se habría visto reducido a cuatro para poder adaptarla a su movilidad actual. De este modo, el rey podría estar al timón del barco a través de un sillón que habría sido habilitado.

Además, según ha confirmado la Casa Real, después de este evento se producirá uno de los encuentros más esperados: el del emérito con el rey Felipe VI. En el escrito que ha publicado la institución, se expresa la estancia del exmonarca en España desde el "día 19 hasta el próximo lunes día 23 de mayo" y el viaje que hará a la Zarzuela el mismo lunes, donde se reunirá con la reina Doña Sofía y su hijo Felipe VI.

Lo cierto es que este suceso podría marcar un antes y un después para el emérito, que visitaría el país en viajes privados, según ha podido conocer elcierredigital.com. La Casa Real ha confirmado esta información en el mismo comunicado, afirmando que el exmonarca desea "desplazarse con frecuencia a España para visitar a la familia y amigos y organizar su vida personal y su lugar de residencia en ámbitos de carácter privado". Ninguno de estos viajes podría superar los 183 días, ya que, como contó este diario, el emérito tiene su residencia fiscal en Abu Dabi.

Sin embargo, aunque Felipe VI no se reencuentre con su padre hasta el lunes, su séquito de grandes amigos sí que lo hará en Galicia. Entre sus fieles se encuentra Pedro Campos, que, según informan fuentes cercanas, podría ofrecer residencia al emérito durante su estancia en España.

El anfitrión, Pedro Campos

Como ya informó elcierredigital.com, la mansión de Pedro Campos en la costa gallega siempre estuvo en la mente del emérito a la hora de planear su vuelta. Y es que el regatista construyó unas dependencias (en una planta entera de su casa) para uso exclusivo de Juan Carlos.

La amistad entre el empresario gallego y Juan Carlos viene de lejos pero se afianzó cuando la salud del monarca le permitió volver a las regatas. Sanxenxo se convirtió en su refugio nacional tras la decadencia de su corte mallorquina. Juan Carlos se aloja cuando visita esta localidad gallega en un chalet a las afueras que fue propiedad de un sobrino del expresidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo y que está muy cerca del Club Náutico, cuyo presidente es Pedro Campos desde 1999. Sin embargo, en otras ocasiones prefiere la hospitalidad de la segunda esposa de Pedro Campos, Begoña Franze y se aloja en la parte superior de la casa de los Campos en Sanxenxo.

Juan Carlos I y Pedro Campos.

Campos heredó junto a sus otros cuatro hermanos varios complejos termales, considerados de los más importantes de Europa, de su padre, Marcial Campos Fariña y de su madre, Enriqueta Calvo-Sotelo. Estuvo casado en primeras nupcias con Begoña Gil de Barroeta con la que ha tenido dos hijas, Begoña y Paloma.

El expresidente de Sanitas y Carlos Espinosa de los Monteros

Quienes ya se encuentran en la localidad gallega para ofrecer soporte al rey son dos de sus grandes apoyos: Marcial Gómez Sequeira, expresidente de Sanitas, y Carlos Espinosa de los Monteros, marqués de Valtierra y padre del miembro de VOX Iván Espinosa de los Monteros.

Sequeira fue expresidente de Sanitas e hijo de uno de los fundadores de la empresa. Médico de formación, al igual que el emérito tenía predilección por la caza. Esta circunstancia fue la responsable de que ambos forjaran una amistad: “Tiene dos años más que yo: es de 1938 y yo soy de 1940. He tenido una gran amistad y le admiro mucho”, confesaba.

Sin embargo, al igual que a su gran amigo, la caza también le trajo quebraderos de cabeza. En concreto, uno que tuvo que ver con su colección de taxidermia. En el chalet de La Moraleja donde habitaba el médico se conservaban 49 animales disecados y 132 piezas de marfil de elefante. A este hecho se le sumó la acusación de haber eludido el pago de impuestos a Hacienda después de la venta de sus acciones de Sanitas.

Por su parte, Carlos Espinosa de los Monteros es uno de los mayores defensores del emérito. Nacido en 1944, funcionario de carrera, ha ocupado varios cargos institucionales. Su curriculum vitae es todo un repaso a la vida política empresarial patria: Presidente de Iberia, de Mercedes Benz España, consejero de Acciona o Alto Comisionado de la Marca España. Fue designado por Consejo de Ministros en este último puesto el 29 de junio de 2012, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, con rango de Secretaría de Estado. Oficialmente sin sueldo. Fue sustituido del cargo en octubre de 2018.

Además, pasó varios años en lugares relevantes del Ministerio de Comercio, fue agregado comercial en Estados Unidos y estuvo al frente del Instituto Nacional de Industria (INE) durante el segundo mandato de Adolfo Suárez. Su gestión fue cuestionada por la mala situación económica del país a pesar de los Pactos de La Moncloa de 1977 para evitar a España los efectos de la Crisis Internacional del Petróleo. Se mantuvo en el cargo durante el breve Gobierno de Leopoldo Calvo-Sotelo, el último de la UCD, y fue sustituido por el socialista Julián García-Valverde en 1983.

En el terreno privado también es importante su relación con Amancio Ortega e Inditex. Es uno de los consejeros más longevos de la empresa, incorporándose en 1997 y llegando a ser vicepresidente del grupo.

Sus amigos empresarios

Algunos de los empresarios que ya habrían acudido a Sanxenxo son Juan Carlos Escotet, Mauricio Sánchez-Bella, Francisco Botas —consejero delegado de Abanca— y César Elízaga, empresario. Estos son algunos de los nombres que se espera que estén junto al emérito.

Juan Carlos Escotet, además de amigo del emérito, es uno de los grandes nombres del mundo de los negocios. Madrileño de nacimiento, es economista y banquero, lo que le llevó a fundar el banco Banesco, con sucursales a lo largo del mundo.

Mauricio Sánchez Bella, por su parte, es comandante de la compañía Iberia y, además, dueño de las embarcaciones de la que el emérito ha podido disfrutar: el Acacia.

El rey emérito y Josep Cusí.

Josep Cusí, su gran amigo

Otro de los grandes amigos del emérito es Josep Cusí, al que podría visitar en uno de sus futuros viajes a España, entre los que se encontraría uno a las próximas regatas del 17 de junio.

Juan Carlos podría visitar entonces a su fiel amigo Cusí, al que ya habría intentado visitar en varias ocasiones, como adelantó elcierredigital.com. La pasión por el mar los unió y fue lo que ocasionó que Cusí se convirtiera en el armador y tripulante del Bribón II, uno de los barcos de Juan Carlos I. Desde muy jóvenes, han asistido juntos a cacerías y viajes privados y también lo han estado en situaciones más delicadas, como en los ingresos y operaciones hospitalarias a las que el emérito se ha sometido durante años en la clínica barcelonesa Planas.

La relación íntima entre Cusí y el emérito, investigada por el periodista James Badcock del diario británico The Telegraph, hizo que se asegurara que “en 2015, Cusí y otros asociados presentaron a Juan Carlos un yate clásico, llevado de Finlandia y llamado Bribón XVI", que permitía al monarca español navegar mientras estaba sentado, ya que su movimiento se vio afectado por una serie de cirugías de reemplazo de cadera después de la caída que sufrió durante su célebre viaje de caza de elefantes a Botsuana en 2012.

A pesar de su intensa relación con el exmonarca, Cusí siempre se ha mantenido discreto ante los medios. Una de las pocas ocasiones en las que su nombre apareció en la prensa fue en el supuesto golpe que le propinó a un periodista español en un club náutico en Italia, en 1984, por haber informado de la venta del Bribón IV por 275.000 dólares.

COMPARTIR: