16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A MENUDO LOS USUARIOS DEL CERCANÍAS RECLAMAN QUE EN LAS HORAS PUNTA ESTA EMBLEMÁTICA TERMINAL DE MADRID "SE COLAPSA" Y "NO DA A BASTO"

La actual estación de Atocha cumple 31 años en medio del caos por retrasos de sus trenes

Estación Puerta de Atocha
Estación Puerta de Atocha
El origen de la estación de Atocha está en una primitiva estación inaugurada en 1851, conocida como 'Embarcadero', y que fue remodelada a finales del siglo XIX por el arquitecto Alberto Palacios. En 1984 se puso en marcha la Operación Atocha, con la que se buscó adaptar la estación a las nuevas necesidades del tráfico ferroviario. Finalmente el 12 de abril de 1992 la estación quedó dividida en dos estaciones, la estación Puerta de Atocha y la Estación Atocha - Cercanías.

El 12 de abril de 1992 se inauguró en Madrid la Estación de Atocha, cien años después de su fundación. La estación se ha constituido como el mayor complejo ferroviario de España y uno de los más importantes de Europa. Para la remodelación de la estación se invirtieron 22.717 millones de pesetas. Su estreno oficial tuvo lugar el 21 de abril de 1992, con el primer viaje comercial del AVE, y en junio de ese mismo año para los trenes convencionales de largo recorrido.

El viejo edificio de la estación fue inaugurado el 9 de febrero de 1851 y construido por la compañía ferroviaria Madrid - Zaragoza - Alicante. En aquellos tiempos era conocida como el Embarcadero de Atocha o la Estación del Mediodía.

Por qué la estación de Atocha se llama así, origen y de dónde viene el  nombre? - AS.com

El Embarcadero de Atocha

La ampliación y remodelación de la estación, obras a cargo del arquitecto español Rafael Moneo, hicieron posible la llegada de los trenes de alta velocidad. Desde 1992 la estación se dividió en dos estaciones, la estación Puerta de Atocha,  que es el punto de entrada y salida para los trenes de alta velocidad y la mayor parte de los trenes de larga distancia, y la estación Atocha - Cercanías, que acoge a los trenes de Cercanías, Media Distancia y Larga Distancia pasantes.

El impulso de los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla apoyaron la expansión de España y se unieron a la remodelación de uno de los edificios más simbólicos de la historia madrileña. Los tres eventos en el mismo año dotaron a España de gran visibilidad.

Sin embargo, fue en 1984 cuando se puso en marcha la primera gran remodelación, con la conocida como Operación Atocha, con la que se buscó adaptar la estación a las nuevas necesidades del tráfico ferroviario. En 1988 se terminó la estación de Cercanías y cuatro años después la estación estaba lista.

Estación de Atocha-Cercanías - Wikipedia, la enciclopedia libre

Atocha Cercanías 

Esta obra convirtió a la estación en una creación arquitectónica que, para disfrute de muchos, cuenta con un jardín-invernadero. También se añadió la linterna cilíndrica de ladrillo que sirve como imagen exterior del intercambiador, o la torre del reloj, que se añadió al armazón original de la estación. El maestro de ceremonias de la inauguración fue José Borrell, que por aquel entonces llevaba la cartera ministerial de Transportes y Comunicaciones. En 2021 Puerta de Atocha fue incluida en el Paisaje de la Luz y declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad

Una nueva remodelación en camino


Tras más de 30 años, la obra de 1992 comienza a quedarse obsoleta y evidencia la necesidad de una remodelación que se adapte a las nuevas circunstancias de la sociedad y del tráfico ferroviario. En especial la estación de Cercanías sufre una saturación extrema que necesita solución. El 1 de febrero de 2023 comenzaron las obras que llevarán a cabo la tercera gran remodelación de la estación. 

Recreación del nuevo acceso y de la rehabilitación de la marquesina histórica de Atocha

Así será la nueva estación de Atocha

Para esta obra Adif Alta Velocidad invertirá 56 millones de euros y la obra será ejecutada por su filial Dragados. Con esta obra se conseguirá dotar a la estación de Atocha de instalaciones de suficiente capacidad y calidad para continuar siendo el centro neurálgico de la red ferroviaria española y pieza urbana fundamental de Madrid.

Sin embargo, la urgente necesidad de ampliación y mejora choca de frente con los 36 meses que durará esta reforma. De momento, los problemas de tráfico y aglomeraciones no cesan. 

El colapso de la red de Cercanías


Las críticas al servicio ferroviario Renfe son constantes. En el mes de febrero, fue escandalosa la que tenía que ver con la construcción de unos vagones que no cabían en los túneles de Cantabria y Asturias, pero no fue la única. Días después, Renfe volvió a sufrir duras críticas de sus usuarios por el servicio de Cercanías Madrid. 

Una avería en la estación madrileña de Atocha el pasado 8 de febrero provocó el retraso en ocho de las diez líneas que componen el núcleo de la capital. Los retrasos causaron aglomeraciones en la citada estación y también el enfado de todos aquellos que hacían uso del servicio, que, tal y como se pudo ver a través de los vídeos difundidos en redes sociales, llegaron a intentar “sacar a un conductor de la cabina para pegarle”, según comentaron a elcierredigital.com usuarios frecuentes de Cercanías que se encontraban en la estación en el momento de la avería.

Estos mismos usuarios hicieron visible su enfado porque el problema sucedido en Atocha “no es un hecho aislado”, y aseguraban que no sería el último que tenga lugar durante los próximos diez meses. La situación, calificada de "muy precaria" por sindicatos y usuarios, genera a diario protestas y denuncias de los afectados al ver condicionada su vida cotidiana. Las obras y remodelaciones de las dos principales estaciones ferroviarias de Madrid llevan varios meses generando tremendos problemas para los usuarios de estas líneas, que llevan meses exigiendo una solución y una descongestión del tráfico.

Ante esta situación Rafael Escudero, portavoz del Sindicato Ferroviario, denunció que "estos contratiempos son cada vez más habituales. Durante muchos años se han dedicado todas las inversiones a la alta velocidad, y las líneas convencionales se han ido deteriorando", dice Escudero, detallando que los trenes más modernos, los Civias, tienen más de 20 años.

Una usuaria explicaba a elcierredigital.com que “normalmente la mayoría de las personas que bajamos en Atocha es porque luego tenemos que coger otro tren o metro, y no están coordinados. Tienes que ir corriendo y no llegas, lo pierdes, tienes que esperar otros 20 minutos a que te venga otro tren… Es una locura y un caos total. Además, ni siquiera vienen a su hora. Si por lo menos vinieran a su hora te puedes intentar cuadrar, pero vienen con retraso, no puedes subirte porque está hasta arriba y entonces tienes que esperar al siguiente. Creo que dijeron que iban a poner más trenes, pero yo creo que sigue igual que siempre”.

COMPARTIR: