01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El discurso de Felipe VI se centró solo en el coronavirus sin mencion alguna a la decisión de apartar a su padre de la Familia Real por la trama suiza

El Rey Juan Carlos se refugia en el calor de la infanta Elena para llevar su crisis monárquica

El Rey Juan Carlos y su hija Elena.
El Rey Juan Carlos y su hija Elena.
El discurso del Rey Felipe VI al pueblo español este miércoles se centró en la crisis del coronavirus sin hacer mención alguna, ni veleda ni directamente, a la crisis monárquica que se vive desde el anuncio en el que repudiaba la herencia de su padre, Juan Carlos I. Las investigaciones de la trama suiza siguen tras desevelar Corinna Larsen que el Rey Emérito fue a visitarla a Londres solo 11 dias despues de la Casa Real conociera que Felipe VI era el beneficiario de la Fundacion Lucum.

El discurso oficial que el Rey Felipe VI lanzó este miércoles por la noche al pueblo español sobre la crisis del coronavirus no hizo referencia alguna, ni de manera velada e indirecta, a su impactante anunció del pasado domingo que cambió por completo el panorama monárquico de España. Su nota informativa donde anunciaba, en medio de una grave crisis sanitaria que tiene confinada a la población, que renunciaba oficialmente a cualquier herencia que le correspondiera por parte de su padre e,Rey Juan Carlos conmocionó los cimientos de toda España. Además, anulaba la asignación al Rey Emérito fijada en los presupuesto de la Casa del Rey, cercana a 200.000 euros anuales.

Este anuncio, sorpresa para muchos, ha roto la relación entre padre e hijo y ha supuesto un duro golpe para el Rey Emérito. Su vinculación familiar y política es ya nula. Y todo apunta que en los próximos días Juan Carlos I abandonará definitivamente sus dependenacias oficiales en el Palacio de la Zarzuela. Y a partir de ahora todo cambiará, sobre todo el día a día de don Juan Carlos que variará por completo. Bien hacia Galicia o bien hacia algún país extranjero, como es el deseo de la Casa del Rey.

El Rey reunido este miércoles con los miembros del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus.

Estos dias, el Emérito ha sabido de verdad con qué apoyos verdaderos cuenta y le quedan aun. Pocos ya que casi ninguna voz amiga ha salido a defenderlo tras el conocimiento público de la trama suiza de dinero. Pero, es verdad, que todavía le quedan algunos fieles con los que puede contar ante cualquier adversidad. Y aquí aparece otra vez  su hija mayor, la Infanta Elena,  quien de nuevo se muestra incondicional junto a su padre, al que no abondonado nunca, como la persona que le da el calor que necesita en los momentos más duros, como ahora acontece.

Desde simpre, la infanta Elena es el  miembro real que más tiempo ha compartido con su padre, muy superior a sus hermanos Cristina y Felipe. Muchos momentos de su tiempo libre los ha compartido con él, ya que tienen bastantes hobbies en común: la caza, los toros, la vela, la gastronomía, los viajes, etc. "Es la más campechana", afirman a elcierredigital.com monárquicos consultados.

Así, últimamente se ha podido ver como la infanta Elena acompañaba a su padre a las Regatas de Sanxenxo, en Galicia, un territorio proclive al Rey Juan Carlos, donde podría refugiarse como ya hace desde hace meses. Hay que reseñara que la infanta Elena, ni su herman Cristina de Borbón,  han renuciabdo al menos de palabra a la herencia de su padre ni han lanazado ningun comunicado público sobre la actuacóndel Rey Emérito en la trama suiza del dinero en Suiza blindado por dos Fundaciones of shore.

Lo que está claro es que Elena será de nuevo la persona que se ocupará de su padre en estos días dificles, quizá meses, que le esperan. De hecho, ya le acogió estos pasados dias en su casa madrileña donde ha pernoctado, no ya en Zarzuela donde no se le ha visto.

Las últimas imágenes que se tienen de don Juan Carlos son de hace unos días, concretamente del pasado 13 de marzo, cuando se le pudo ver abandonando precisamente la residencia de su hija, la infanta Elena, donde durmió l noche anterior. Fue a primera hora de la mañana cuando se pudo ver al padre del Rey Felipe VI saliendo de la casa de su hija en Madrid en su vehículo privado, en el asiento del copiloto. 

Corinna ataca de nuevo

La comisionista alemana  Corinna Larsen ha remitido precisamente este miércoles, horas antes del discurso de Felipe VI a la nación, un comunicado a los medios de comunicación donde asegura que el Rey Juan Carlos I fue a visitarla a Londres en marzo de 2019, unos días después de que los abogados de la exprincesa alemana remitieran una carta a Felipe VI informándole de que figuraba como "segundo beneficiario" de la Fundación Lucum, considerada una sociedad offshore a través de la que el Rey Emérito ocultó presuntamente 100 millones de dólares en Suiza.

Según informan en ese comunicado del entorno de Corinna Larsen, "ese encuentro secreto tuvo lugar el 16 de marzo, 11 días después de que, según la versión dada por la Casa Real, el despacho de abogados Kobre&Kim enviara una carta al actual Rey Felipe VI informándole de su supuesta designación como beneficiario de la Fundación Lucum, desde el momento en el que se produjese el fallecimiento de Don Juan Carlos. Aquella reunión en Londres entre Corinna Larsen y el Emérito fue solicitada por Juan Carlos de Borbón semanas antes, indican las mismas fuentes.

En el comunicado emitido por el letrado de Corinna, Robin Rathmell, se explica que en marzo de 2019 enviaron "una carta a la Casa Real solicitando un diálogo de buena fe en el contexto de la campaña de abuso que se libró contra nuestra cliente, que la llevó a ser arrastrada a los procedimientos suizos en relación con eventos en los que ella no estaba involucrada", en referencia a la investigación que mantiene abierta en estos momentos el fiscal de Ginebra Yes Bertossa.

Una investigación abierta sobre los supuestos testaferros del Rey Juan Carlos en Suiza, el abogado Dante Canónica y el intermediario Arturo Fassana. Ambos trabajan para la  Fundación Zagatka presidida por Álvaro de Orleans, primo del Rey Emérito.

El abogado de la ex amiga "entrañable" de Juan Carlos I reseña que tras la primera carta a Felipe VI, y después de que "el Rey Emérito viniera a visitar a nuestra cliente", enviaron "varias cartas de seguimiento, sin hacer demandas" a la Casa Real, "pero nuestras solicitudes de buena fe para un diálogo nuevamente quedaron sustancialmente sin respuesta".

Corinna Larsen y Juan Carlos de Borbón.

Las nuevas estrategias de Corinna Larsen se basan en una defensa jurídica  enmarcada dentro de un intento público de querer dejar claro de que fue ella quien quiso poner fin a la relación. Y, por ende, "a la campaña de acoso contra ella" para "salvaguardar su seguridad y la de sus hijos".

La empresaria alemana afirma, curiosamente, que "nunca ha hecho demandas indebidas, financieras o de otro tipo a la Casa Real". Que tan sólo quería que al actual jefe del Estado, Felipe VI, tuviera conocimiento de "todos los hechos relevantes para hacer su propia evaluación de su posición en estos asuntos serios". La comisionista alemana concluye de forma rotunda que nunca estas acciones se pueden enmarcar en un "chantaje" a Zarzuela. "Es absurdo", finiquita su abogado Robin Rathmell.

COMPARTIR: