05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cadena autonómica IB3 estrena 'Munar. Poder, corrupción, prisión', que versa sobre la 'jefa' de la todopoderosa y extinta Unió Mallorquina

Vuelve 'La dama de negro': La exlideresa balear María Antònia Munar condenada por corrupción tendrá docuserie

/ María Antònia Munar.
María Antònia Munar vuelve a situarse en el centro del damero mediático a cuenta de la serie documental que la televisión autonómica balear IB3 estrena sobre su trayectoria política. La que fuera líder de la todopoderosa Unió Mallorquina, extinguida por corrupción, se hizo de oro al poner y quitar presidentes de Baleares durante dos décadas y acabó en prisión.

La televisión autonómica balear IB3 lanza este domingo el primero de los cuatro capítulos de los que consta la serie documental 'Munar. Poder, corrupció, presó' ('Munar. Poder, corrupción, prisión'). Este proyecto versa sobre la política que se hizo de oro al poner y quitar presidentes de Baleares con la minúscula formación Unió Mallorquina, clausurada por corrupción. 

Munar, entre otros asuntos, era dueña de la empresa que transportaba la grava para construir las obras que ella misma adjudicaba o compró, a través de testaferros, una empresa televisiva a la que se le adjudicó la gestión de la tele de un organismo público que ella misma presidía: el Consell de Mallorca

En las filas del PP balear se mira esta serie con reticencias porque todos sus expresidentes acabaron salpicados por la corrupción y porque el mismo canal, IB3, estrena el lunes la serie de ficción 'Sicília sense morts' ('Sicilia sin muertos'), que narra los años de la corrupción en Mallorca. Este proyecto está basado en el libro homónimo de Guillem Frontera y cuenta con la coproducción de las autonómicas catalana y valenciana, TV3 y À Punt. 

Ambas series dificultan la labor de oposición del PP balear que lidera Marga Prohens, cuya debilidad podría posibilitar que la socialista Francina Armengol se haga por tercera vez consecutiva con la presidencia de las islas mediante pactos con Podemos y los ecosoberanistas de Mès. 

La alcaldesa más joven de España, con tan solo 24 años 

La miniserie documental se inicia con la joven Munar convertida en la alcaldesa más joven de España en 1979 como primera edil de Costitx, de poco más de 1.000 habitantes por la UCD, que desaparecería en 1982.

De las cenizas del partido de Adolfo Suárez en Baleares nació un partido centrista, regionalista, liberal y con intenciones de ser bisagra, la Unió Mallorquina, que en 1983 se convertía en tercera fuerza autonómica y en puntal imprescindible para Gabriel Cañellas, el único barón 'popular' con poder junto al cántabro Juan Hormaechea en un mapa teñido del rojo socialista. 

Unió Mallorquina consiguió con el pacto la vicepresidencia de Baleares, varias consejerías autonómicas y otras prebendas como consejerías en el Consell de Mallorca, organismo homologable a una Diputación de la península. Una de ellas, la de Cultura, recayó en la joven Munar, muy aplaudida entonces entre los sectores progresistas por su apuesta por el catalán y por financiar la recepción de TV3 en las islas. 

Munar2

María Antonia Munar. 

Su labor como consejera fue reconocida en 1987 tras la renovación del pacto entre AP (hoy PP) y Unió Mallorquina (UM), que bajó por el crecimiento del CDS. La abstención del partido suarista acabó posibilitando que Cañellas se mantuviera en la presidencia en minoría y que Munar fuera nombrada consejera de Educación, Cultura y Deporte. 

AP y UM se harían con la mayoría en esta legislatura gracias a un diputado tránsfuga del CDS, pero ambas formaciones de Gobierno acabarían rompiendo en 1990 (lo que conllevó la salida de Munar del Govern)... hasta que en 1991 decidieron ir juntos a municipales y autonómicas. 

Este acuerdo levantó una gran guerra interna en la formación regionalista, pero la mayoría del tándem PP-UM en 1991 les volvió a reportar cargos. Munar, muy crítica con Cañellas (que acabaría librándose de sus múltiples acciones corruptas por la prescripción de las mismas), aprovechó las aguas revueltas de su partido para hacerse con la presidencia del partido en 1992. 

Durante su primera legislatura con poder ya protagonizó algunos escándalos, recogidos por el periodista Juan Luis Galiacho en la revista Época, que investigó sus andanzas en el reportaje titulado 'La dama de negro' (debido a su gusto por la ropa oscura). Pero el silencio mediático balear la protegía, en especial por el apoyo que le otorgó el influyente editor Pedro Serra, dueño del diario Última Hora y puntal de Unió Mallorquina

El ascenso de Munar, y su enfrentamiento abierto con Cañellas por el poder, posibilitó que en 1995 UM se presentase de nuevo en solitario con ella como candidata. Su estreno no fue bien porque obtuvo unos paupérrimos resultados: quinta fuerza con dos escaños, uno menos que en 1991. Aun así, su partido se volvió a convertir en bisagra tanto a nivel autonómico como provincial y ella accedió a la presidencia del Consell de Mallorca tras un acuerdo con el PSOE y los nacionalistas del PSM. 

Aquella legislatura también fue agitada a nivel autonómico tras la caída de Cañellas al airearse que el financiero mallorquín Antoni Cuart había financiado varias campañas 'populares' a cambio de la adjudicación del túnel de Sóller. 

En 1995 Cañellas no pudo presentarse y ganó a nivel autonómico un nuevo candidato del PP, Cristòfol Soler, que apenas duró un año como presidente porque hasta su partido llegó a votar a favor de una moción de censura que implicó su salida tras ser imputado por el 'caso túnel de Soller'. La moción implicó la llegada del tercer presidente, también del PP y también salpicado hasta la médula por la corrupción: Jaume Matas. 

En 1999, con Munar vendiendo los apoyos de UM al mejor postor, posibilitó que se conformase un Govern de signo progresista que implicó la salida del poder del PP, que se había quedado a un solo escaño de la mayoría absoluta. 

El socialista Francesc Antich conformó un cuatripartito con nacionalistas que duraría apenas cuatro años, ya que en 2003 Munar dio el apoyo decisivo a Matas, que se había vuelto a quedar a un escaño de obtener el poder en solitario. 

En 2007 Matas bajaba ligeramente y Munar, entonces, volvió a cambiar de caballo al posibilitar el regreso de Antich con un tripartito completado por nacionalistas y Unió Mallorquina, que fue expulsado del Govern en 2010 por los múltiples casos de corrupción que acabarían provocando su disolución en 2011. 

Para entonces Munar estaba intentando relajar su presencia política: en 2007 dejaba la presidencia de UM, la del Consell de Mallorca y la alcaldía de Costitx para convertirse en la primera presidenta del Parlament de Baleares. Y en 2010 no tuvo más remedio que renunciar al cargo institucional y a su escaño antes de afrontar una serie de procesos judiciales que la llevaron a prisión

Munar en el otoño de 2020 logró el tercer grado penitenciario tras cumplir siete años de cárcel, la mitad de los años de condena que tenía pendientes. La mujer que controló la política balear durante dos décadas tuvo que abonar 533.591 euros de responsabilidad civil al Consell Insular de Mallorca que presidió durante 12 años. 

En 2016 aseguró en el banquillo de los acusados que estaba muerta "política, social y económicamente". Aunque ahora parece haber resucitado a nivel mediático. 

Sinopsis de la serie

Durante décadas, Maria Antònia Munar manejó los hilos de las principales instituciones de Baleares, hasta el punto de que fue bautizada como 'la princesa de Mallorca'. Inmersa en algunos de los casos de corrupción más sonoros del archipiélago, hace nueve años fue enviada a prisión con condenas que sumaban catorce años. Hoy en día ya ha obtenido el tercer grado penitenciario.

Asegura IB3 que Munar comenzó su ascenso en un mundo dominado por los hombres, donde ella destacó desde el primer momento. La dirigente llega a la presidencia de su partido, el regionalista Unió Mallorquina, mientras se convierte en antagonista y enemiga de algunas de las personalidades más poderosas de las Islas Baleares, como el expresidente del Govern, Gabriel Cañellas, que no logró acabar con ella. 

Munar, con muy pocos escaños en el Parlament y en el Consell de Mallorca, llegó a tener un poder máximo. Todo cambia, explica la autonómica, cuando Fiscalía, Policía, jueces y Agencia Tributaria comienzan a investigar a su partido. Contra todo pronóstico, Munar entra en prisión, marcando un antes y un después en el tratamiento de los casos de anticorrupción en España.

Para llevar a cabo este trabajo de investigación se han realizado un total de 42 entrevistas a expolíticos del ámbito cercano a UM que compartieron vida política con Maria Antònia Munar, así como jueces, Fiscalía y policía, entre otros. Diez meses de trabajo y una documentación audiovisual exhaustiva de los últimos 40 años de la historia de las Islas Baleares. 'Munar. Poder, corrupción, prisión' es una miniserie documental producida por IB3, TV3 y À Punt en colaboración con MOM Works.

COMPARTIR: