07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Familia Real figura como una de las instituciones de mayor popularidad para el pueblo danés quien muestra su apoyo a la reina Margarita II

Monarquías europeas (II): Dinamarca: Un matrimonio de convenencia y rivalidades

Familia real danesa
Familia real danesa
La casa real danesa no ha estado exenta de ciertas polémicas que han salpicado a algunos de sus miembros. El intenso matrimonio entre la reina Margarita y el príncipe Henrik en el que se dio hasta una separación, el eterno papel de segundón del Príncipe Joaquín o las envidias entre cuñadas, son algunas de los escándalos que han intentado desestabilizar la imagen de familia unida que ha intentado mantener la monarca.

La monarquía danesa figura como una de las instituciones de mayor popularidad para el pueblo danés. Un organismo que guarda lazos familiares con los países de Grecia y vínculos de amistad con los miembros del resto de monarquías europeas como la dinastía sueca o noruega. 

La institución figura como la más antigua de toda Europa y consta en la Constitución como monarquía constitucional. La dinastía real danesa fue fundada en el año 958 por Gorm el Viejo y décadas más tarde, formó parte de la Casa de Oldemburgo y más tarde, de la Casa de Glücksburg,  una de sus ramas dinásticas que comparte con la estirpe noruega y griega. 

El 14 de enero de 1972, una joven princesa Margarita fue proclamada reina de Dinamarca y pasaría a la historia como Margarita II de Dinamarca, debido al cambio de legislación llevado a cabo en 1953. Hasta entonces únicamente los varones podrían reinar. 

La reina Margarita es una de las monarcas más admiradas y muy querida por el pueblo danés. Encabeza una familia real marcada por un flechazo en los juegos olímpicos, rivalidades,  celos y un matrimonio real polémico.

La reina Margarita y el príncipe Henrik, matrimonio de cara a la galería

Ningún matrimonio del panorama real está exento de polémicas. Y el de la reina más admirada de Europa y un conde de origen francés convertido en príncipe a la sombra de su mujer no se libró. La reina Margarita II nació en el seno de una familia real en la que las mujeres tenían el poder, es hermana de las princesas Benedicta de Dinamarca y Ana María de Grecia. 

La reina Margarita en su juventud.

La reina siempre ha tenido claro cual era su lugar y su futuro, por lo que pertenecer a la realeza y servir a su país, siempre ha sido una prioridad para ella. Durante su formación académica en Londres conoció a un joven diplomático de ascendencia nobiliaria francesa. El flechazo culminó en boda real el 10 de junio de 1967 en la iglesia Holmen de Copenhague. 

La reina de Dinamarca y el príncipe Henrik durante su boda

A pesar de la intensidad y el amor que se profesaba la pareja, el príncipe Henrik nunca llevó bien su papel a la sombra de reina que tras su coronación se fue ganando el cariño del pueblo danés. El príncipe consorte con fama de provocador, no aceptaba su papel como “segundón”. Su matrimonio fue superando obstáculos e y tras vivir un tiempo distanciados, hasta el fallecimiento del príncipe en 2018, residieron en el Palacio de Amalienborg.

El príncipe Federico y la princesa Mary, un amor en las Olimpiadas de Sydney

 

La historia de amor entre príncipes y plebeyos es ya de sobra habitual entre los miembros de la realeza europea. Y parece ser que los Juegos Olímpicos es un escenario en el que el amor real puede surgir en cualquier momento. Si ya los reyes Silvia y Carlos Gustavo de Suecia se enamoraron en Munich, entre el joven príncipe heredero al trono danés, Federico de Dinamarca y una abogada australiana llamada Mary Donaldson, surgiría la chispa en una fiesta durante la celebración de las Olimpiadas de Sydney del año 2000.

Los príncipes herederos durante su pedida.

Un romance a distancia que finalizó en una boda con la asistencia de miembros de la realeza y la presentación en sociedad de Letizia Ortiz enfundada en un vestido rojo de Lorenzo Caprile  que se hizo eco en la prensa internacional. La boda dejó anécdotas para el recuerdo como las lágrimas del príncipe Federico ante la entrada de la novia, el vestido de novia elegido por su suegra o la reina Margarita como una feliz madrina.

Los príncipes Federico y Mary de Dinamarca durante su boda.

Un amor que han logrado mantener a lo largo del tiempo y que junto a sus hijos, el príncipe heredero Cristian, la princesa Isabelle y los gemelos, los príncipes Vicente y Josefina. Los príncipes herederos al trono danés, son una de las parejas más queridas de la realeza.

El príncipe Joaquín, el miembro más rebelde de la familia real danesa

A pesar de sus romances y su afición a la conducción temeraria del príncipe Federico, ha sabido escapar de las polémicas en torno a su figura. No así es el caso de su hermano, el príncipe Joaquín, quien ha sido un digno heredero del carácter de su padre.Además del carácter de su progenitor, ha heredado el sobrenombre de segundón y en 2020, se plantó e hizo unas declaraciones a la prensa de su hartazgo por no tener el lugar que le correspondía. Un hecho que desde su juventud ha provocado en él celos y envidia por no ser el heredero al trono danés. 

Sus continuos romances esporádicos con mujeres también le han llevado a ser portada de algunas de las revistas de la prensa rosa danesa. Hasta 1995, cuando contrae matrimonio con la joven Alexandra Manley y con la que tendrá a sus dos vástagos, el príncipe Nicolás y el príncipe Felix. En 2004, anunciaron su divorcio y la princesa confesaría que uno de los motivos eran los problemas con al alcohol del príncipe Joaquín. 

El Príncipe Joaquín de Dinamarca y Alexandra Manley.

El año 2008, el príncipe volvía a pasar por el altar. Esta vez con una joven francesa con la que se especuló que ya mantenía un romance extramarital durante su primer matrimonio. Marie Cavallier y el príncipe lograban darse el sí quiero en la iglesia de Møgeltønder ante la presencia de la Familia Real Danesa y miembros de otras dinastías reales. La princesa Marie ha sabido ganarse el cariño de la casa real danesa y de hecho, era la nuera favorita del Príncipe Henrik.

Los príncipes Joaquín y Mary de Dinamarca.

Desde su boda, el matrimonio no ha estado libre de críticas. Junto a la princesa Marie y sus hijos pequeños, los príncipes Atenea y Enrique se instalaron en París en 2019. Y todo apunta a que continuaran allí sin previsión de regresar a Dinamarca por el momento. La rivalidad entre las cuñadas es de sobra conocida y las fotografías publicadas sobre el supuesto beso entre la princesa Mary y su cuñado, avivaron aún más la enemistad entre las Marías. Además, el príncipe fue víctima de un ictus en 2020 lo que le llevó a tomarse con cierta calma su trabajo en la ciudad de la Luz. 

COMPARTIR: