23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Durante la reunión entre Sánchez y Mohamed VI se ha podido ver que la enseña nacional estaba colocada boca abajo, y muchos piensan que no es casual

Los fallos de protocolo hacia España: De los himnos a la bandera al revés en Marruecos

Iftar de Mohamed VI con Pedro Sánchez
Iftar de Mohamed VI con Pedro Sánchez / La bandera de España fue colocada del revés.
El pasado jueves 7 de abril, el rey Mohamed VI de Marruecos recibía a Pedro Sánchez en su palacio. Al ver la imagen de la comida, que aparentemente era normal, muchos han advertido en un fallo garrafal de protocolo por parte del país africano: la bandera de España estaba colocada del revés. Muchos creen que no fue casual, sino que es una falta de respeto a España. Este hecho se suma a muchos otros errores de protocolo en actos internacionales con los símbolos españoles.

La visita a Marruecos del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras el cambio de posición de España sobre el conflicto geopolítico del Sáhara Occidental, ha hecho saltar las alarmas de muchos. La reunión con el rey Mohamed VI, que pretendía abrir una nueva etapa en la relación entre España y Marruecos y que, según Sánchez, se basa en “una comunicación permanente, la transparencia y el respeto mutuo”, ha parecido para muchos una burla.

Mohamed VI invitaba a Pedro Sánchez el pasado jueves 7 de abril a participar en el iftar, la comida que rompe el ayuno del ramadán. Aunque a primera vista la imagen parece normal e incluso distendida, el detalle que ha inundado las redes sociales se encuentra al fondo: la bandera de España ha sido colocada del revés. Al lado de la bandera de Marruecos, perfectamente instalada, muchos han advertido de este fallo garrafal de protocolo.

El periodista Jalil Mohamed Abdelaziz, activista por el Sáhara Occidental, advierte que “nada es casual en Marruecos, y mucho menos cuando se trata de protocolos políticos”. Asegura, además, que “la humillación hacia España se expresa poniendo la bandera al revés”. Parece ser que, para muchos, el respeto de Marruecos hacia España que Sánchez daba por conseguido, es solo una fantasía.

No es la primera vez que algún representante de España, ya sea a nivel político o deportivo, sufre algún tipo de error de protocolo en referencia a los símbolos del país. Más allá de los errores a la hora de hacer sonar el himno oficial y que, en su lugar, suenen la Marcha Real de José María Pemán –utilizado por Francisco Franco tras la Guerra civil y considerado inconstitucional– o el que fue el himno oficial durante la II República Española.

Equivocación en la Copa del Rey

Una equivocación la puede tener cualquiera, pero, cuando la ven miles de personas y en el medio está el himno de España, la cosa cambia. Antes del encuentro entre el CD El Álamo de Madrid y el CD Pedroñeras de Cuenca, referente a la Copa del Rey, desde megafonía pusieron la Marcha Real de José María Pemán, himno similar al actual, pero con letra, escrito antes de la Segunda República. Fue creado durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera y utilizado por Francisco Franco después de la Guerra Civil hasta su muerte.

Después de percatarse del error, el club respondió con un comunicado explicando lo siguiente: “El Club Deportivo El Álamo y en su nombre, su presidente David Orgaz, quiere públicamente pedir disculpas por el “error humano” de nuestro departamento de comunicación al poner un himno anticonstitucional al inicio del partido”, señala la primera parte de la notificación.

“Nuestra entidad se rige por valores única y exclusivamente deportivos, y en ningún caso ha sido nuestra intención mezclar el deporte con ideologías políticas. Reiteramos nuevamente las disculpas hacia cualquier persona o entidad que se haya podido sentir ofendida”, concluye el comunicado.

El CD Álamo no es el único que se ha visto salpicado por este fallo en la historia reciente del deporte español. Otros deportistas de talla mundial nacidos en este país, también han pasado vergüenza escuchando los himnos de España, pero que no son el actual: el himno de José María Pemán o el himno de Rafael de Riego de la época de la II República.

Confusión con el himno franquista

El atleta pacense Javier Cienfuegos fue el último deportista española en aguantar esta equivocación. Todo ocurrió en agosto de 2018 en la entrega de medallas de atletismo celebrado en Perú. Situado en lo más alto, Cienfuegos había recibido la medalla de oro en la prueba de lanzamiento de martillo y se preparaba para escuchar el himno con orgullo, pero, para su sorpresa, comenzó a sonar el himno de José María Pemán. El error solo duró unos pocos segundos hasta que la organización cortó la grabación antes de que finalizase.

Caso similar fue el que vivió en la ceremonia final del Giro de Italia 2011, el exciclista madrileño, Alberto Contador. El corredor se encontraba en el puesto 1 del podio escoltado por los italianos Michele Scarponi y Vicenzo Nibali. Todo iba bien mientras lucía la “maglia rossa” (maillot que lleva el líder del giro), pero empezó a sonar la Marcha Real de Pemán.

Aquella no fue la única vez que Contador sufría este tipo de contratiempo. Dos años antes, en julio de 2009, cuando estaba en el podio como campeón del Tour de Francia, el ciclista español tuvo que escuchar el himno de Dinamarca en vez del español. Cuando regresó a España, la que fuera presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, le tarareó el himno actual junto al personal que estaba presente durante su llegada.

La onubense Carolina Marín, después de proclamarse bicampeona del mundo en Yakarta (Indonesia) en agosto de 2015, vio como le pasaba una situación parecida la de Alberto Contador. A la mejor jugadora en la historia del bádminton español y varias veces número 1 de este deporte, se le quedó la cara como un poema. La Federación Mundial de Bádminton se disculpó inmediatamente.

Durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera, al poeta gaditano José María Pemán le fue encargado en 1928 que confeccionara una letra para el himno, aunque nunca llegó a tener carácter oficial.

Error con el himno republicano

Muy sonado fue el caso de la Copa Davis de tenis en Australia en el año 2003. El trompetista australiano James Morrison fue el encargado de tocar los himnos. El del país oceánico sonó claramente, pero entonces llegó el turno del español. El trompetista comenzó a tocar el himno de la II República de Rafael de Riego mientras las caras de Juan Carlos Ferrero, Jordi Arrese, Carlos Moyà, Àlex Corretja y Feliciano López eran de sorpresa. 

Juan Antonio Gómez Angulo, por entonces secretario de estado para el Deporte, reaccionó rápidamente y con gran indignación, al considerar el hecho una provocación y una ofensa. La Federación Australiana de Tenis asumió toda la responsabilidad del error y pidió disculpas

Algo parecido vivió el piloto de skeleton español, Ander Mirambell. Después de conseguir su segundo triunfo en la Copa de América de Calgary (Canadá) tuvo que oír desde el podio el himno de Riego. El deportista originario de Barcelona mantuvo la compostura pese al error. La organización rectificó enseguida e hizo sonar la Marcha Real.

El “Himno de Riego” es la denominación popular con la que se conoce el himno que cantaba la columna volante del teniente coronel Rafael del Riego tras la insurrección de este militar contra el rey Fernando VII el 1 de enero de 1820 en Las Cabezas de San Juan (Sevilla), cuyo texto es del noble, militar, político e historiador español, Evaristo Fernández de San Miguel y música de autor desconocido, aunque alguna versión le atribuye autoría al compositor romántico español José Melchor Gomis y fue el himno oficial adoptado por la Segunda República.

COMPARTIR: