08 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estos dispositivos complican la labor de los helicópteros en las maniobras que realizan de las Fuerzas de Seguridad

La Guardia Civil alerta que los drones que sobrevuelan el espacio aéreo pueden entorpecer labores de salvamento en tragedias como las de Mallorca

Los helicópteros de rescate que sobrevuelan Sant Llorenç
Los helicópteros de rescate que sobrevuelan Sant Llorenç
La Guardia Civil ha prohibido la utilización de los drones en la zona de la tragedia Sant Llorenç, en Mallorca. Los agentes creen que pueden entorpecer las labores de rescate y advierten derribarán estos aparatos y sancionarán a quienes incumplan esta advertencia

La Guardia Civil advirtió el jueves por la mañana que la utilización de drones en la zona afectada por las inundaciones, Sant Llorenç des Cardassar (Mallorca), entorpecen la labor de los helicópteros de rescate

Así lo transmitió con un mensaje a los medios de comunicación, el Instituto Armado, el cual ha movilizado a un número importante de personal y medios a la zona. El Instituto avisó de manera clara que estos dispositivos aéreos estaban ‘’molestando’’ a los helicópteros oficiales y, además, destacaron que, en caso de que continuaran sobrevolando la zona iban a ‘’ser derribados y denunciados’’.

La decisión es llevada acabo por los cuerpos de seguridad porque dificultan la labor de búsqueda de las personas que están desaparecidas por la torrentada del martes que, según los cálculos del jueves, eran tres.

La Guardia Civil forma parte de un contingente de 630 efectivos, coordinados en el Llevant de Mallorca, para paliar los efectos de la inundación y ayudar a la gente afectada. A lo largo del jueves la cifra de los efectivos superó los 700.

Según la información que sacó del Servicio de Emergencias 112 de Baleares en un comunicado, se trataban de 120 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), 120 del Instituto Balear de la Natura (Ibanat), 53 de la Guardia Civil, 50 de la Policía Nacional, 22 de los Bomberos de Mallorca, 15 de empresas privadas, 30 voluntarios de protección civil y 12 policías locales. Incluso el tenista Rafa Nadal estuvo sacando agua de algunas casas.

COMPARTIR: