22 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

TRAS EL RECURSO DE JAIME CAMPANER, DEFENSOR DE PAU RIGO, HA SIDO LA MAGISTRADA PRESIDENTA QUIEN HA SENTENCIADO QUE EL ACUSADO NO COMETIÓ HOMICIDIO

Absuelto anciano de Porreres: "Es lo justo, se han ceñido al veredicto del Jurado Popular"

El Cierre Digital en Pau Rigo, el anciano de Porreres.
Pau Rigo, el anciano de Porreres.
Hace dos meses un Jurado Popular declaraba culpable de un delito de homicidio al anciano de Porreres de 83 años, Pau Rigo. Sin embargo, se produjo un error al dictarse el veredicto ya que solo hubo cinco votos a favor de la culpabilidad, cuando la Ley exige un mínimo de siete votos. Ante el error se dictaminó la repetición del juicio, pero tras un recurso de la defensa de Rigo la magistrada del juzgado ha absuelto a Rigo del delito de homicidio.

Jaime Campaner, abogado defensor de Pau Rigo, recurrió la repetición del juicio por presunto homicidio de su ladrón ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares, quien estimó el recurso y dictaminó que la magistrada del Tribunal del Jurado tenía que dictar sentencia con ese veredicto. Cabe recordar que el Jurado Popular declaró culpable de un delito de homicidio al anciano de Porreres de 83 años, sin embargo, en la vista se produjo un error al dictarse el veredicto de culpabilidad con solo cinco votos del jurado a favor, cuando la Ley exige un mínimo de siete votos.

El Tribunal Superior revocó la nulidad del veredicto y a principios de mes se ha conocido la sentencia de la magistrada-presidente del Jurado de la Audiencia Provincial, Gemma Robles. La magistrada ha decidido exculpar a Pau Rigo del delito de homicidio debido a los defectos en el veredicto del Jurado Popular. Es relevante destacar que la defensa de Pau Rigo siempre mantuvo que este veredicto era absolutorio. 

Pau Rigo durante el juicio. 

Tal y como recoge Caso Abierto, la jueza señala que “los jurados gravitaban en dos direcciones, hacia una absolución o hacia una condena atenuada, pero que la duda de lo que realmente quisieron revelar” le lleva a absolverlo. “Todas estas dudas, no despejadas, me llevan a la aplicación del principio in dubio pro reo”, concluye la magistrada. Este principio refiere que si en un procedimiento penal hay dudas sobre la culpabilidad del acusado, este tiene que ser absuelto necesariamente. Asimismo, ha condenado a cuatro años y ocho meses de prisión a Fredy Escobar Benítez, Marcos Rotger y José Antonio Sánchez Lara.

La defensa de estos tres individuos recurrirá ante el TSJIB para solicitar una rebaja de las penas. Por otro lado, la Fiscalía se encuentra estudiando la sentencia para barajar la posibilidad de recurrir o solicitar la repetición del juicio. En una conversación con elcierredigital.com, Jaime Campaner, abogado defensor de Pau Rigo se muestra "satisfecho con la decisión de la magistrada porque se ha ajustado al veredicto del juicio. No quiero especular, pero es una opción que la Fiscalía recurra". 

El robo que terminó en crimen


En la mañana del 24 de febrero de 2018 Pau Rigo, un anciano de 83 años, salió a su jardín y fue abordado por dos individuos que tenían la intención de robarle 15.000 euros que tenía en la caja fuerte. El anciano de Porreres, Palma de Mallorca, estaba atemorizado y decidió asustar a los ladrones con una escopeta de caza que tenía en su casa. Sin embargo, supuestamente, en vez de asustarse se abalanzaron sobre él y trataron de golpearle, a lo que él respondió con un disparo que alcanzó a uno de ellos, que acabó falleciendo a causa de un shock hemorrágico.

El anciano, que estaba en compañía de su mujer, aseguró en el juicio que “no quería disparar”. Tras el disparo, el otro asaltante le golpeó hasta que perdió el conocimiento. El anciano sufrió una rotura en la columna que precisó de intervención quirúrgica y fracturas en nariz y mano.

Pau Rigo declarando durante la vista.

En una conversación con elcierredigital.com, Borja Moreno, el forense que hizo el informe de lesiones de Pau Rigo y la autopsia del fallecido, indicaba que “lo que tuvo en cuenta el jurado es que el disparo no se efectuó desde una distancia tan corta como decía el abogado de Pau. El disparo fue a más de un metro seguro, de hecho, entre un metro y medio y cinco, si ese es el tope de la habitación en la que se realizó el disparo. Fue un disparo perpendicular a corta distancia, pero no a bocajarro ni a quemarropa. Sobre las lesiones saqué la conclusión de que Pau sufrió lesiones muy fuertes con un arma contundente. Si hubiese sufrido todas esas lesiones antes del disparo, no lo hubiese podido realizar. Las lesiones fueron posteriores al disparo”.

Según el diario La Razón, en el juicio uno de los atracadores, hermano del fallecido, aseguró que le daba “mucha pena que el señor Pau [el propietario de la finca] esté pasando por esto”. “Creo que él no quería matar a mi hermano. Creo que él no se levantó ese día y dijo 'voy a matar a este chico', es algo que provoqué yo”, declaró.

La víctima del robo detalló en el juicio que en diciembre de 2017 había sufrido otro robo por individuos que iban vestidos con patas de cabra y pasamontañas, es decir, exactamente igual que los ladrones del segundo robo. Asimismo, explicó: “Fue todo muy rápido, no tuve margen para pensar. Ahí no tienes tiempo a reflexionar. Aquí dentro es muy fácil decir: 'Yo hubiera hecho esto y lo otro'. Pero con el miedo en el cuerpo...".

Los cuatro atracadores

Respecto a los cuatro ladrones, uno de ellos es conocido como ‘Pep Merda’, a quien la víctima del robo conocía. Este individuo es uno de los presuntos 'cerebros' del golpe, ya que había colaborado con Pau Rigo en su negocio de máquinas tragaperras que, en la fecha del robo, acababa de vender, obteniendo una buena suma. Este individuo era quien conocía la casa del anciano y sabía la cantidad de dinero que custodiaba.

‘Pep Merda’ le comentó el plan a otro de los procesados por el robo, Marcos Rotger, quien le comentaría sus intenciones a los hermanos Mauricio y Fredy Escobar. Fueron los hermanos quienes entraron en la vivienda del anciano con unos pasamontañas, unos guantes y dos patas de cabra (herramienta) para abrir la caja fuerte donde Rigo guardaba el dinero. Marcos Rotger y ‘Pep Merda’ eran los encargados de llevar y recoger a los hermanos.

Mientras los hermanos llenaban las mochilas con el dinero del jubilado, este cogió su escopeta de caza y les sorprendió. Fredy y Mauricio no se acobardaron y el jubilado disparó a Mauricio en el abdomen. Finalmente, Mauricio falleció poco después en el hospital debido a una hemorragia.

COMPARTIR: