22 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sociedad Mazacruz podrá ser liquidada para que la viuda y sus hijas accedan a la parte de herencia que les corresponde

Fin de la guerra por el marquesado de Paul: El Constitucional da la razón a Bárbara Kalachnikoff

El Cierre Digital en Bárbara Kalachnikoff.
Bárbara Kalachnikoff.
Bárbara Kalachnikoff y sus hijas podrán acceder a su parte de la herencia del difunto marqués de Paul. Así lo ha confirmado el Tribunal Constitucional al volver a darle la razón a la viuda del marqués. Bárbara Kalachnikoff y su hijastro, Carlos Gutiérrez-Maturana-Larios y Altuna —actual marqués de Paul— llevaban unos 20 años en los Tribunales por la liquidación de la sociedad Mazacruz.

La guerra entre Carlos Gutiérrez-Maturana-Larios y Altuna —actual marqués de Paul— con su madrastra, Bárbara Kalachnikoff, y sus hermanas Christina y Bárbara Gutiérrez-Maturana-Larios Kalachnikoff continúa en los tribunales. Tras un último intento por el marqués de Paul por ganar a su madrastra interponiendo un recurso ante el Tribunal Constitucional para paralizar la liquidación de la sociedad Mazacruz, el órgano judicial le ha vuelto a dar la razón a las Kalachnikoff.

Esto supone que la batalla de unas dos décadas entre ambos concluya. Ahora la sociedad podrá liquidarse y las Kalachnikoff podrán, con ello, acceder a la herencia del difunto marqués de Paul que les corresponde a cada una de ellas. Algo que Carlos Gutiérrez-Maturana-Larios y Altuna había intentado impedir. Y es que hace dos años el Tribunal Constitucional ya le había dado la ración a las Kalachnikoff después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anulara el laudo arbitral y ordenara disolver el grupo empresarial.

Este laudo arbitral fue dictado en el año 2017 y anulaba la situación por la que Carlos Gutiérrez-Maturana-Larios y Altuna, actual marqués de Paul, controlaba el 61,85% de los derechos de voto de la sociedad Mazacruz, cuando sólo tenía el 27,46% del capital social. Dicho laudo permitía la liquidación de la sociedad Mazacruz, pero era anulado en 2018 por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Carlos Gutiérrez-Maturana-Larios Altuna, actual marqués.

Ante esto, Bárbara Gutiérrez-Maturana-Larios Kalachnikoff, hermanastra del actual marqués de Paul, presentó un recurso de inconstitucionalidad que fue admitido por el Tribunal Constitucional en 2019 al que se sumaron su hermana Christina y su madre Bárbara Kalachnikoff. El Constitucional dio la razón a la viuda del anterior marqués de Paul en febrero de 2021. El asunto volvió así al Tribunal Superior de Justicia de Madrid y de nuevo al Tribunal Constitucional, que ha vuelto a dar la razón a Bárbara Kalachnikoff y sus hijas.

Los dos matrimonios del marqués de Paul

Fue a finales de los años 60 cuando el viejo marqués de Paul se enamoró de una mujer más joven que él, la rusa Bárbara Kalachnikoff. En ese momento el aristócrata estaba casado con Julia Altuna y tenía dos hijos: José Antonio y Carlos.

Ante el escándalo que supuso, el marqués decidió huir a México con su enamorada casándose con ella en 1970. Juntos tendrían tres hijas: Alejandra (fallecida de forma prematura), Christina y Bárbara Jr. Doce años más tarde, en 1982, se casaron en España tras el divorcio del marqués con Julia Altuna, aprobada de la Ley del Divorcio por el Gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo en 1981.

La historia dio un giro más cuando, según algunas fuentes, la nueva marquesa consorte, durante un viaje a Nueva York, mantuvo un flirt con su hijastro Carlos Altuna. Esta historia nunca se confirmó pero lo cierto es que los rumores coincidieron con un distanciamiento evidente del Marqués de Paul con su hijo y en principio, también con su mujer.

Años más tarde se produjo el reencuentro familiar, aunque duraría poco tiempo, ya que la salud del aristócrata comenzó a resentirse, teniendo que enfrentarse en el año 2000 a una complicada operación en Houston (Estados Unidos). Antes de la intervención, Carlos Altuna pidió a su padre que firmara unos documentos para controlar el patrimonio familiar. Carlos Altuna también consiguió que fueran ratificados por la esposa del Marqués y por sus dos hijas.

Una guerra que viene de lejos

En abril de 2002, Carlos Gutiérrez-Maturana-Larios Altuna llevó a su padre a juicio para hacer valer la donación que éste le había hecho de 135.252 acciones de Mazacruz (el 23% del capital social del grupo), así como el acuerdo adoptado en una junta general fechada en mayo de 2000 por el que se dio a Carlos hijo un privilegio de voto por el que cada una de sus participaciones equivalía a cinco.

Dehesa de los Llanos.

Tras la muerte del anterior marqués, en 2004, las tres mujeres empezaron a luchar por controlar la sociedad familiar Mazacruz así como el usufructo de la finca Dehesa de los Llanos (Albacete), de 10.000 hectáreas y a cinco kilómetros de la ciudad manchega.

En mayo de 2014, Bárbara y sus hijas solicitaron un procedimiento de arbitraje al no llegar a un acuerdo con el marqués de Paul para disolver la empresa. En ese momento, se desató el enfrentamiento judicial.

Durante esta dura batalla judicial, según fuentes cercabas a Bárbara Kalachnikoff, llegó a rumorearse que el Rey Juan Carlos I llegaría de su exilio en Abu Dabi a la Dehesa de los Llanos de Albacete. Un rumor que finalmente no fue cierto y que habría salido del entorno del actual marqués de Paul en un litigio judicial que se encontraba perdido. Ahora, el Tribunal Constitucional lo reafirma al volver a darle la razón a Bárbara Kalachnikoff.

COMPARTIR: