25 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En una carta estereotipo en pleno Covid-19 la empresa de Marta Álvarez señala "la inclusión de sus datos en ficheros de solvencia patrimonial"

Estado de Alarma: El Corte Inglés amenaza a sus clientes con poder llevarlos al Registro de morosos ante una mínima deuda

Marta Álvarez, CEO de El Corte Inglés.
Marta Álvarez, CEO de El Corte Inglés.
En plena crisis sanitaria y económica que vive España, clientes de El Corte Inglés, con algún tipo de débito, aún siendo mínimo, recibieron hace unos días una carta en la que se les indica que a 31 de marzo su tarjeta de compra tiene un saldo negativo. La empresa de Marta Álvarez dentro de su política comercial ha decidido intervenir temporalmente estas tarjetas, pero ademas advierte la posibilidad de inclusión de los datos de éstos en ficheros de solvencia patrimonial en pleno Estado de Alarma.

La empresa de El Corte Inglés que lleva las cuentas de sus clientes, denominada Financiera El Corte Ingles (EFC) SA, situada en el edificio central de esta conocida cadena de almacenes de distribución, en la calle de Hermosilla, de Madrid, no ha tenido en cuenta la crítica situación actual de algunos de sus fieles clientes en estos momentos duros económicos y sanitarios, que desgraciadamente vive España.

Así, en pleno Estado de Alerta, ha remitido a aquellos clientes que tienen una deuda, por insignificante que sea, una carta esterotipada firmada por la "Administración de Ventas-Gestión de Clientes" de El Corte Inglés en la que amenaza con la posibilidad de inclusión de sus clientes con débitos en un fichero de impagos si no satisfacen las cuotas, sin dar otro tipo de opciones, tal y como puede comprobarse en el documento que más abajo reproducimos.

La carta, fechada a principios de este mes de abril, en pleno confinamiento de la población española y con el Estado de Alerta en vigencia, hace mención a los vencimientos de las cuotas y saldos del pasado mes de marzo, es decir, sin transcurrir ni siquiera quince días desde su finalización. En ella, se indica que, en base a la política comercial que lleva El Corte Inglés, la cadena que actualmente dirige Marta Álvarez "ha procedido a intervenir temporalmente la misma hasta la cancelación del citado importe".

Hasta aqui todo puede entenderse dentro de unos parámetros meramente económicos, donde quizá no se ha evaluado correctamente, o no se ha querido, la situación de extrema gravedad económica y sanitaria que vive Espana con muchas nóminas sin pagar y sin llegar todavía los subsidios del Estado a los damnificados, muchos de ellos clientes de El Corte Inglés.

Pero, además, en un útimo párrafo se indica textualmente que "asi mismo, le informamos de la posibilidad de inclusión de sus datos en ficheros de solvencia patrimonial, según la legilación vigente, por el incumplimiento de sus obligaciones dinerarias", con lo que ello conlleva para la solicitud de ayudas y préstamos. Eso sí, se despiden muy cordialmente: "aprovechamos la oportunidad para saludarle atentamemte".

Es la empresa Financiera El Corte Ingles (EFC) SA la que emite la tarjeta de pago de la cadena de Grandes Almacenes presidida por Marta Álvarez y que tiene como principal accionista al Banco Santander de Ana Patricia Botín, con un 51 por ciento desde febrero de 2014.

De hecho, tal y como ha tenido constancia elcierredigital.com, en un plazo de alrededor de diez días después del vencimiento de la cuota, esta empresa en la que comparten accionariado Banco Santander y El Corte Inglés anula ya la posibilidad de usar la tarjeta antes de recibir, incluso, la comunicación.

Caos en España, poco importa

Con los centros comerciales cerrados y, por tanto, muchas de las oficinas de atención al cliente inoperativas, lugares en los que se realizan todas las regularizaciones en la mayoría de los casos, se sigue mandando la misma carta estándar, que ni siquiera se ha personalizado de acorde a los problemas actuales de cada cliente de El Corte Inglés.

De hecho la carta estereotipada señala que puede hacerlo “personándose en los distintos Deptos. de Servicio al cliente de nuestros Centros Comerciales”, circunstancia que, incluso, si hubiera algún punto de atención abierto como en los centros de El Corte Inglés con Hipercor, parece completamente incompatible con la situación imperativa de no movimiento de la población, que regula obligatoriamente el Estado de Alarma, donde se imponen importantes sanciones administrativas y penales a las personas que salgan de su casa, como estamos viendo.

Es más, intentar llamar a su servicio de atención al cliente es misión imposible. Sus líneas siempre están ocupadas o nadie las coge, como le ha ocurrido a elcierredigital.com con la sede central de El Corte Inglés, en Madrid. "Y aunque te indican por mensaje que te devolverán la llamada al número desde el que estás intentando comunicarte con ellos, esto raremente se produce", afirman algunos clientes descontentos con el trato actual de esta conocida cadena de almacenes.

Pero, desgraciadamente, esta es una situación muy similar a la que sufren muchos españoles durante el Estado de Alarma con otras muchas y diversas empresas de prestigio, al menos en teoría. Los expertos económicos consultados señalan que "en España muchas empresas de servicio y distribución no han adaptado, o no han querido, sus sistemas de recobro a la complicada situación de caos económico que viven miles de sus clientes ante una minima deuda en su tarjeta de compra".

Elcierredigital.com se ha puesto en contacto con el gabinete de prensa de El Corte Inglés, tanto por teléfono como por email, y no ha recibido al cierre de esta edición ninguna respuesta ni comunicado explicando estos métodos utilizados de recobro que afectan a muchos ciudadanos que viven en un Estado de Alarma decretado por el Gobierno de España, donde el desplazamiento está castigado. 

COMPARTIR: