03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Después de que se reconociera en 2018 a Leoncio González de Gregorio como su padre, la ecijana podrá acceder al patrimonio del difunto aristócrata

La Justicia reafirma a Rosario Bermudo como hija del marido de la Duquesa Roja

Rosario Bermudo.
Rosario Bermudo. / Hija reconocida por la Justicia del marido de la Duquesa Roja.
Rosario Bermudo ha vuelto a ser reconocida por la Audiencia Provincial de Madrid como hija biológica del aristócrata Leoncio González de Gregorio, difunto de Isabel Álvarez de Toledo y Mauda, Duquesa de Medina Sidonia conocida como la Duquesa Roja. Desestimados los recursos presentados por los cuatro hijos de Leoncio, Rosario Bermudo tendrá derecho a heredar una parte del patrimonio del aristócrata, que según el abogado Fernando Osuna, "es una sucesión bastante importante".

La Audiencia Provincial de Madrid ha ratificado la paternidad de Rosario Bermudo, que ya había sido confirmada como hija legítima de Leoncio González de Gregorio, difunto marido de Isabel Álvarez de Toledo y Mauda –Duquesa de Medina Sidonia y conocida como la Duquesa Roja por sus problemas con el régimen franquista–. A pesar de que la justicia y a había dado la razón a Bermudo en 2018 en este caso de filiación extramatrimonial, la familia de González de Gregorio mantenía una guerra judicial con ella que finalmente se ha resuelto el pasado mes de febrero.

Desestimados los recursos presentados por los hijos de Leoncio, Rosario Bermudo tendrá derecho a heredar una parte del patrimonio del aristócrata. Así lo ha expresado a elcierredigital.com Fernando Osuna, abogado de la hija del que fuera el duque de Medina Sidonia: "Hay una sucesión bastante importante, a repartir entre Rosario y sus cuatro hermanos biológicos".

Tal y como asegura el abogado, "se encuentra en juego el inmueble de diferentes casas, palacios, terrenos rústicos, propiedades urbanas, y objetos de valor como joyas, obras de arte, y depósitos bancarios, que hay que indagar para que Rosario tenga su correspondiente participación". Además, añade: "También existe la posibilidad de que cada uno de los hijos, de forma individual, quieran negociar. Se podrá llegar a acuerdos, y si no aceptan esta resolución, se impondrá otra demanda ante el Tribunal Supremo para exigir la herencia de mi cliente".

Una batalla judicial de ocho años

La guerra por el reconocimiento de la paternidad de Rosario Bermudo se remonta a 2014. Desde entonces, este caso de filiación extramatrimonial ha visto suspendida varias veces su sentencia. "En una ocasión, una magistrada se puso enferma y en otra tuvo que aplazarse por la pandemia. La justicia en España va muy despacio. Llevábamos ocho años con esta cuestión, y por fin ha concluido", relata a elcierredigital.com el abogado Fernando Osuna.

A pesar de estas variables, Osuna explica que lo que más ha retrasado la resolución del juicio son los recursos de los cuatro hijos de Leoncio González de Gregorio –Leoncio Alonso, Pilar, Gabriel y Javier–. "Tras la sentencia del juez de 2018 que declaraba a Rosario como hija legítima del fallecido, la familia recurrió", comenta el abogado. Entonces, el Juzgado de Instrucción número 77 de Madrid consideró probado que Rosario es hija del aristócrata y una sirvienta, que conoció en una de las fincas de la familia de Cáceres.

Las pruebas de ADN presentadas demostraron al 99´9 % que Leoncio es el padre de Rosario. Pero según Osuna, "la lucha de esta mujer no ha estado exenta de trabas, pues los hijos de la Duquesa Roja y Leoncio se negaron a hacerse las perceptivas pruebas de ADN". No obstante, tal y como comenta, "cuando conseguimos el permiso para la exhumación del cadáver, una de los hermanos, Pilar Fernandina, se ofreció a hacerse las pruebas con tal de que no se desenterrase a su padre. A última hora las posibles presiones de la familia hicieron que se volviera atrás”, asegura Fernando Osuna a Elcierredigital.com.

La familia del aristócrata recurrió la sentencia, que era favorable para Rosario. Sin embargo, según Osuna, "la nueva sentencia ha rebatido todos los argumentos en contra de la tesis y mantiene que ha habido un motivo de mala fe por parte de los hermanos biológicos de Rosario, por el que los ha condenado".

La historia de Rosario Bermudo

Tal y como relata Osuna para elcierredigital.com, "la historia de mi cliente es la de una mujer que fue a Madrid a trabajar en el servicio doméstico en los años cincuenta, en la casa de una familia muy importante y adinerada de la capital. Ella, se quedó embarazada de un chico joven, de unos dieciocho años, que vivía con sus padres, una familia muy buena de Madrid".

La Duquesa Roja y Leoncio González.

El bebé nacido de ese embarazo en 1951 fue Rosario, que nunca fue reconocida por la familia paterna. "El proceso de presentar la demanda fue largo, pues se trataba de un hecho traumático para la madre de Rosario. Hay que contextualizarlo, pues en la época de los cincuenta estaba muy mal visto esa diferencia económica, de posición social y cultural entre la poderosa familia madrileña y la empleada del hogar, que era una chica pobre, completamente inculta y de un pueblo de Andalucía, que seguramente ni siquiera sabría leer o escribir", expone Osuna.

Casa de Medina Sidonia

La Casa de Medina Sidonia es una de las familias nobiliarias con mayor patrimonio entre bienes inmuebles, obras de arte y fincas. Desde hace años parecen estar abonados a los conflictos judiciales, En 2008 impugnaron el testamento de su madre, la famosa Duquesa Roja debido a que ésta se había casado in articulo mortis con su secretaria, la alemana Liliana Marie Dahlmann. Tras esto se convirtió en presidenta de la Fundación Casa de Medina Sidonia que administra el grueso del patrimonio histórico de la dinastía.

Por el momento, una de las guerras judiciales a las que está habituada la final parece tener un punto final con la sentencia que confirma a Rosario Bermuda como una más de la familia. “No creo que la sentencia vaya a ser recurrida. Se les condena a pagar las costas y recurrir supondría alargar aún más el proceso, pero todo dependerá de las negociaciones que se establezcan a partir de ahora”, aventura el abogado Fernando Osuna. De momento, la justicia ha hablado y los Medina Sidonia tienen a todos los efectos, también los crematísticos, un nuevo familiar.

COMPARTIR: