Hace 27 años ocurrió un terrible crimen en el municipio madrileño de Algete. Aquel 20 de abril de 1997 Eva ...">Hace 27 años ocurrió un terrible crimen en el municipio madrileño de Algete. Aquel 20 de abril de 1997 Eva ...">Hace 27 años ocurrió un terrible crimen en el municipio madrileño de Algete. Aquel 20 de abril de 1997 Eva ...">Hace 27 años ocurrió un terrible crimen en el municipio madrileño de Algete. Aquel 20 de abril de 1997 Eva ...">
Logo El Cierre Digital
Una niña con cabello oscuro y ojos grandes mirando a la cámara.
SUCESOS

Crimen de Eva Blanco en Algete: Tres décadas de investigación y suicidio del asesino.

Joven de 16 años desaparece tras fiesta; su cuerpo encontrado con 19 puñaladas en abril de 1997.

Hace 27 años ocurrió un terrible crimen en el municipio madrileño de Algete. Aquel 20 de abril de 1997 Eva Blanco, de 16 años, fue asesinada de 19 puñaladas en la cuneta de la carretera que une las localidades de Algete y Cobeña. El suceso ha estado de actualidad de manera intermitente durante casi dos décadas, ya que la comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos no fue capaz de resolver el crimen pese a que el asesino había dejado su ADN en el cuerpo de la joven. 

Los investigadores tardaron casi medio año en investigar el móvil sexual del crimen, pero debido a los escasos medios de la época y la lluvia que caía el día del crimen la tarea de dar con el asesino fue extremadamente complicada. Los investigadores descubrieron que había sido violada, ya que había restos de semen en la ropa interior de la joven. También se encontraron trozos de fibra en la boca de la víctima que pertenecían a la tapicería de un Renault blanco.

Ante los pocos avances del caso, el alcalde de Algete solicitó que todos los varones del pueblo se presentasen de manera voluntaria a realizar las pruebas de ADN. Pese a que se presentaron 2.013 varones de unos 5.000 hombres, la Fiscalía no dio luz verde a la iniciativa. No fue hasta 2013 cuando, gracias a los avances en investigación de ADN, se supo que el ADN del sospechoso correspondía a una persona originaria del norte de África.

Esta pista permitió estrechar el cerco y descubrir que en 1999  Ahmed Chelh, un ciudadano español de origen marroquí, había huido del país y residía en la localidad francesa de Pierrefontaine Les Varans. 

En la imagen se observa a dos agentes, uno de la Gendarmería y otro de la Guardia Civil, escoltando a un hombre esposado hacia un edificio.
Ahmed Chelh durante su detención. | Guardia Civil

Con estos datos, se tomaron muestras al hermano del sospechoso, que vivía en Algete, para analizar el ADN y resultaron ser casi idénticos a la huella del presunto culpable. En 2015 el crimen estaba cerca de prescribir, pero el 1 de octubre Ahmed fue detenido por las autoridades españolas y francesas gracias a una orden de detención europea que fue emitida por el juzgado de Instrucción nº4 de Torrejón de Ardoz

En el juzgado Ahmed afirmó ante el Tribunal de Besançon (Francia) que dos individuos le obligaron a eyacular sobre Eva Blanco, pero nadie le creyó y fue trasladado a España. El 9 de octubre de 2015 la jueza instructora del caso decretó su ingreso en prisión. Una vez en la prisión madrileña de Alcalá Meco, el 26 de enero los funcionarios encontraron su cadáver en su celda, ya que se había ahorcado con los cordones de sus zapatos. Ante esta circunstancia, la titular del Juzgado de Instrucción nº4 de Torrejón de Ardoz archivó el caso de manera definitiva. 

Ahmed se encontraba en el protocolo antisuicidio, pero salió del programa al considerarse que ya no corría peligro. Sin embargo, no era así. Ahmed aprovechó la falta de vigilancia para colgarse con los cordones de sus zapatos. En 2020 el Tribunal Supremo condenó al Estado a indemnizar a la familia de Ahmed con 90.000 euros por no haber evitado el suicidio del presunto violador.

Cronología del asesinato de Eva Blanco


La tarde del 19 de abril Eva había conseguido que sus padres le diesen permiso para salir con sus amigas. Acababa de dejarlo con su novio y se animó a ir con ellas a una discoteca de Algete. Alrededor de las 00.00 horas decidió volver a casa con una amiga suya. Los caminos de ambas se separaron y se despidieron a menos de un kilómetro de la casa de Eva. Aquella amiga fue la última persona que la vio con vida. 

Cuando llegó la hora que tenía marcada sin que apareciera, su madre empezó a preocuparse, ya que la joven siempre llegaba antes de la hora. Olga, madre de la joven asesinada, llamó a las amigas de su hija, pero ninguna de ellas sabía nada de Eva. Seguidamente fueron a la Guardia Civil, que se pusieron a buscar a la joven. Sin embargo, fue al día siguiente cuando un paseante dio con ella a unos pocos kilómetros de su casa, junto a la cuneta de una carretera aún sin abrir entre Algete y Cobeña, al norte de Madrid.

En algún punto del camino entre el lugar donde se separó de su amiga y su casa Eva fue interceptada por su agresor y asesino, que conducía un Peugeot. En este coche la joven recibió la primera puñalada y cuando salió del coche e intentaba escapar recibió el resto de puñaladas. Posteriormente su agresor  la violó provocando el desgarramiento de su himen. Además, se encontró semen en la boca, la vagina y la ropa interior de la joven. La joven se subió al coche de un hombre o fue obligada por el conductor a montarse en el coche bajo amenazas.

Retrato robot de un hombre creado por el Servicio de Criminalística del Departamento de Identificación.
Retrato robot del presunto asesino de Eva Blanco. | El Cierre Digital

Sin embargo, Eva era una persona precavida y no solía confiar en extraños. Por ese motivo, los investigadores apuntaron al exnovio de la joven, pero tras ser interrogado fue descartado. Posteriormente, se centró el foco en los familiares de Eva, pero también fueron descartados. Tras casi dos décadas, las autoridades descubrieron que el autor del crimen era Ahmed Chelh. La clave fueron las pruebas de ADN y un retrato robot

➡️ Sucesos

Más noticias: