05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Uno de los programas estrella con el que renace en la Ciudad Condal es la tertulia culé liderada por el expresentador de 'El Rondo', Albert Lesán

La TV balear Canal 4 se 'infiltra' en Barcelona con tres licencias de TDT junto a 'Sinto' Farrús

El Cierre Digital en
/ Sinto Farrús, a la derecha.
Jacinto 'Sinto' Farrús ha vuelto a irrumpir en el negocio audiovisual al adquirir tres licencias de TDT local en el área metropolitana de Barcelona. El empresario, que fue condenado por sus vínculos con Unión Mallorquina, ha puesto en marcha el Canal 4 en Cataluña tras haber vendido su negocio televisivo en las Islas Baleares.

Jacinto 'Sinto' Farrús ha regresado a la industria audiovisual. El empresario vendió el pasado año el histórico Canal 4 de Baleares a la teleco local Fibwi (que ha renombrado el proyecto como Fibwi 4). El proyecto fundado en 1986 arrastraba dificultades, en parte por batalla contra las principales administraciones baleares, gobernadas por PSOE de Francina Armengol, los ecosoberanistas de Mès y Podemos. 

Era público y notorio que el tripartito no tenía demasiado afecto hacia Farrús, condenado por sus vínculos con la extinta Unió Mallorquina (UM) y productor de los informativos de la autonómica IB3 en los tiempos de poder del PP y la formación regionalista. 

En sede judicial se probó que el empresario financió la campaña de 2007 del partido liderado por María Antònia Munar, que a cambio le adjudicó contratos de forma irregular. El Instituto de Estrategia Turística (Inestur), controlado por UM, amañó contratos para beneficiar a Farrús, que según la investigación de la causa era "figura clave en el entramado de adjudicaciones" que beneficiaron en 21 sociedades en las que constaba como administrador o apoderado (y en otras 120 mercantiles de las que había formado parte). 

Farrús admitió haber hecho donativos al partido, pero aseguró haberlas hecho dentro de los límites legales. Y finalmente fue condenado a abonar más de 20.000 euros de multa por su relación con el 'caso Voltor'. 

Canal 4 en Barcelona y Palma

Este año Farrús ha cambiado de aires al adquirir tres señales de TDT en el área metropolitana de Barcelona a Nicola Pedrazzoli. El antiguo dueño del Canal Catalá es propietario de 8TV y quería desprenderse de estos postes que explotaba con la marca Teve.cat, hoy sustituida por el Canal 4. 

Canal4

Antigua sede del Canal 4. 

Este proyecto está dirigido por Albert Lesán. El periodista presentó la versión catalana de 'El Rondo' y en la actualidad presenta dos de sus espacios estrella: 'Rondeando' y el espacio 'Zippi Zapping' que recuerda a los que dirige su mentor, Alfonso Arús. 

Canal 4, además de verse en Barcelona, Granollers y Sabadell, también ha comenzado a emitirse a nivel local en Palma de Mallorca, por lo cual Farrús no abandona del todo su presencia en las islas (donde también emite su emisora musical Radio Murta). 

El Grup Canal 4 de Comunicació aseguró que la operación contribuiría a "intensificar las relaciones culturales y comerciales entre Cataluña y las Islas Baleares" a pesar de que algunas voces acusan a la cadena balear de no haber sido demasiado proclive hacia el catalanismo en el pasado. 

8TV, el nuevo canal de Pedrazzoli

El expresident Artur Mas se ha convertido en una de las estrellas de 8tv. Esta señal es propiedad de Pedrazzoli, que hace unos años aseguró que quería convertir el Canal Catalá en una "Intereconomía independentista" poco antes de reñir con CiU y de que los tribunales demostrasen los favores que le hacía el exalcalde de Sabadell, Manuel Bustos (PSC).

El empresario italiano ha intentado ahora resucitar 8tv tras comprársela al Grupo Godó. Y lo intentó hacer con una agresiva campaña contra la televisión autonómica que ahora controla ERC en vez de la postconvergencia, que quizás quiera arrimarse ahora a su rival. 

 "TV3, ¿estáis preparados?", decía la campaña de 8tv. Es cierto que el canal se ha estrenado con tortazo de audiencia. Aun así el directivo italiano está ilusionado con su compra porque, según él, "la cadena sigue teniendo un nombre y una marca que los catalanes conocen, todo el mundo la tiene bien sintonizada y es considerada una marca de prestigio, a pesar de que en determinado momento se congeló. Así que cuando el Grupo Godó se me acercó y me dijo si estaba interesado en comprar, no compré solo 8TV, sino que fue el multiplex entero que son cuatro canales". 

Su intención, decía, era "ser muy atrevidos, hacer un lenguaje totalmente distinto a lo que están acostumbrados aquí en Cataluña y ser muy agresivos, en el sentido de que tenemos que decir las cosas tal como son y no de forma políticamente correcta que es muy típico de Cataluña. También hace falta tener las ideas muy claras y acompañarlo de una pluralidad absoluta, sin miedo a nada y a partir de ahí pienso que el espectador poco a poco se aficionará a nosotros y se quedará". 

COMPARTIR: