05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL LOCAL DE MARIO SANDOVAL SUFRIÓ EL ROBO DE 132 RECIPIENTES VALORADOS EN 200.000 EUROS, RECORDANDO EL HURTO MILLONARIO DE LA BODEGA CACEREÑA EN 2021

Las botellas de vino, el nuevo objetivo de los ladrones: Del restaurante Atrio a Coque

El Cierre Digital en
/ Bodega de un restaurante.
El restaurante madrileño Coque, propiedad de Mario Sandoval, sufrió un robo el 30 de octubre cuyo valor supera los 200.000 euros. Los ladrones fueron únicamente a la bodega para llevarse varias botellas de vino, en concreto, 132. los ladrones bajaron al patio que comparte el restaurante con una farmacia anexa al local y rompieron el cristal para entrar en la bodega, donde reposan unas 3.120 referencias y más de 30.000 botellas. Este caso recuerda al juicio del Atrio en Cáceres y del Zalacaín.

El 30 de octubre el restaurante madrileño Coque –en el número 11 de la calle del Marqués de Riscal–, propiedad de Mario Sandoval, que cuenta con dos estrellas Michelin, sufrió un robo cuyo valor supera los 200.000 euros, siendo un total de 132 botellas de vino las sustraídas. Los ladrones entraron al local tras romper un cristal del patio interior, ya que un agujero que hicieron en un local contiguo no funcionó. Esta tipología de robos suele realizarse por encargo y la banda responsable del golpe suele tener ya un mercado en el que colocar el botín. 

El agujero no funcionó y los ladrones bajaron al patio que comparte el restaurante con una farmacia anexa al local y rompieron el cristal para entrar en la bodega, donde reposan unas 3.120 referencias y más de 30.000 botellas. Según fuentes policiales, los ladrones “fueron directos a por el vino, no hay constancia de que se llevaran nada más”, lo que significa que los autores eran conocedores de que querían coger y cuánto valía lo que querían coger. Todo indica que habían estudiado con detenimiento cómo adentrarse en el local, porque no saltó ninguna alarma. 

coque2

Restaurante Coque.

Al no ser el primer robo de este tipo, existen ciertas sospechas fundadas de que hay un grupo especializado de ladrones en este tipo de mercancía de gran valor, por lo que Sandoval ha tratado de alertar a sus compañeros del sector para que tomen máximas precauciones ante de la posibilidad de que ocurran más robos como este.

El restaurante cuenta con tres distinciones de la guía Michelin: dos estrellas y una estrella verde, distintivo en forma de hoja con el que se reconoce el compromiso de un restaurante con la sostenibilidad en el campo gastronómico. Está gestionado por los tres hermanos Sandoval: Mario, su mediático chef; Rafael, el sumiller, y Juan Diego, su jefe de sala.

El juicio del Atrio en Cáceres y el caso del Zalacaín


El 26 de octubre de 2021, la bodega del hotel-restaurante Atrio de Cáceres sufrió un robo millonario. Un total de 45 botellas de vino con un valor estimado de más de 1.600.000 euros. Los presuntos autores del robo, una pareja de extranjeros, fueron detenidos siete meses después del robo. Según indicaban las primeras pesquisas, antes de perpetrar la sustracción de las botellas, la pareja había acudido hasta en tres ocasiones al hotel-restaurante para preparar el golpe. Cuando volvieron al lugar aquel 26 de octubre de 2021, el plan ya estaba formado.

La mujer reservó mesa y habitación con un pasaporte suizo y, cuando llegaron, fueron de lo más amable. Pagaron la habitación, la cena y visitaron la bodega, como es habitual entre los comensales del restaurante. Posteriormente, sobre la 1:30, la mujer llamó a la recepción del hotel para pedir algo para picar. Según relataron los dueños del restaurante, la cocina estaba cerrada, pero en su afán por “agradar”, el empleado abandonó su puesto en la recepción para prepararles algo que pudieran comer. Dumitru aprovechó presuntamente ese despiste para efectuar el robo.

Con el uso de una llave maestra, se coló con facilidad y sin ser visto (salvo por las cámaras de seguridad) en la bodega y robó un total de 45 botellas de vino de gran valor. Las metió en tres mochilas, de las que llevaba una en cada mano y otra a la espalda. Para evitar que las botellas se rompieran o que sonaran mientras las transportaba, utilizó las toallas del hotel. Cuatro horas después del robo, la pareja abandonó el hotel con el botín, valorado en 1.648.500 euros.

botellas-chateau

Botellas de Chateau d’Yquem del año 1806.

Entre los vinos más destacados que se llevaron de Atrio se encontraban varias botellas de Romanée Conti (con un precio de 12.000 euros en la carta del restaurante), de las que solo se producen 3.500 botellas al año. Sin embargo, el golpe más duro para los dueños fue la sustracción de una botella de Chateau d’Yquem del año 1806, que consiguieron los dueños en el año 2000 en una subasta de Londres y estaba valorada en 310.000 euros. En la carta de Atrio figuraba con un valor de 150.000 euros, pero José Polo, dirigente del restaurante,  afirmó que “realmente nunca la vendería”, ya que forma parte de la historia de Atrio y de Cáceres.

Casi un año después del hurto, el nombre de uno de los presuntos ladrones, Constantin Gabriel Dumitru —de nacionalidad rumana y holandesa y de 47 años de edad—, vuelve a la actualidad al haberse tenido que sentar en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid por otro presunto robo: el de una botella de whisky de una tienda del barrio madrileño de Salamanca.

Estos casos alertaban sobre los valores millonarios de las botellas de algunos restaurantes con estrellas Michelín. En elcierredigital.com ya informamos el pasado año sobre la guerra familiar de las hermanas García-Cereceda por el valor de la bodega del conocido restaurante Zalacaín. Con tres estrellas Michelín, fue el primer restaurante de España que obtuvo esta reconocida estrella gastronómica en 1987. Además, era considerado el “templo gastronómico de Madrid” y superaba “las 800 referencias de las principales denominaciones de origen”, con las mejores marcas del mundo.

COMPARTIR: