17 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presidente de la teleco asegura sin rubor que se enteró de que STC había adquirido un 9,9% de la compañía después de producirse la operación

La irrupción saudí en Telefónica merma la imagen de Álvarez-Pallete, enfada al Gobierno e inquieta a los accionistas

El Cierre Digital en José María Álvarez-Pallete
José María Álvarez-Pallete / Foto: Telefónica.
José María Álvarez-Pallete asegura que se enteró 'por la prensa' de que la empresa saudí STC se había convertido en el principal accionista de Telefónica tras desembolsar 2.100 millones de euros, tal y como explican desde la teleco. Esta operación es advertida con inquietud por sus accionistas, no ha sido demasiado celebrada en Bolsa y ha enfadado a La Moncloa a pesar de la buena sintonía entre directivo y presidente del Gobierno.

José María Álvarez-Pallete vive sus horas más delicadas al frente de Telefónica, tras asegurar que no tuteló y ni siquiera se enteró de que el gigante saudí STC se iba a convertir en el principal accionista de la teleco española tras desembolsar 2.100 millones de euros a cambio del 9,9 por ciento de la compañía multinacional en la Bolsa. 

Álvarez-Pallete, incapaz de frenar la sangría bursátil que sufre Telefónica desde hace años, ni siquiera puede celebrar que la irrupción extranjera en el parqué haya premiado a la empresa española de telecomunicaciones que él dirige, ya que ésta sigue cosechando sus peores resultados bursátiles en los últimos 25 años pese al leve repunte que disfrutó este pasado martes (y que fue compensado ligeramente de forma negativa con la tenue caída de ayer miércoles). 

STC se explica 

El grupo saudí STC ha intentado templar gaitas tras el ruido que ha provocado su inversión. Desde la compañía de Arabia Saudita aseguran que la operación se hizo de forma pacífica, clarifican que no quieren controlar la compañía de telecomunicaciones española e, incluso, aseguran que ni siquiera van a pedir un asiento en el consejo de la compañía Telefónica. Al menos por el momento. 

Pallete. Foto: Telefónica. 

El presidente de este gigante árabe dedicado a la tecnología, Mohammed K. A. Al Faisal, afirma que "esta importante inversión a largo plazo de STC Group está alineada con nuestra estrategia de crecimiento, según la cual invertimos en sectores como la tecnología y la infraestructura digital en mercados que consideramos prometedores alrededor del mundo". 

El CEO de la empresa radicada en Arabia Saudí, Olayan Alwetaid, asegura que "se trata de una gran oportunidad de inversión que nos permite utilizar nuestro sólido balance y mantener al mismo tiempo nuestra atractiva política de dividendos".

Inquietud y enfado

Esta operación ha provocado inquietud entre los accionistas de la teleco española y un gran enfado en la mayoría de la clase política. Estas son las sensaciones que están aflorando tras esta operación que, desde fuentes de Telefónica, aseguran como "extraña" y que ha obligado a Álvarez-Pallete a viajar a Arabia Saudí junto a su mano derecha, Ángel Vilá

La portavoz del Gobierno del PSOE, Isabel Rodríguez, ha recordado que el 5 por ciento de ese 9,9 por ciento podría no ser adquirido por STC si desde el Palacio de la Moncloa no se autoriza. El Gobierno, señalan desde la propia teleco, podría rechazar la operación gracias al denominado decreto 'Antiopas', aprobado este pasado mes de julio, que imposibilita que capital extranjero tome más del 4,9 por ciento de una empresa estratégica española. 

"Existen canales para preservar nuestra autonomía estratégica que el Gobierno pone en marcha, y yo lo que quiero subrayar es que Telefónica no solo es una empresa emblemática en nuestro país, sino que es una compañía estratégica, un operador estratégico y que el Gobierno va a velar, por supuesto, por la autonomía estratégica de España con absoluta normalidad y tranquilidad", has afirmado la portavoz Rodríguez.

Peor tono se advirtió en las afirmaciones de la todavía Vicepresidenta Primera del Gobierno Nadia Calviño, que aseguró que para "proteger los intereses estratégicos de España, el Ejecutivo va a aplicar todos los mecanismos necesarios". Y también en el de la Vicepresidenta Segunda Yolanda Díaz, que dice que "preservar nuestra autonomía estratégica es esencial. España debe asegurar la toma de decisiones en empresas como Telefónica, guardianas de datos sensibles".

La ministra de Podemos Ione Belarra, por su parte, afirma que "además de reducir al 5 por ciento el control de compra la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) debería lograr una participación pública del 10 por ciento en Telefónica en próximos años para liderar la digitalización".

Y hasta Alberto Núñez Feijóo, líder del Partido Popular, ha admitido su desconfianza en la operación al asegurar que después de la compra de acciones espera que Telefónica siga siendo una empresa estratégica "española". 

No se ha pronunciado sobre el asunto el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, íntimo de José María Álvarez-Pallete. Ambos, tal y como desveló elcierredigital.com, comparten ratos de ocio y practican deporte juntos en La Moncloa desde hace meses. 

Álvarez-Pallete sufre la ira de los mercados 

Hace unos días, fuentes del sector bursátil manifestaban a elcierredigital.com su opinión sobre el momento que vive Álvarez-Pallete, donde navega sin rumbo en el sector de las telecos, un entorno muy complicado por la guerra de precios que sufre en toda Europa, con las regulaciones que padece y las altas inversiones que debe acometer. 

La española Telefónica es señalada en este entorno como "una operadora con poca credibilidad y torpe desenvoltura". Los últimos reveses en el parqué, además, destrozan el próximo 'Investor day', resucitado por Álvarez-Pallete tras doce años de ausencia. 

Telefónica, según las mismas fuentes, "es una de las peores telecos europeas en términos bursátiles" y Álvarez-Pallete, que era considerado como un directivo con perfil tecnológico en contraste con su veterano antecesor César Alierta, "está firmando una gestión pésima, que ha decepcionado a todos y está cuestionado incluso por muchos accionistas de su propia compañía".

El actual presidente de Telefónica, recuerdan estas mismas fuentes a elcierredigital.com, "llegó a decir que iba a desinvertir hace varios años en Latinoamérica y no lo ha hecho, lo cual ha desincentivado a los equipos del otro lado del charco"

"El jefe de la teleco española -añaden- quiere promover la fusión entre MásMóvil y Orange para reducirse competidores en España, pero no cuenta con que Digi, con un tinte más agresivo que las otras dos adversarias, se la está comiendo por los pies en líneas móviles y fibra". 

Cabe recordar que el veto de la Unión Europea a fabricantes chinos como Huawei y ZTE castigó en Bolsa en junio a Telefónica, que cayó alrededor de un 8 por ciento durante el mes de junio. Y es que la teleco podría tener que desembolsar 700 millones a cuenta de su red en Alemania.

COMPARTIR: