21 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La empresa, que obtuvo un beneficio de 228 millones de euros en 2023, señala que su fábrica en Cádiz genera pérdidas por causa del "inmovilismo"

Los trabajadores de Acerinox intentan que Yolanda Díaz 'se moje' en su favor tras casi dos meses de huelga

El Cierre Digital en
/ Yolanda Díaz en un montaje con las protestas de los trabajadores de Acerinox.
El conflicto de Acerinox no tiene visos de resolverse tras un pulso de casi dos meses entre la acería y sus 1.800 trabajadores. La empresa pone encima de la mesa las pérdidas sufridas en tres de los últimos cuatro ejercicios justificando así el "inmovilismo" que denuncian los sindicatos, muy disgustados después de la negociación llevada a cabo hace unos días en Cádiz y escépticos ante la reunión programada para este miércoles 27 en Sevilla.

Sevilla acoge hoy la vuelta de las negociaciones entre Acerinox y los representantes de sus 1.800 empleados que hace casi dos meses convocaron una huelga que parece cronificarse.

Una de las claves del enroque es la negativa de la compañía, que obtuvo unos beneficios de 228 millones de euros en 2023, a subir los salarios conforme al IPC (o subirlo a cambio de que los trabajadores acepten una flexibilidad que choca con la conciliación y los intereses de los trabajadores temporales). 

La pasada semana, Cádiz fue la ciudad escogida por empresa y trabajadores para negociar. Pero la reunión acabó con decepción. Y la decepción ha devenido en que el comité de empresa intente llevar la negociación al campo político

"Estamos preparando una moción en el Congreso para pedir el apoyo de todos los partidos políticos. Y esto sirve para presionar a la Junta de Andalucía, que es quien tiene competencia aquí. Le contamos a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y al secretario de Estado (Joaquín Pérez), cuando le explicamos la actuación de los antidisturbios contra toda la gente, que a un compañero le ha caído un año de cárcel, y que seguimos con una investigación abierta a cuatro compañeros por un corte de carreteras, habiendo personas afectadas que no tenían nada que ver con los cortes", explican. 

Los representantes de los trabajadores, muy enfadados con el PP andaluz, añaden: "Vamos a explicarle a ellos qué significa eso de la flexibilidad horaria, tal y como viene en los Estatutos de los Trabajadores, que se hicieron para proteger al trabajador y poder tener conciliación familiar"

Y Acerinox, por su parte, explica su postura inmovilista: "La empresa lamenta profundamente el retroceso sufrido en la negociación como consecuencia de la postura inmovilista mantenida por la parte social. Tal y como pusieron de manifiesto los miembros del comité de huelga, la negociación se encuentra en el mismo punto que hace un año, y todo ello a pesar de las diversas soluciones planteadas por la empresa". 

También apuntan que "lograr la vialidad de la fábrica supone la puesta en marcha de mecanismos que la hagan volver a la rentabilidad" y "hasta el día de hoy, la parte social no ha planteado ni una sola medida encaminada a tal logro". "Al contrario, la convocatoria y mantenimiento de la huelga, que ya dura 47 días, ha repercutido negativamente tanto en la empresa como en los trabajadores", explican antes de asegurar que han "respetado escrupulosamente el Derecho de Huelga de las personas trabajadoras", tal y como les obliga la ley. 

"Como es lógico, y así lo recoge la norma, el libre ejercicio del derecho de huelga supone para las personas trabajadores la no percepción de sus salarios durante el tiempo que la huelga siga vigente. En este sentido, la compañía actuará de acuerdo con la ley, respecto de la no retribución de los salarios", explica la compañía. 

Los trabajadores ven con recelo la postura defensiva de Acerinox, pese a que bancos de inversión como Renta 4 le pronostican un próspero 2024 por el buen momento del acero.

Acerinox. 

Comisiones Obreras ha salido en defensa de los trabajadores auxiliares de la empresa tras señalar que "Acerinox debe mantener su contrato social con la comarca en la que opera desde hace años, y eso pasa por la actualización de una masa salarial que repercute en la economía del Campo de Gibraltar y por la renovación de su compromiso en la creación de empleo y riqueza"

Las claves del conflicto

La histórica Acerinox vive un conflicto laboral muy tenso a cuenta de la huelga convocada hace casi dos meses por los 1.800 trabajadores de la acería que reclaman una subida de salario conforme el IPC (más del 3%). 

La multinacional ofrece apenas el 1,75% de crecimiento mientras ha llevado a los tribunales a Comisiones Obreras, UGT y USO por "huelga abusiva" y a la Asociación de Trabajadores del Acero "por huelga ilegal". A este último sindicato le reclaman 180.000 euros por días no trabajados y 45.000 por daños en el mobiliario de la compañía situada en el municipio gaditano de Los Barrios, sito en la comarca de Campo de Gibraltar. 

Este deprimido lugar, en términos socioeconómicos, fue el escogido por Banesto y las siderúrgicas japonesas, la Nissho Iwai y la Nisshin Steel, para poner en marcha una compañía que se convirtió en multinacional y acabó saltando a la Bolsa. 

El consejero delegado de Acerinox, Bernardo Velázquez Herreros, señala que esta planta ha caído a pérdidas en tres de los últimos cuatro ejercicios para exigir un nuevo convenio que imponga un aumento de la flexibilidad en las jornadas y horarios.

La compañía, líder a escala mundial en la fabricación y distribución de acero inoxidable y aleaciones de alto rendimiento, quiere imponer un nuevo modelo organizativo en esta planta gaditana, en la que sus trabajadores han cortado esta semana la autovía A-7 Cádiz-Málaga y para hoy han convocado huelga en la vecina Algeciras. 

Fuentes de la plantilla consultadas por Elcierredigital.com señalan que desde la compañía les regatean "la subida del IPC mientras compran una empresa en Estados Unidos al contado", en relación a la adquisición de Haynes por 900 millones de euros. Las mismas fuentes señalan su malestar con la Junta de Andalucía, "que se ha puesto de perfil con el conflicto". 

Desde Comisiones Obreras señalan que "es hora de que la dirección de la empresa deje de lado su estrategia de escudarse en cuestiones de forma para evitar entrar en el fondo de la negociación de un convenio digno que de respuesta a las aspiraciones de la plantilla y siente las bases del futuro de la acería".

"Exigimos a la dirección de Acerinox que asuma sus responsabilidades, que deje de poner pegas y que se siente en la mesa de negociación para buscar salidas a un conflicto laboral que amenaza con radicalizarse", añaden. 

COMPARTIR: