26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 14 de enero de 1972 ascendió al trono sucediendo a su padre el Rey Federico IX, estando ya unida al aristócrata francés Enrique de Monpezat

Las bodas de oro de Margarita II de Dinamarca deslucidas por el avance de Ómicron

Margarita II de Dinamarca.
Margarita II de Dinamarca.
La situación sanitaria ha hecho que el primer acto de celebración de las bodas de oro de Margarita II de Dinamarca quede un tanto deslucido. Se ha celebrado en el Parlamento danés para conmemorar que el 14 de enero de 1972 ascendió al trono sucediendo a su padre el Rey Federico IX, estando ya unida al aristócrata francés Enrique de Monpezat, el hombre que ha protagonizado algunos de los quebraderos de cabeza más llamativos de Margarita en estos años de reinado.

Margarita II de Dinamarca es una de las soberanas europeas con más índice de popularidad entre su pueblo. Aunque, como en todas las cortes europeas, su reinado no ha estado exento de algunos escándalos, la Jefa de Estado danesa no ha tenido problemas ni personales ni políticos que le hayan llevado a abdicar como ha ocurrido con otros reyes coetáneos como en España, Bélgica u Holanda. 

Este 2022 es para Dinamarca el momento de celebrar el medio siglo de Margarita en el trono. El Gobierno ha arrancado este año haciendo público, a través de las redes sociales, un nuevo retrato. Es sólo el pistoletazo de salida de 12 meses que estarán caracterizados por varias celebraciones. Sin embargo, el primer evento, celebrado el 14 de enero, el día de su aniversario en el trono, en el Parlamento danés, se vio un tanto deslucido por la situación sanitaria que se vive en el país nórdico con los contagios por la variante ómicron del Covid-19. 

La Reina Margarita, de 81 años, accedió al trono unos días después del fallecimiento de su padre Federico IX. Por honor a él no quiso grandes fastos para su coronación y mantuvo el luto durante los actos. Junto a ella ya estaba su polémico marido, Enrique de Monpezat, un particular aristócrata francés que siempre ha sido percibido con cierta distancia por la sociedad danesa.

Enrique y Margarita en enero de 1972 durante su coronación como Reina de Dinamarca. 

Margarita y Enrique se casaron en marzo de 1967 y desde la boda hubo cierta tirantez entre el todavía Rey Federico IX y el marido de la heredera. "El Rey es como una jarra de cerveza y el príncipe como una copa de champán", escribió un periódico para describir la situación. 

Enrique no llevaba bien no tener un papel definido en la corte cuando su mujer ascendió al trono. La situación vivió un momento crítico cuando, en 2002, Enrique abandonó el país para irse a unos viñedos en Francia. La versión oficial hablaba de una leve depresión pero la prensa danesa pronto se hizo eco de los celos de Enrique hacia su hijo Joaquín de Dinamarca, el Príncipe heredero, ante el creciente protagonismo de éste en la vida pública. 

Finalmente, Enrique volvió a Copenhague y el asunto se olvidó rápidamente. En esos años llegaría a la vida del heredero la abogada australiana Mary Donaldson, que pasaría a formar parte de esa nueva generación de princesas caracterizadas por no provenir de la nobleza y tener un perfil de mujeres profesionales de clase media. Hoy, la Princesa Mary es un icono de moda y es especialmente querida por el pueblo danés. 

Una Reina decoradora

Margarita II siempre ha destacado por su especial sentido del humor y su predilección por el mundo de las artes. Por eso, a los daneses no les ha sorprendido el nuevo proyecto laboral de su Jefe de Estado. 

Netflix, la famosa plataforma streaming, ha encargado a Bille August, el cineasta danés más internacional, ponerse al frente de la adaptación de Ehrengard, la novela homónima de Karen BlixenMargarita II de Dinamarca está a cargo del diseño de los decorados para el rodaje.

Bille August.

La novela está ambientada en el reino de cuento de hadas de Babenhausen, donde un joven autoproclamado experto en el amor, Cazotte, es contratado por la intrigante Gran Duquesa para ayudarla a conseguir un heredero. Mientras busca una futura princesa adecuada, Cazotte le enseña al príncipe heredero, tímido e introvertido, el arte de la seducción y el amor. Pero su plan pronto fracasa, cuando un heredero es concebido fuera del matrimonio y la familia real tiene que buscar refugio en el castillo de Rosenbad. Aquí, mientras los rivales dentro de la familia real se acercan a su plan, el propio Cazotte se enamora de Ehrengard, la dama de honor, y gradualmente descubre que, de hecho, no es un experto en amor en absoluto.

Esta novela de Karen Blixen se publicó póstumamente después de su muerte en 1963. Blixen ha pasado a la historia por su pseudónimo Isak Dinesen y su obra más recordada es Memorias de África, una novela autobiográfica que Sidney Pollack llevó al cine en 1985 con Meryl Streep y Robert Redford

Para la Reina Margarita esta no es su primera relación con el mundo del arte. La soberana se ha interesado por diferentes modos de expresión artística como la pintura, la ilustración de libros o el diseño. Incluso apareció como extra en la segunda película de la saga El señor de los anillos. 

COMPARTIR: