18 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fallecida en 2015, la primera esposa del exministro socialista donó en el año 1996 al Ateneo de Madrid este terreno en Sevilla que no pasó a sus hijos

Se pone fin al emporio de Elena Arnedo, la exmujer de Miguel Boyer: Venden su última parcela

El Cierre Digital en Elena Arnedo Soriano.
Elena Arnedo Soriano.
En el año 2015 fallecía la que fue la primera mujer del exministro socialista Miguel Boyer: Elena Arnedo Soriano. Ocho años después, una de las parcelas que poseía, que donó en el año 1996 al Ateneo de Madrid, ha sido vendida contra las indicaciones que dio a la institución para su uso. La parcela tendría que haber pasado a manos de sus hijos, Laura —ya fallecida— y Miguel, fruto de su relación con Miguel Boyer. Ambos seguían casados cuando el exministro conoció a la filipina Isabel Preysler.

Más de ocho años después de la muerte de la ginecóloga Elena Arnedo Soriano, la que fue la primera mujer de Miguel Boyer, su herencia sigue dando de qué hablar. En una entrevista póstuma a la también fallecida Laura Boyer en la revista Lecturas, la primogénita de la pareja confesaba que la herencia de su madre fue “600 páginas, una locura”. Y es que, a lo largo de su vida, Elena Arnedo amasó una gran fortuna y un amplio patrimonio inmobiliario.

Una de las propiedades que pertenecieron a Elena Arnedo era una parcela de 2.100 metros en el centro de Sevilla la Nueva. Según informa el periodista Jesús Manuel Ruiz en el medio Es diario, el terreno ha sido vendido pese a que esos no eran los deseos de Arnedo antes de morir.

Siempre según el citado medio, Arnedo había donado la parcela en el año 1996 al Ateneo de Madrid. La idea era que se utilizase como zona de recreo para sus socios. En el caso de que no se usase para ese fin, dejaba muy claro cuál era el otro propósito para el que debería ser usada: abrir una escuela de feminismo. De no utilizarse para ninguno de estos dos fines, debería ir a parar a manos de sus hijos, Laura y Miguel.

El compromiso fue adquirido por el presidente del Ateneo, Paulino García Partida, el secretario primero, Juan Iglesias, y el que hizo de mediador en la donación, Francisco José Alonso. Fue un acuerdo verbal que quedó plasmado en una prueba testifical que adjuntan en el citado medio. Al venderla la institución, queda en manos del único hijo vivo de Arnedo, Miguel, y de los hijos de la difunta Laura Boyer reclamar la impugnación de la venta. Cabe recordar que, en su día, Laura Boyer rechazó la herencia de su padre, Miguel Boyer.

Elena Arnedo, de una familia de izquierdas acomodada

En su libro Isabel y Miguel: 50 años de historia de España el periodista y director de elcierredigital.com, Juan Luis Galiacho, cuenta la vida de la pareja desde que se conocieron hasta que Miguel Boyer inició su romance con su segunda esposa, Isabel Preysler. Así lo describe el periodista:

Elena Arnedo era una chica de familia bien. Una buena estudiante. Una mujer brillante, interesante, con carácter, segura de sí misma, elegante, atractiva y nada dada desde su juventud a gastar su dinero en busca de una apariencia joven y sexy, y que vivía acomodadamente en su casa madrileña de la calle de Ríos Rosas y luego en El Viso junto a sus padres, donde no pasó privación alguna durante la postguerra. Y eso a pesar de ser una familia de izquierdistas de toda la vida, ya que su padre, Juan José Arnedo Sánchez, era un viejo integrante del PSOE, con 79 años de militancia, y su madre, la novelista Elena Soriano Jara, frecuentaba los ambientes literarios de la bohemia en el Café Gijón.

La novelista Elena Soriano, madre de Elena Arnedo.

El padre de Elena había nacido durante la dictadura de Primo de Rivera, estudió en el Colegio Cervantes de Madrid y luchó luego en el frente republicano de Aragón donde fue herido durante la guerra civil. Estuvo destinado como maestro en prácticas en el pueblo valenciano de El Perelló, donde conoció a su mujer Elena Soriano, con la que se casó poco tiempo después. Esta era una conocida escritora liberal y progresista, nacida el 4 de febrero de 1917 en Fuentidueña del Tajo (Madrid), también profesora e hija a su vez de un maestro de escuela, pero no militante de ningún partido político. Fundadora de la revista 'El Urogallo' y autora de dos obras de significada importancia, Caza Menor y la trilogía feminista Mujer y Hombre, que fue prohibida por la censura de Franco.

Los inicios del romance entre Elena Arnedo y Miguel Boyer

Elena Arnedo y Miguel Boyer habían iniciado su noviazgo a comienzos de los años sesenta, casi simultáneamente que él su militancia socialista. La conoció por una casualidad de la vida. Elena había pensado en un primer momento estudiar Filosofía y Letras, dadas sus cualidades humanísticas y sus buenas notas, pero a muy última hora se inclinó por hacer Medicina.

Sin embargo, para cursar esta carrera necesitaba pasar la reválida y tener un buen nivel de matemáticas y física, por lo que su amiga Josefina Gómez Mendoza, que más tarde sería una reconocida geógrafa, rectora de la Universidad Autónoma de Madrid y Consejera de Estado, le presentó a un exalumno del Liceo Francés que era un muy buen estudiante de Ciencias Físicas. Este era Miguel Boyer, que para ganarse un dinero extra ya comenzaba a dar clases particulares. Así se conocieron Elena y Miguel. Ella tenía 17 años y el 21.

Elena tuvo que repetir el preuniversitario de ciencias para estudiar la carrera de Medicina, cosa que hizo encantada porque así podía pasar todo su tiempo con él. Muy pronto congeniaron y se enamoraron profundamente, además de coincidir en las mismas ideas políticas de izquierdas, en su mentalidad científica y en su pragmatismo ideológico. Comenzaron a vivir juntos cuando podían sin estar aún casados. Lo que rompía las normas estrictas y conservadoras de la época, que ellos se las saltaban con autoridad, aunque por parte de la madre de Miguel, una mujer de fuertes creencias religiosas, esta situación le era muy incómoda.

Miguel Boyer y Elena Arnedo.

Sin embargo, la juventud y adolescencia de Elena Arnedo no fue todo lo satisfactoria que se preveía. Tuvo una hermana que murió muy joven, a los veinte meses de nacer, y hasta los nueve años fue hija única, pero entonces nació su hermano Juanjo, un chico conflictivo, cuya juventud quedaría marcada enseguida por la droga. Una adolescencia que dio muchos quebraderos de cabeza a la familia Arnedo y, en concreto, a Elena, a quien su hermano admiraba.

Matrimonio e hijos

Los primeros años de su convivencia con Miguel Boyer estuvieron marcados por la historia de su hermano, al que Elena tenía que ir a rescatar de lugares peligrosos y apartar de compañías de traficantes y maleantes en un camino hacia la destrucción. Como médico se dio cuenta de la gravedad de la situación antes que sus padres y tuvo que tratar a su hermano de ataques de ácido que le sumían en la locura, atenderle de sus crisis de ansiedad y pánico, acompañarle al psiquiatra y a centros de desintoxicación. Así estuvo durante muchos años, protegiendo y sufriendo por su hermano Juanjo, que murió el 14 de noviembre de 1977 atropellado por un camión en lo que parece ser un suicidio, en el kilómetro 10 de la carretera que une Madrid con Barcelona después de despedirse de todos sus amigos y familiares.

Una década antes de este trágico acontecimiento, Miguel Boyer y Elena Arnedo contrajeron matrimonio en compañía de todos sus amigos de la ya incipiente beautiful people. Lo hicieron tradicionalmente, por la Iglesia, ella de blanco y él de chaqué, para satisfacer a sus familias, sobre todo a la de Miguel. Fue una de las pocas veces que pisó una iglesia y también su mujer, que no iba nunca a misa. Fue el 25 de junio de 1964 y desde entonces estuvieron juntos veintiún años consecutivos, convirtiéndose en una de las parejas más significativas y referentes del socialismo español renovado de los años sesenta y setenta.

La pareja se instaló inicialmente en el domicilio familiar de los Boyer, en la madrileña calle Velázquez, número 7, en la quinta planta, ya que todo el edificio pertenecía a la abuela Carmen. Aunque no tenían que pagar piso, Miguel Boyer tenía una familia que mantener. Su mujer, Elena, seguía estudiando la carrera de Medicina y la familia ya había crecido por entonces al tener su primera descendiente: Laura Boyer Arnedo, nacida el 13 de septiembre de 1965.

Laura Boyer.

Es curioso que Elena, que con el tiempo se convertiría en una pionera de la planificación familiar y los métodos anticonceptivos, se quedara embarazada mientras estaba estudiando, cuando su intención no era esa, sino dedicarse por entero a terminar su carrera y a vivir feliz junto a su marido, al que ya acompañaba a las reuniones de militancia. Son años duros para ella, sin tiempo para sí, ya que tiene que compaginar sus estudios universitarios con el cuidado de su pequeña Laura. Gracias a su tesón termina sus estudios universitarios en 1967. El 25 de marzo de 1969 nació su segundo hijo: Miguel. A los dos niños los llevaron a estudiar desde muy temprana edad al Liceo Francés, su colegio de toda la vida.

Miguel Boyer e Isabel Preysler: el inicio del divorcio con Elena Arnedo

En la primavera de 1982 Miguel Boyer e Isabel Preysler sellaron el inicio de su relación. Fue en un encuentro “casual” en las famosas lentejas de Mona Jiménez, un ágape que esta periodista hispana peruana, cuyo nombre verdadero es Ana María Jiménez Vásquez de Velasco, organizaba en su domicilio madrileño de Capitán Haya. Esa reunión gastronómica servía de lugar de encuentro de una curiosa y singular casta política, donde se debatía sobre temas de actualidad mientras que la anfitriona aprovechaba para vender sus antigüedades. Allí, quincenalmente, acudían intelectuales de izquierdas y de derechas, aristócratas, artistas y periodistas a reflexionar sobre una nueva España.

Por entonces Boyer no era aún ministro, pero ya en círculos socialistas se apuntaba con certeza la posibilidad de que si esta formación de izquierdas conseguía el poder en las elecciones generales a celebrar en octubre de ese mismo año, sería uno de los puntales del nuevo gobierno de Felipe González, dada su estrecha amistad y el respeto que el político sevillano tenía hacia su persona. Miguel Boyer era un elemento indispensable en el organigrama económico y ortodoxo de González. Las encuestas no iban desencaminadas. Boyer acudió al encuentro con su todavía mujer, Elena Arnedo.

Isabel Preysler lo hizo en compañía de su entonces marido Carlos Falcó y Fernández de Córdova, a quien no le gustaba dejarla mucho tiempo a solas. Desde este primer encuentro, los dos matrimonios coincidieron en otros tantos eventos que hicieron que empezaran a hacer migas. La amistad entre los matrimonios fue el caldo de cultivo perfecto para que surgiera el amor y la pasión entre Isabel y Miguel.

Isabel Preysler y Miguel Boyer.

Los rumores, dimes y diretes, y los actos públicos en los que Isabel y Miguel aparecían juntos, hicieron que la convivencia del ministro socialista con su esposa, Elena Arnedo, desembocara en una situación insostenible en la casa familiar de Maestro Ripoll. Las relaciones entre ambos se deterioraron por completo. Miguel Boyer se vio obligado a dejar la vivienda conyugal, tras la drástica decisión de su todavía mujer de expulsarlo.

El último día del mes de julio del año 1985, Miguel Boyer firmaba ya con Elena Arnedo la solicitud mutua de divorcio. Además, le pedía que le devolviera algunos de los regalos que su abuela materna Carmen Sainz de Vicuña le había hecho a lo largo de su matrimonio y que estaban en el domicilio conyugal, como un comedor, una vajilla china antigua o una cubertería de plata "por el valor sentimental que tenían”. Sorprendida por ese inusitado cariño, su ya exmujer los empaquetó y se los envió al domicilio de los Boyer en la calle Velázquez.

Meses más tarde, Elena Arnedo se casó de nuevo. Esta vez, con el arquitecto y urbanista zaragozano Fernando de Terán Troyano, también socialista y amigo de ella de toda la vida, una de las figuras más respetadas en su área de conocimiento, tanto nacional como internacionalmente. Fue su marido hasta la muerte de Elena Arnedo en el año 2015.

COMPARTIR: