01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los centros penitenciarios que más agresiones a funcionarios registran son los de Soto del Real y Estremera, ambos en la Comunidad de Madrid

Los presos y las cárceles más peligrosas de España: del 'Hannibal Lecter' africano al "Módulo Gremlim" de Morón

Fabrizio Joao Silva Ribeiro, el
Fabrizio Joao Silva Ribeiro, el "Hannibal Lecter"
La inseguridad para los funcionarios de los centros penitenciarios españoles ha ido en aumento en los últimos años. El envejecimiento de la plantilla y la falta de personal y de medidas de prevención hacen que agresiones como la del 'Hannibal Lecter' dejen a los funcionarios de prisiones en situaciones de indefensión. Repasamos algunos de los presos más peligrosos y las cárceles más conflictivas de España.

La situación para los funcionarios que trabajan en los centros penitenciarios españoles no pasa por su mejor momento. El aumento de los reclusos, pero no de los sueldos; el incremento retributivo y mayores medios de prevención, así como formación ante las agresiones, son los principales motivos por los que los trabajadores de las cárceles dependientes del Ministerio del Interior llevan meses manifestándose.

En lo referente a las agresiones, el personal de las prisiones españolas tiene que lidiar en ocasiones con reos que cuentan con un amplio dispositivo policial para su traslado a la cárcel debido a su peligrosidad, sin medios materiales y con una protección mínima. Por las cárceles españolas han pasado delincuentes de máximo riesgo y algunos aún continúan internos y provocando graves incidentes.

Tal es el caso de Fabrizio Joao Silva, el preso más peligroso de España, al que le han apodado como el 'Hannibal Lecter’ de las cárceles españolas. Un hombre originario de Guinea Bisseau de 36 años y de gran envergadura: 120 kilos de peso y 1,80 metros de altura. Fue condenado en 2004 a 22 años de prisión por violar y asesinar de 25 cuchilladas a su novia, y lleva más de dos años en aislamiento. Permanece recluido desde hace diez años, pero su actividad delictiva no ha cesado. En la prisión de Córdoba mató en 2014 a golpes a otro interno, aumentando su condena en 17 años. Tras aquel incidente fue trasladado por primera vez a Puerto III, en Cádiz.

Cinco funcionarios al hospital

El último episodio conocido de este temido reo tuvo lugar el 21 de julio de 2016 en esta cárcel gaditana, cuando, durante un registro rutinario, el 'Hannibal Lecter africano' mandó al hospital a cinco funcionarios que intentaban cachearle. Los trabajadores no sabían que Fabrizio Joao tuviese un cuchillo de fabricación casera, con el que les sorprendió y agredió. Uno recibió un corte en el cuello, otro acabó con la dentadura rota, al tercero le rompió la nariz, al cuarto le lesionó los ligamentos de la rodilla y al quinto le cortó en el brazo dejándole una herida de cuatro centímetros.

Pero no es el único interno peligroso que actualmente cumple condena dentro de uno de los centros del sistema penitenciario español. Santiago Izquierdo Trancho, conocido como el ‘malamadre’ de las cárceles españolas, es un preso histórico que cuenta con un amplio historial delictivo y de episodios violentos. 

395_trancho_izquierdo_santiago_malamadre

Santiago Izquierdo Trancho, 'malamadre', detenido por la policía en agosto de este año

Como Fabrizio Joao Silva, Trancho también está clasificado como FIES (Fichero Interno de Especial Seguimiento) y dentro de las instalaciones penitenciarias ha sido protagonista de un asesinato a otro preso, así como de participar en un motín en la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) y ocultar cuchillas y pinchos en su estómago. Además, este ‘malamadre’ es conocido por sus continuas provocaciones a los jueces, a quienes llegaba a mandar cartas insultantes en los que se podían leer frases como “eres un maricón desde que tu padre el sarnoso y tu madre, una perra, eran novios".

Trancho logró fugarse este verano durante un permiso de libertad temporal mientras cumplía condena en la cárcel de León, pero semanas más tarde fue detenido y devuelto a prisión por las autoridades policiales.

Las cárceles más peligrosas de España

Durante los últimos años, el número de agresiones no ha disminuido y la situación no parece mejorar. Los episodios violentos que han tenido lugar durante el año 2018 como el ocurrido en la cárcel de Tenerife II, donde un peligroso interno golpeó a dos trabajadores y a uno incluso le mordió o como el ocurrido en una prisión madrileña, donde Phiero Batista, el 'Tyson' de la cárcel de Navalcarnero, arrancó la oreja a un trabajador en prácticas. Asimismo, los empleados públicos de las cárceles también han sufrido otros incidentes como incendios provocados dentro de las celdas y fugas de algunos de los internos.

Batista_Phiero

Piero Batista, el 'Tyson' de las cárceles españolas (derecha)

De este modo, según las estadísticas recopiladas por el sindicato ACAIP desde el año 2012 hasta el 2017, se observa que entre las cárceles consideradas como más peligrosas dentro del territorio español las madrileñas de Soto del Real y Estremera lideran el ranking, que contabilizan un total de 79 agresiones a funcionarios. Si tenemos en cuenta las muertes de los propios presos, el centro penitenciario de A Lama, situado en A Coruña, computa hasta 56 muertes por causas no naturales, la mayoría por consumo de drogas y suicidios.

"Módulo Gremlim" y yihadismo en Andaucía

En Andalucía los datos negativos en algunos de los centros penitenciarios que coexisten son cuanto menos preocupantes. La prisión de Albolote, en Granada, registra el mayor número de agresiones a funcionarias mujeres con un total de 23, así como la cifra más alta de reclusos fallecidos en la última década.

Pero a la cabeza de la tabla de conflictividad se encuentra la prisión sevillana de Morón de la Frontera, el centro que alberga más reos peligrosos de todo el territorio, con un total de 53 internos de estas características que residen en el módulo de aislmiento, también denominado coloquialmente como “Módulo Gremlin”. Otra característica que hace que esta sea la cárcel en la que más precaución hay que tener es el elevado dato de sobredosis que se han dado, que con 38 casos ostenta el récord.

Un caso preocupante también es el de la cárcel de Huelva, donde la polémica ha sido la tónica principal en las últimas semanas. Dentro de estas instalaciones la mitad de la plantilla que compone el equipo médico fue envenenada con metadona. El autor o los autores están todavía por determinar y la investigación sigue abierta por el momento, pero lo que sí está claro es que las víctimas ingirieron el medicamento al consumir alimentos como leche o un plato de lentejas.

Otro frente abierto con el que tienen que convivir los funcionarios de prisiones españoles es l la problemática yihadista. Hasta 151 presos por delitos relacionados con el terrorismo yihadista están internos en 28 centros penitenciarios de España. En esta cuestión, Andalucía también lidera el ranking, ya que la cárcel que más presos relacionados con el yihadismo registra es Puerto I (Cádiz) con 15 internos. En Huelva son seis los reos relacionados con yihadismo que están internos en la cárcel, quienes tienen intervenidas las comunicaciones y de los cuales cuatro de ellos están en aislamiento.

El envejecimiento de los trabajadores de los centros penitenciarios y la reducción del número de funcionarios en los últimos años son los principales puntos clave en el aumento de agresiones por parte de los presos, que se aprovechan de la falta de medios materiales y de prevención que vienen denunciando los colectivos que representan a los empleados de prisiones.   

COMPARTIR: