27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Digestión sin Preocupaciones: Descubre la Dieta FODMAP y mejora tu Bienestar

Muchos trastornos gastrointestinales crónicos de carácter leve o moderado, caso de las digestiones pesadas, las flatulencias, los retortijones y las diarreas frecuentes, pueden solucionarse con cierta facilidad mediante la adopción de una dieta FODMAP.

Se trata de un tipo de dieta que, pese a estar específicamente pensada para personas que sufren problemas gastrointestinales crónicos de mayor gravedad, se ha revelado como una interesante alternativa para esos otros casos.

Pero, ¿qué son exactamente los regímenes FODMAP y qué es lo que puede esperarse de este tipo de dietas personalizadas? En las siguientes líneas te lo contamos:

¿Qué significa FODMAP?

FODMAP es un acrónimo de origen inglés cuyo significado literal y traducido al español es “polioles, monosacáridos, disacáridos y oligosacáridos fermentables”, un término que sólo puede comprender un químico o un nutricionista.

Prescindiendo de descripciones químicas, quédate con esta definición resumida: los FODMAP son unos nutrientes del grupo de los hidratos de carbono de cadena corta, con dos características en común:

  • Son nutrientes que se digieren con dificultad
  • Son sustancias fermentables

Es decir, estos carbohidratos de cadena corta no se digieren completamente en el intestino delgado y parte de ellos llegan al colon, en donde son fermentados por la microbiota intestinal. 

Durante esa actividad bacteriana se producen compuestos derivados y toxinas, que son las responsables de que se produzcan las molestias y trastornos gastrointestinales anteriormente señalados.

Sus efectos negativos son especialmente intensos en aquellas personas que sufren de:

  • Enfermedad de Crohn
  • Síndrome del Intestino Irritable
  • Colitis ulcerosa

De hecho, las dietas FODMAP están específicamente indicadas como complemento efectivo de los tratamientos específicos de este tipo de enfermedades.

¿Cómo se sigue una Dieta FODMAP?

La dieta FODMAP se desarrolla en tres fases:

  • Supresión total de todos los alimentos que contienen FODMAP. El objetivo inicial es eliminar los síntomas, cosa que suele ocurrir antes de que transcurran 15 días.
  • Reintroducción gradual y escalonada de alimentos que contienen FODMAP, a fin de identificar cuáles son los alimentos concretos que provocan las molestias.
  • Una vez identificados los alimentos con FODMAP que producen efectos adversos, se diseña una dieta personalizada que no los incluye, nutricionalmente adaptada a las necesidades específicas de la persona.

En definitiva, la dieta FODMAP es equilibrada, variada y está elaborada a base de comida saludable.

Alimentos permitidos en la Primera Fase

Estos son algunos ejemplos de alimentos permitidos:

  • Frutas: sandía, melón, uvas, moras, frambuesas, piña, mandarinas, naranjas, limones, kiwis, arándanos, fresas y plátanos maduros.
  • Vegetales: rábano, chirivías, batatas, calabaza, tomates, rúcula, lechuga, espárragos, pepino, calabacín, pimiento, berenjenas, zanahorias y patatas.
  • Cereales: panes sin gluten, sorgo, quinoa y avena sin gluten.
  • Lácteos y sustitutos: leche sin lactosa y yogur sin lactosa. Bebidas vegetales de arroz, almendras o coco. Algunos quesos madurados, caso del parmesano, el queso suizo o el cheddar.
  • Alimentos de origen animal: carnes de pollo, cerdo y ternera. Huevos. Todos los pescados frescos (las conservas están prohibidas).
  • Frutos secos: pipas de girasol, pipas de calabaza, semillas de linaza y nuez de macadamia.
  • Azúcares y edulcorantes: azúcar moreno de caña sin refinar y estevia.
  • Hierbas y especias: tomillo, salvia, cúrcuma, orégano, jengibre y albahaca.

Alimentos prohibidos en la Primera Fase

Estos son los algunos de los alimentos que se eliminan por completo en la fase inicial de una dieta FODMAP:

  • Frutas: albaricoques, melocotones, nectarinas, mangos, sandía, peras, manzanas, ciruelas, uvas pasas, higos pasos y todas las frutas deshidratadas.
  • Vegetales: brócoli, coles, champiñones y setas, coliflor, remolacha, espárragos, ajos puerros, cebolla y ajo.
  • Cereales: trigo, cebada, centeno y todos aquellos alimentos elaborados con esos ingredientes: pan, galletas, bizcochos, etc.
  • Lácteos y derivados: leche con lactosa, incluyendo la leche de cabra, así como cualquier derivado lácteo que contenga lactosa, con la excepción de algunos quesos frescos y yogures sin azúcar ni edulcorantes.
  • Legumbres: todas están prohibidas en la fase inicial.
  • Alimentos de origen animal: todos los que no están incluidos en la relación anterior.
  • Azúcares y edulcorantes: todos, excepto los señalados antes.

Lo que se puede esperar de una Dieta FODMAP

Una vez identificados los alimentos que causan las molestias, quien se somete a una dieta FODMAP experimenta:

  • Un alivio total o muy significativo de los trastornos gastrointestinales más habituales: flatulencias, retortijones, diarreas, estreñimiento y digestiones difíciles.
  • Una reducción notable de los síntomas asociados a la enfermedad de Crohn, el Síndrome del Intestino Irritable y la colitis ulcerosa.
  • La desaparición de los síntomas asociados a intolerancias alimentarias y alergias.

En adición, las dietas FODMAP resultantes del desarrollo de la tercera fase son nutricionalmente equilibradas: quien las sigue pueda llevar una vida saludable o lograr objetivos adicionales, como bajar de peso, aumentar su masa muscular, rebajar la hipertensión o cuidar la diabetes.

Esto solo se puede conseguir a través de un menú personalizado. Para ello, el nutricionista ha de realizar una valoración previa de las características individuales de la persona que se va a poner a dieta.

¿Hay dos dietas FODMAP iguales?

No es fácil encontrar a dos personas que toleren y rechacen exactamente los mismos FODMAP.

Además, es imprescindible tener en cuenta estos otros factores:

  • Si la persona que se va a someter a una dieta FODMAP padece alguna patología intestinal concreta, caso del Síndrome del Intestino Irritable, la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.
  • Si existen otros problemas de salud susceptibles de ser controlados mediante la dieta, caso de la obesidad, la hipertensión, la hipercolesterolemia, la diabetes o las afecciones cardíacas.
  • Las necesidades nutricionales específicas de cada persona, derivadas de su sexo, su edad y su actividad física diaria.

Es decir, la probabilidad de que una dieta FODMAP que proporciona bienestar intestinal a una persona determinada sirva para otra, cubriendo todas sus necesidades nutricionales, es muy reducida. Estas dietas han de realizarse siempre bajo la supervisión de un profesional de la nutrición debidamente cualificado.

A este respecto, en Corporis Sanum te brindamos la oportunidad de que compruebes los beneficios de la dieta FODMAP, sin necesidad de que te desplaces personalmente a nuestra consulta. Nuestro servicio de prescripción de dietas por nutricionistas online también incluye el diseño y supervisión de dietas personalizadas FODMAP.

Ya lo sabes: si lo que deseas es seguir una dieta FODMAP o cualquier otro tipo de régimen personalizado desde la comodidad de tu domicilio, todo lo que tienes que hacer es ponerte en contacto con Corporis Sanum. Del resto nos ocupamos nosotras.

COMPARTIR: